Conflicto Política Selección del editor

Señor presidente

Las enfermeras de Castiglione les murmuraban a los moribundos soldados ¡Tutti Fratelli!, todos son hermanos (Un souvenir de Solferino, 1862)

Un rico ginebrino, turista de la guerra, Jean-Henri Dunant, el 24 de junio de 1859 contempló el enfrentamiento entre el ejército del emperador de Francia, Napoleón III, y el de Austria, Francisco José. Una semana después, cuando se despojó de su traje de lino blanco, teñido al otro día de la batalla de rojo, café y otros colores fuertes, describió el campo de batalla donde 6.000 soldados perecieron, cifra que aumentó al transcurrir los días de igual manera como se ha incrementado, con el transcurso de los años, el número de personas no combatientes asesinadas, en campos de batalla ficticios, por el ejército colombiano durante los primeros ocho años de gobierno de la política de seguridad democrática. La cifra de 6.402 dada a conocer por la Jurisdicción Especial para la Paz, gracias a la verdad contada por generales, coroneles, mayores, suboficiales, soldados y paramilitares, seguirá en aumento. Según algunos victimarios, más del 50% de los 10.743 muertos reportados dados de baja en combate del periodo 2002 – 2006 corresponde a ejecuciones extrajudiciales. Los cementerios también están hablando.

Dunant describió: “La tierra negra de sangre congelada, cubierta de desperdicios, armas abandonadas, fardos y casacas; miembros esparcidos, fragmentos de huesos astillados y cajas de cartucho; caballos sin jinetes olisqueando los cadáveres; rostros desfigurados por los estertores de la muerte; heridos arrastrándose hasta los charcos de fango ensangrentado para saciar la sed; ávidos campesinos lombardos corriendo de un cadáver a otro para robarles las botas” (Ignatieff, 1999). En Colombia, a quienes fueron asesinados en los denominados falsos positivos, no se les robaba las botas, pero la estratagema militar les permitía a los victimarios colocárselas, así quedaran nadando en ellas. La estrategia consistía en exigirles a los comandantes baldados de sangre (Caracol, 2019) coaccionándolos, a través del plan estratégico de las fuerzas armadas, con el indicador “número de terroristas a dar de baja en el año (Rojas, 2021)

Dunant, quien jamás había atendido a un herido, deambuló entre muertos y heridos amontonados tratando de salvar vidas por doquier. Para espantar olores de putrefacción, escalofríos de temor y miedo, repartió puros. No logró su cometido, salvar vidas; por falta de medicinas, insumos y atención especializada, los soldados fallecían. La escena de la batalla de Solferino, y la de los días posteriores, llevarían a Dunant a cambiar radicalmente su vida una vez regresó a Ginebra, puesto que comprendió que la guerra no concierne únicamente a los guerreros. Su interés por salvar vidas de soldados encontró eco en febrero de 1863 cuando con cinco ginebrinos notables crearon un comité para prolongar sus ideas, las que dieron inicio al Comité Internacional de la Cruz Roja o CICR. La Convención de Ginebra estableció el carácter neutral de los hospitales, las ambulancias y los equipos médicos y la igualdad del trato médico para los soldados enemigos y las propias tropas (Ignatieff).

La referencia de Dunant, de igual manera que del Comité Internacional de la Cruz Roja, simplemente es para ambientar el escenario de guerra que vive el país, de igual manera para recordarle, señor presidente, que usted no es Napoleón que se daba el lujo de despilfarrar la vida de las personas gracias a que el servicio militar era obligatorio.

Ni Carl von Clausewitz, el teórico militar prusiano, consideraba la matanza indiscriminada de civiles o el asesinato y la tortura de prisioneros, prácticas dignas de un soldado. Modalidades estas tecnificadas en los falsos positivos. Pero usted, señor presidente, junto al partido de extrema derecha que lo respalda, han instrumentalizado las fuerzas armadas, quienes se sienten héroes asesinando seres humanos fuera de campos de guerra, gracias a la política de ascensos, estímulos en el extranjero, recompensas y a la exigencia de resultados solamente para gritarle al mundo que la guerra contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias FARC se estaba ganando.

Señor presidente, dado que ningún general se atreve a contrariarlo por temor a la perdida del confort logrado a través de la guerra, le recuerdo que existe en los ejércitos modernos un código de honor el que no consciente prácticas indignas como asesinato de no combatientes, la tortura o el secuestro, de igual manera que bombardear niños. Rosa Jaramillo de 9 años; Jonathan Sánchez de 10 años; Marlon Mahecha de 12 años; José Macías y Zaira Ruíz de 13 años; Yeimi Vega y Jorge González de 14 años; Karen Chaves, Danna Montilla, Samir Navarro y Sebastián Rojas de 16 años; y John Javier Cortaza, no son máquinas de Guerra como su ministro de defensa lo ha dado a conocer. Ellos no tenían la edad para coger café, se encontraban en la edad de jugar, de soñar, de estudiar. Frente a estos crímenes, y como investigador social lo que no tiene nada que ver con investigaciones judiciales, le pregunto a usted, señor presidente, de igual manera que a su ministro de guerra, a los generales, a los pilotos que descargaron la metralla, a quienes empuñaban las ametralladoras, si pueden conciliar el sueño después de la masacre. Señor presidente, con que manos puede abrazar a sus seres queridos si la sangre de las víctimas provocadas por sus soldados también lo salpican.

Desde 1886, la Declaración de San Petersburgo declara: “El único objetivo legítimo que perseguirán los Estados durante la guerra será el debilitamiento de los recursos militares del enemigo”, en este sentido, dado que las víctimas no lo pueden hacer, le pregunto, señor presidente, si los niños son recursos militares como lo fueron más de 10.000 personas asesinadas, a sangre fría, durante el gobierno de su mentor. Señor presidente, los colombianos que aman la paz, que la persiguen y la construyen, solamente esperan que el descaro no lo acompañara cuando recibió la noticia y que no disfrutara ninguna copa de vino brindando por la victoria.

Señor presidente, no existen guerras buenas y guerras malas, de igual manera como no existen buenos muertos y malos muertos.

 

Teniente Coronel, en uso de buen retiro,


Referencias:

Ignatieff, Michael (1999). El honor del guerrero. Guerra étnica y conciencia moderna.

Noticias Caracol (2019). “Nos miden con baldados de sangre”: exparamilitar contó a la JEP sobre falsos positivos en Meta.

Rojas Bolaños, Omar (2020). Teoría social del falso positivo. Manipulación y guerra.

 

 

Esto fue escrito por

Omar Eduardo Rojas Bolaños

Investigador social con 30 años de experiencia en estudios sociológicos e históricos. Profesor universitario. Teniente Coronel retirado. Teórico y especialista en crímenes de Estado, con conocimiento en el tema de falsos positivos sobre el cual se ha publicado libros y artículos entre los que sobresalen: "Ejecuciones extrajudiciales en Colombia 2002 - 2010. Obediencia ciega en campos de batalla ficticios" (2017); Las parteras de Urama Grande (2018); Teoría social del falso positivo. Manipulación y guerra (2020); Barreras psicosociales para la paz desde la cosmovisión de las fuerzas armadas (2020).
Editorialista de la Revista Kavilando en la que se han publicado, entre otros: Las parteras de Urama Grande y los falsos positivos. El batallón de la Verdad en la Jurisdicción Especial para la paz; De la prevención social a la reacción total. Supresión, asesinato, impotencia y silenciamiento del otro como medición institucional; Chuzadas, seguimientos y carpetas secretas. La inteligencia militar al servicio de intereses guerreristas

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.