Y La Policía, ¿Qué?

     

Nos Encontramos Posiblemente Frente A La Manzana Podrida Que Se Alejó Demasiado Del Árbol


Como institución para mantener el orden público entre las personas de Colombia, contamos con un cuerpo que probablemente no refleja ese pensamiento de tranquilidad que debería darnos, pero cuando escuchamos las palabras “Policía Nacional” es probable que la mayoría de las personas no tenga inmediatamente una sensación de tranquilidad o de seguridad que si se da otros países del mundo. Lamentablemente, el cuerpo de policía de Colombia se caracteriza más por sus fallas que por sus aciertos, por ser ese órgano del estado que no vela por los intereses de los ciudadanos, nos encontramos posiblemente frente a la manzana podrida que se alejó demasiado del árbol.

Es verdad, probablemente no todos los policías se encuentren estereotipados en este grupo tan selecto de delincuentes disfrazados de autoridad, es claro que también existen policías que reflejan los valores de una institución de más de 120 años, a esos héroes que aún entienden la labor que es ser policía, un millón de gracias.

Cómo es posible que los principales sospechosos de masacres en nuestro país, ¿sean policías? Que los mismo que atienden nuestras denuncias por “vacunas” a los pequeños y medianos comerciantes, sean los encargados hasta de cobrarlas. El sentimiento de ser detenido por la policía en algún puesto de control, o simplemente por la voluntad de dos uniformados que decidieron ellos mismo detenerse ahí, para investigar a los carros que transitan nuestro territorio nacional, no es de tranquilidad, es más bien una mezcla entre miedo y desconfianza, donde cada movimiento del policía debe ser cuidadosamente observado por el dueño del vehículo, ellos mismos lo anuncian: “Vamos a requisar el vehículo, por favor está pendiente”.

Probablemente usted ha presenciado cómo la policía manipula y les dan forma a las normas para poder conseguir algo a cambio de usted, como nos intimidan con su supuesto “conocimiento” sustancial de la normal, cuando lo único que están buscando, es la forma de hacer caer al ciudadano, y esta pandemia no es la excepción a sus actos. La policía debería estar para cuidar la comunidad, no para buscar un billete de 50 mil pesos en cada persona que se encuentra en su camino, la policía debería ser asociada con tranquilidad, seguridad, no con masacres, corrupción y otros miles de adjetivos que el ciudadano común debe tener como sinónimos a la palabra “Policía”. Es por esto por lo que simplemente nos queda hacernos la pregunta y pensar: La policía ¿Qué?

About the author

Juan Pablo Cardona Osorio

Mi nombre es Juan Pablo Cardona y actualmente soy estudiante de la facultad de derecho en la Universidad Pontificia Bolivariana, egresado del Colegio Alemán de Medellín, residente en la ciudad de Medellín y apasionado por escribir, me gusta la forma en la que los pensamientos se alinean para plasmarse en el papel y generar una opinión que varias personas puedan compartir y sentirse, tal vez, identificados.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.