¿Y LA BELLEZA?

     

Es el grave, el irresoluble problema de la belleza en tiempos sórdidos, de horrorosa fealdad. Quisiera desearles bienaventuranza a los que entre denunciar la ignominia o alzarse contra la injusticia prefieren seguir cantándole a la belleza. Sobre todo si lo hacen sin comprometerse moral, material y afectivamente con el horror que nos oprime. Si no lo fuera, qué triste papel juegan quienes consideran que un artista o sus promotores están más allá del bien y del mal. ¡Si fuera cierto!

«Que otros hablen de su vergüenza.

Yo hablo de la mía».

Bertolt Brecht, Alemania

            A pesar de los pesares sacamos la cabeza del pantano y nos asombra la belleza: un autorretrato de Goya, las variaciones Goldberg, la Piedad, mi bóxer Canela, el Ávila, cualquier Ver Meer, un tango de Homero Manzi y Cátulo Castillo, Aníbal Troilo, Leonardo Padura, Violeta Parra, un deslumbrante óleo de Reverón, Bill Evans, Kieth Jarret. La lista podría ser interminable. No ceso de releer a Joseph Conrad, a Borges, de jugar con mis nietos, de pasear al Guapo y subirle la comida a la Gaby. De amar a mi esposa y agradecerle a Dios, si es que existe, por esta maravillosa y breve – ¡tan breve y lo sabemos tan tarde! – aventura que nos ha concedido.

            Pero una amarga desazón me lleva a sentirme identificado con el Brecht del desasosiego, aquel que tenía perfecta consciencia del daño moral y físico que nos hacemos a nosotros mismos, cuando la vida y los principios nos obligan a confrontarnos con el horror del mal. Con Theodor Adorno, el gran pensador y esteta alemán cuando dio por extinguida a la poesía luego de la barbarie de Auschwitz. En uno de sus más estremecedores poemas, no por azar llamado ALEMANIA y escrito en 1933, el año fatídico de la historia entera de ese maravilloso país que junto a Venezuela y Chile constituyen la médula espiritual de mi existencia, confesaba la vergüenza que le causaba el país de sus sueños. En ese mismo año del espanto escribió una suerte de legado estremecedor, que tituló A LOS QUE VENDRÁN, que se resume en un solo reclamo: indulgencia. Indulgencia por haber debido sufrir el nazismo, por no haber sabido enfrentarlo, por haberse dejado atropellar por el espanto en tiempos «en los que una conversación sobre flores es casi un delito porque implica guardar silencio sobre tanta iniquidad!». ¡Y cómo lucen y relucen en Venezuela los que guardan silencio sobre tanta iniquidad!

 

            Comprendo el reproche de quienes nos reclaman por habernos dejado arrebatar por la indignación ante el régimen de iniquidades que, casi pasiva y apáticamente, toleramos. Y no darle rienda suelta a la expresión de la belleza, de la ternura, de la tolerancia y del amor que debieran ser nuestras principales preocupaciones. Sabemos el precio que pagamos al preferir la protesta, la indignación y el reclamo a la cortesana y delicada reproducción de la belleza de épocas pasadas. Pues como bien dijera en ese mismo poema el mismo Brecht: «también el odio contra la bajeza desfigura el semblante. También la ira contra la injusticia enronquece la voz. Ay, nosotros, los que quisimos prepara el terreno para la amistad no pudimos ser amistosos.»

            Es el grave, el irresoluble problema de la belleza en tiempos sórdidos, de horrorosa fealdad. Quisiera desearles bienaventuranza a los que entre denunciar la ignominia o alzarse contra la injusticia prefieren seguir cantándole a la belleza. Sobre todo si lo hacen sin comprometerse moral, material y afectivamente con el horror que nos oprime. Si no lo fuera, qué triste papel juegan quienes consideran que un artista o sus promotores están más allá del bien y del mal. ¡Si fuera cierto!

 Por: 

Antonio Sánchez

About the author

Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.

4 Comments

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • I simply want to say I am new to blogging and definitely loved you’re web-site. Most likely I’m want to bookmark your blog . You surely have superb article content. Thanks a lot for sharing your web-site.

  • I just want to say I’m all new to blogging and honestly liked this page. Likely I’m planning to bookmark your blog post . You actually have excellent writings. Cheers for sharing with us your web site.

  • Between me and my husband we’ve owned more MP3 players over the years than I can count, including Sansas, iRivers, iPods (classic & touch), the Ibiza Rhapsody, etc. But, the last few years I’ve settled down to one line of players. Why? Because I was happy to discover how well-designed and fun to use the underappreciated (and widely mocked) Zunes are.

  • Hi there! Quick question that’s entirely off topic. Do you know how to make your site mobile friendly? My weblog looks weird when browsing from my apple iphone. I’m trying to find a template or plugin that might be able to fix this issue. If you have any suggestions, please share. Many thanks!