Mujeres para pensar Opinión Poder Política

Diana Osorio y la #MedellínFutura

Diana Osorio es graduada de finanzas y relaciones internacionales de la Universidad San Martín, su práctica la realizó en el extranjero, lo que desde muy joven le abrió los ojos al orbe en la Organización de Estados Americanos (OEA), en Washington. Sin lugar a dudas el relato de ella es juvenil y son apenas sus primeros años de figura pública, porque estará liderando amplios caminos de poder en nuestra nación y tiene todo para esto.

Diana Marcela es una mujer alta, de cálida presencia y buen trato, tiene un discurso fluido y un notable carisma que la destaca a donde llega. Recuerdo en un debate a la alcaldía medellinense en los anteriores comicios donde como candidato compartí con ella unas breves palabras en un corredor del Colombo-americano en el centro, un encuentro fortuito, en el que le manifesté que: “Su embarazo iba a traer no solo luz a su vida y a su familia sino grandes sorpresas, porque cada niño trae el pan debajo del brazo”, le dije, recordando la sentencia popular y sí que tuve razón.

La figura de primera dama no había tenido tanta importancia en un gabinete como en el actual gobierno, recordar que esa dignidad no recibe salario y cambió de rótulo; Diana lo transformó como gestora social y ha liderado misivas gubernamentales destacadas.

Una persona que escucha ideas y las ejecuta, de su despacho ha devuelto en desarrollo desde lo público grandes proyectos como “Hecho en Medellín” reactivando lo hecho en la urbe para productores locales en una feria, también en pleno estrés del encierro y con la gran carga laboral en el sector salud, les llegó con arte y cultura a las entidades de salud con “Música por la Vida”, por otra parte, la misiva se más destacada en Covid 19 de América fue una de sus iniciativas con el programa “Medellín me cuida”.

La gestora social medellinense está en la jugada social, en sus casi dos años de estrenar título, la esposa del alcalde se comprometió con una entidad para gestar la narrativa de paz y ya llevamos cerca de un año con la Gerencia de la No Violencia; en la diversidad sexual por primera vez en esta ex tierra de godos, tenemos la Gerencia de Género y la Gerencia de Etnias, todas promovidas por esta ilustrada dama de la política en Colombia.

Es ella quien le da soporte a su marido, a su familia y también al gobierno, es cercana a los secretarios y decidida militante del proyecto propio, la #Medellín Futura🚀 del liderazgo femenino que desde ya y sin ser pitoniso, lo concibo en altas dignidades de elección popular o designios de libre nombramiento y remoción y le acompañaremos gustosamente como ConSenSo, porque damas brillantes es lo que necesitamos en la actividad y en el proselitismo social y político.

Darle vida a su hija es un acto de amor que logra sanar y revitalizar, por eso a ella y a su hija, a su esposo y a su herencia toda, les vemos con abundante salud y radiantes de energía, esa misma positiva que se siente en las calles cuando los medellinenses concebimos en nuestras charlas un relato de Metro por la ochenta financiado, matrícula cero pesos para entidades públicas del conglomerado Alcaldía de Medellín, el desarrollo de la ciudad a distrito, entre otras.

Ver una bandera LGTBIQ en el balcón del despacho del alcalde es un logro de la comunidad y una bandera de ella, apostarle al diálogo para buscar consensos y entendernos en nuestros disensos en Medellín, en contravía del errado discurso de seguridad que pretende capturar bandidos, no erradicar ilícitos es también una respuesta de ella a la oxidada y retrógrada misiva de las enanas momias de la política en Colombia.

El trípode del poder medellinense radica en tres cargos, el del señor alcalde, el del señor secretario de gobierno y el de la señora gestora social. Ahí está el brillo del cohete de la administración local y la sabiduría de un gobierno que ha sido el de mayor desarrollo en los últimos cuatro lustros en la urbe.

Para Diana Marcela Osorio todo mi público afecto, respaldo y excelente energía para acercarnos el futuro a todos los medellinenses y en años venideros convencidos estamos los locos del ConSenSo, que le acompañaremos en altísimas dignidades , porque eres digna para ocuparlos.

Esto fue escrito por

Santiago Jaramillo Botero

Concejal de Medellín periodo 2016 - 2019. ¡Medellinense, a mucho honor!

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.