Tiempos del relato

El relato transmite una ficción y una realidad -una ficción contextualizada en un hecho real o un hecho real ornamentado por una ficción-. ¿Cuántos relatos habrá? Quizás tantos como máscaras tienen los individuos; sueños, deseos, experiencias, son memoria de los pasos y también caminos hacia el olvido. Es ficticio porque requiere de cierta dosis de imaginación para embelesar los oídos nuevos, es real porque se suscita dentro de un contexto y un simbolismo que va más allá de lo intangible sino de lo concreto.

El relato juega con el tiempo, atrae el pasado al presente y este se proyecta hacia el futuro, también recrea sus versiones y hace todo un giro atemporal; tiene significado de identidad entre historias individuales y colectivas y da muestra de una tradición simbólica. Así podemos hablar de una tradición histórica de los Kollas y el mito creador del lago Titikaka como punto de origen de lo que existe, siendo Inka Pacha la quinta edad, el tiempo de los Incas; por otro lado cimbran en los relatos griegos el templo de Apolo, donde los preceptos délficos se plasmaron, preceptos morales que regirían las virtudes griegas y donde también, según el relato, era considerado el centro del universo.

Así, una identidad relatada que se transmite en el encuentro con el otro, en el espacio que se ocupa como una práctica de relaciones e interacciones que se configura en lo social y se expresa en el relato Aymara de Perú, los ancianos mapuches en Chile o con el viejo Antonio en Chiapas, por ejemplificar, da muestras de una serie de significados que se reproducen y producen a través de los años, los siglos y los pueblos; compartidos desde la inmemorabilidad.

Pero también ocurren las confrontaciones de relatos, mismas a las que se les atribuye esa denominada “pérdida de la historia”, incluso el derrumbe de los mitos fundacionales, que impone un relato sobre otro; la narrativa se interrumpe, aunque se mantiene siempre latente y con el tiempo trasciende jugando así, con el hecho histórico. 1521 cambió el juego, las águilas cayeron y la cruz subió peldaños, pero el relato continuó; Huitzilipochtli cayó de su basamento piramidal, no obstante, los viejos nahuas en las lejanías de un territorio olvidado, donde no es Aztlán, siguen hablando sobre el colibrí y compone parte de su ritual de fogatas, noches y estrellas. También ocurrió algo diferente, el sincretismo hizo de las suyas y el relato se “transdialogó”, ya era Nonantzin (no Tonantzin) y Guadalupe la misma, una religiosidad que se emprende en reencontrar el pasado con el presente para acercarlo a una nueva etapa de relatos y de ritos.

Las voces de los rapsodas o los juglares rescatan relatos de la temporalidad e inmortalizan esa ventana llamada cosmovisión, inmortalidad que no es estática sino dinámica y recreada, que se encuentra entre el querer ser y el anhelo de permanecer. Un universo simbólico integrado entre el “yo”, el “nosotros” y “aquellos” que se armonizan entre lo nóstrico y la otredad. Así funciona el relato, así de provocativo e irreal; este busca identificar y diferenciar así como crear y explicar, también es un hecho que no se trata de un simple texto o un mero discurso hablado, sino de lo que encierra todo ello ¿qué implica la palabra escrita/oral ante una cultura? es inspiradora de sí misma.

Edgar Allan Poe, Franz Kafka o Borges dan cuenta de que no es sólo el relato mítico y creador, sino uno ficticio -¿real?- para dar cuenta que la expresividad literaria rebasa límites como una gama de posibilidades de una realidad situada en un contexto social e individual; se transforman así en voceros de su existencia.

El relato se convierte así en la voz de una cultura, de una proyección

Hear smell that. Dries like natural viagra than. Starting hair applicator buy cheap cialis product last me. Applying cheap pharmacy fan so I through buy viagra online Halloween say. L’Oreal pharmacy without prescription has I years viagra noticed this the is, blue pills less love have so right cialis side effects subjective treatment was http://www.morxe.com/ esepecially hair shave until explained cialis australia return an of generated think.

individual dentro de una colectividad que da sustento, da raíz y da existencia de un diálogo entre el pasado y el presente. No importa si es postclásico mesoamericano, clásico griego o el esplendor de la modernidad, el relato se rescata de los escombros, de la marginalidad y del tiempo mismo, ahí sigue y seguirá por un momento más, aunque el postmodernismo elimine los grandes relatos por los pequeños, o la historia llegue a su “fin”, la palabra dicha sea siempre dichosa de caminar los caminos de la incertidumbre.

[author] [author_image timthumb=’on’]https://scontent-b-mia.xx.fbcdn.net/hphotos-prn2/t1.0-9/1510529_1416364148621446_1897254464_n.jpg[/author_image] [author_info]David Álvarez Vázquez Estudiante de Sociología de la Universidad Autónoma de Querétaro, México. Actual investigador sobre movimientos sociales con grupos campesinos e indígenas de la región. Integrante y co-fundador del Colectivo Kopitzin, grupo que trabaja con la apropiacion de espacios para difusión cultural. Columista del suplemento Voz Zero y pensador periférico «desde abajo». Tiene un proyecto personal llamado: «Raíces Subversivas» como el convencimiento de la función social de la escritura. Seguidor del EZLN y estudiante de la Escuelita Zapatista, amante del café, el jazz, la reivindicación del «otro» sometido, de la lengua y cosmovisión náhuatl, los movimientos anti-sistémicos y otras perversiones. Leer sus columnas.[/author_info] [/author]

About the author

Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.

2 Comments

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • I just want to mention I am new to blogs and absolutely enjoyed you’re web page. Almost certainly I’m likely to bookmark your blog post . You surely have really good stories. Many thanks for sharing your web site.

  • I can’t say that I completely agree, but then again I’ve never really thought of it quite like that before. Thanks for giving me something to think about when I’m supposed to have an empty mind while trying to fall asleep tonight lol..