Sin unidad no hay futuro

Chile iba aceleradamente a alcanzar un nivel alto de desarrollo. Es el país de Latinoamérica con el segundo menor índice de pobreza, el de menos desigualdad, el de mayor ingreso per cápita.

A pesar de todos esos avances, sufrió hace unos meses una oleada de desbordada violencia. Al final, el Gobierno aceptó que se convocara a una asamblea constituyente que terminó con mayorías de izquierda y en las elecciones recientes ganó la Presidencia un muchachito radical, con trastornos psiquiátricos.

Varias razones convergieron para el desastre. En particular, un Gobierno y una derecha débiles, tibios, acobardados, reactivos, cortoplacistas, sin visión estratégica, siempre a la defensiva. Y sobre todo, una profunda incapacidad de entender el valor de la cultura y su efectos en sectores sustantivos de la población. 

Fue la acción penetrante, sistemática, incesante, del relato marxista en las escuelas y universidades, el que consiguió que, muchos chilenos estén hoy convencidos de que el sistema económico capitalista, el libre mercado, el que consiguió los logros innegables arriba señalados, es un fracaso y había que cambiarlo y que para ello la revolución era un deber. Un discurso tan potente que ni siquiera se detuvo frente a los hechos, las cifras, los datos de un Chile que, sin discusión, progresaba y  dejaba atrás la pobreza, y que, en cambio, se abraza a Cuba y Venezuela, que fracasan rotundamente. Es, otra vez, la realidad avasallada por el relato, como en la negación del holocausto estalinista y maoísta, como en la sublimación del carnicero del Ché Guevara, como en la deificación de los tiranos, de Castro o de Chávez.

Chile es una advertencia, una alarma. En Colombia también el relato marxista viene haciendo hace años su trabajo en los colegios, en las universidades, en las iglesias, en los medios de comunicación, en el sistema de administración de justicia. Acá también la izquierda radical se ha dedicado a deslegitimar el régimen democrático. Y sería un grave error confiarse en las cifras de crecimiento económico, formidable este año.

Estas elecciones exigen generosidad, entrega, trabajo sin descanso, un empresariado consciente y actuante. Pero, sobre todo, dejar los egos, las vanidades, las legítimas aspiraciones personales y partidistas a un lado, y construir una unidad de quienes defendemos la democracia, las libertades y la economía de mercado como el mejor mecanismo para crear riqueza, generar empleo y reducir la pobreza. De esa unidad depende el futuro.

About the author

Rafael Nieto Loaiza

Impulsor de la Gran Alianza Republicana. Abogado, columnista y analista político. Ex viceministro de Justicia.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.