Autor -Manuela Granda Loaiza

Periodista

Selección del editor

Lacónico ensayo sobre la sonrisa

En la París del siglo XVIII, sonreír evidenciaba la precariedad del estoicismo, sintomático de falta de dominio sobre sí mismo era símil a eructar o tirarse un pedo. Hasta que inopinadamente surgió el primer cuadro registrado en la historia del arte con una sonrisa: el de Élisabeth Vigée...