10 Razones Internacional Opinión Selección del editor

Bolsonaro y la nueva derecha latinoamericana

Es de esperar que el triunfo de este domingo de Jair Bolsonaro no sólo sacuda las conciencias del mundo, sino sobre todo los de las derechas de la región, adormecidas como para haber tolerado la colonización de Venezuela por Cuba y negarse a respaldar la solicitud de Donald Trump a que lo acompañen expulsando esas tropas invasoras de Venezuela y ayudándolo a restaurar la democracia y el Estado de Derecho en nuestro país. La esperanza, dice el refrán, es lo último en perderse. Es la nuestra. Que esta victoria venga a fortificarla.

Si las elecciones brasileñas de este domingo 28 de Octubre confirman la victoria de Jair Bolsonaro, por lo menos por ese 20% de ventaja que Datafolha le atribuye en las preferencias ciudadanas por sobre su rival Fernando Haddad, se habrá verificado un mentis a la conseja de quienes sostienen que, en política,  los milagros no existen. Para el líder de la derecha brasileña sobreponerse a la brutal campaña mediática desatada en su contra por el progresismo mundial y el odio desatado por el lusismo que se saldara con un criminal atentado que por poco no le cuesta la vida, es uno de esos raros milagros.  Si hasta un medio de centroderecha, como La Tercera, de Chile, se vio en la obligación de redundar ad absurdum llamándolo “derechista ultraderechista”, imagino que con la ingenua intención de salvar su propio pellejo y el de la derecha chilena, siempre acomplejada ante el castro comunismo nativo disculpándose a cada paso por haber salvado a su país de la siniestra entronización de un régimen castrocomunista, vale decir: devastador como los de Fidel Castro, Hugo Chávez y Nicolás Maduro, mediante un golpe de Estado y un gobierno militar, naturalmente de derechas, es fácil imaginar la disposición de los comités redaccionales de los medios “progresistas”, “pobresistas” y “bienpensantes” del mundo a los que incluso el adjetivarlo de ultraderechista les ha parecido insuficiente. Racista, homófobo, anti feminista, machista, asesino y troglodita, son algunos de los epítetos más suaves con los que lo ha distinguido la Intelligentzia mundial. Condenarlo a saco, despreciarlo, minimizarlo y convertirlo en un monstruo ignorante, salvaje, devorador de niños, violador de vírgenes, golpista contumaz, militarista reaccionario y enemigo de toda cultura fue la orden impartida desde las alturas del progresismo universal que nos invade para frenarlo, entorpecerlo y llevarlo al fracaso de su intento. ¿Cuánto habría costado una campaña de estas dimensiones, llevada a cabo por los principales periódicos y medios del planeta, todos al servicio de una ideología ya universalizada, supra capitalista, que ha hecho leit motiv de la defensa del democratismo clintoniano, el izquierdismo papal, la alcahuetería y colaboración con los regímenes dictatoriales de izquierdas, el comunismo, la homosexualidad, la transgénesis, la drogadicción y otras yerbas de similar calado que el líder brasileño ha sabido enfrentar a pecho descubierto?

Epur si muove: exactamente como sucediera con Donald Trump, el odiado y menospreciado ultraderechista sexista y violador a mansalva, quien sobrevivió a esas, como a otras puñaladas más traperas. Lo que debiera alertar a los editores del The New York Times, The Economist, Le Monde, El País, La Tercera, la BBC, Die Deutsche Welle, Clarin y esos millones y millones de progresistas que le encendieran velas a sus santos para impedir ambas victorias electorales. El mundo ha dicho basta. A pesar de tanto barniz mediático y tanto reproche académico, en el subsuelo de este mundo tan corrompido, narcotizado y manipulado, la gente continúa consciente de las brutales amenazas que la acechan y hace uso, hasta donde las instituciones lo permiten y sus fuerzas le acompañan, de los procesos electorales para dar libre cauce a sus sentimientos de rechazo y oposición a la alcahuetería universal. La democracia, contrariamente a lo que quisieran sus detractores de izquierda, continúa siendo el mejor de los regímenes políticos inventados por el hombre. Y la prueba de que ella está más allá de quienes quisieran estrangularla, acompañados muchas veces y por contradictorio que parezca, por las buenas conciencias del progresismo pobresista, sale victoriosa de desafíos tan graves como las que hoy la acechan desde el talibanismo musulmán, el narcoterrorismo y las secuelas dejadas tras suyo por el marxismo leninismo, aún actuante y vigente en los bolsones de miseria del llamado Tercer Mundo en los que las guerrillas castro comunistas se resisten a evacuar el esce¡nario político. Incluso con la complicidad de una burguesía inconsciente de la gravedad de los desafíos que enfrentamos, como lo hace bajo la dirección del ex presidente Juan Manuel Santos en Colombia.

Sin tener el colosal arrastre de Bolsonaro, las victorias de Macri, Piñera y Duque sí han contribuido al empuje recibido por las derechas latinoamericanas – incluso inconscientes de si mismas en tanto derechas, de lo que representan en el concierto regional y por ello mismo , carentes de una estrategia continental y por lo mismo descordinadas entre ellas mismas, como sí sucede con las izquierdas marxistas latinoamericanas amparadas por el Foro de Sao Paulo. Es el impulso de una Nueva Derecha, tributaria también del enorme impacto que la figura de Luis Almagro, situado más allá de toda ideología, le ha infundido a la región desde la cabecera de la Organización de Estados Americanos, OEA. Por primera vez en su ya larga historia, los gobiernos latinoamericanos han recibido un claro mensaje de respeto irrestricto a los derechos humanos, a las obligaciones sociales y políticas a que les obliga la Carta Democrática y, sobre todo, la responsabilidad que les cabe en cautelar el reinado de la ley, la Constitución y las tradiciones democráticas en sus respectivos países.

Todo esto sucede bajo la tragedia de una intolerable contradicción: Venezuela, que fuera el primer país en oponerse desde un principio, frontalmente y en todos los planos y a todos los niveles, victoriosamente,  a la tiranía castro comunista cubana gracias exclusivamente a la conciencia histórica de su más grande y uno de los más grandes estadistas latinoamericanos de todos los tiempos, Rómulo Betancourt, sufre hoy del arrase devastador provocado por la ocupación de las tropas invasoras cubanas – en 22.000 las calcula el Secretario General de la OEA, Luis Almagro – , la alta traición de sus militares – situados en las antípodas de la conciencia y la grandeza histórica de las fuerzas armadas chilenas y brasileñas – y la complicidad de los agentes del castrocomunismo de toda proveniencia. Al extremo de que, como lo afirmara recientemente el analista cubano norteamericano Carlos Alberto Montaner, los venezolanos no podemos dar un paso sin que lo sepan, lo controlen, lo permitan o lo prohíban esas decenas de miles de espías y agentes de los servicios secretos de seguridad asentados en territorio venezolano. Suficientes, según Montaner, como para controlar el gobierno puesto al servicio de la tiranía cubana. Lo que vienen haciendo desde el 2004.

Es de esperar que el triunfo de hoy de Jair Bolsonaro no sólo sacuda las conciencias del mundo, sino sobre todo los de la región, adormecidas como para tolerar la colonización de Venezuela por Cuba y negarse a respaldar la solicitud de Donald Trump a que lo acompañen expulsando esas tropas invasoras de Venezuela y ayudándolo a restaurar la democracia y el Estado de Derecho en nuestro país. La esperanza, dice el refrán, nunca se pierde. Es la nuestra. Que esta victoria venga a fortificarla.

Esto fue escrito por

Antonio Sánchez Garcia

Historiador y Filósofo de la Universidad de Chile y la Universidad Libre de Berlín Occidental. Docente en Chile, Venezuela y Alemania. Investigador del Max Planck Institut en Starnberg, Alemania