Cultura Opinión Recomendados

Un mes para recordar a Fernando Molano Vargas

No es un sofisma decir que las cenizas de Molano Vargas están donde nace un amor, donde transcurre un amor, y finalmente, donde muere un amor.


El mes de Junio, es un mes especial para la población LGBTIQ+, un mes para seguir defendiendo el arcoíris de la diversidad sexual. Y es que no ha sido fácil para esta población luchar primero en contra la discriminación en sus familias, y luego la discriminación en la sociedad. Fernando Molano Vargas, escritor bogotano, vivió en carne propia las miradas de desprecio por su orientación sexual, por su condición económica y por ser portador del VIH. Este autor de dos novelas, Un beso de Dick y Vista desde una acera, y el poemario Todas mis cosas en tus bolsillos plasmó en su literatura autobiográfica, historias sencillas para describir un amor puro e ingenuo que enaltecen la unión de dos jóvenes homosexuales que luchan día a día para cumplir sus sueños a pesar de las infinidades de dificultades que les tocaba que enfrentar en una sociedad para una minoría. En el poemario de Todas mis cosas en tus bolsillos nos encontramos con la intolerancia en su familia:

Celebro la fuerza con que hoy

aquellos que en casa te odian

me humillaron

y me echaron a andar

para buscarte de nuevo

 para

venirme

 despacio

por tus íntimos alivios

Y Molano, con la excusa de esconderse de la mirada de su familia y todo aquel que estuviera en contra de su manera de amar, trasladó sus caricias, sus besos y sus palabras hacia las calles y a los lugares menos transitados de Bogotá:

Desde la puerta del bus

él me grita

sonriendo

que si ya sé

—que él me ama

No es un sofisma decir que las cenizas de Molano Vargas están donde nace un amor, donde transcurre un amor, y finalmente, donde muere un amor. El poemario está dedicado a Diego: el amor de toda su vida. Y con Diego la sombra de la muerte se hace presente:

   O tal vez—qué le parece

 por una despedida larga

 en que tan solo él se vaya

 y yo espere para siempre

Y cuando Diego muere por la complicaciones del sida, aparece con todo ímpetu el vacío en el corazón de Molano. Un vacío que lo va llenando con su obra para recordar a su amor ido. Y pienso que mientras más escribía, más deseaba encontrarse con la muerte:

 

 Todo lo que amo

 es una inicua nostalgia

 vedada a mis caricias

 

Es así como la obra de Molano Vargas nos va enseñando que el amor tiene múltiples colores, y que  es necesario aceptarnos como somos pero también aceptar la posición de los demás; y que en la tolerancia y en el respeto de la diferencia de nuestras formas de pensar, de actuar y de amar nos abren las puertas a un universo más equitativo, más humano.

Santiago de Cali, Junio 25 del 2021

Esto fue escrito por

Edwin Arcos Salas

Actualmente vivo en Cali, y me encuentro haciendo mi pregrado en Licenciatura de Literatura y Lengua Castellana en la Universidad del Tolima. Soy una persona convencida de que debo de defender mi derecho a escribir; porque por medio de la escritura también se puede llenar a este mundo de amor, que tanto lo necesita.

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.