Semana Santa: vivamos una vida como Jesús

     

¿Conoces realmente quién es Jesús? ¿sabes lo que es la fe? Y si es así ¿En quién confías o en quien tienes fe?

Jesús, es el claro ejemplo de que Dios es amor, por que Jesús, el hijo de Dios, vino a este mundo a enseñarnos a nosotros como debemos vivir, nos enseña que el amor a Dios es lo vital para la vida del ser humano, que debemos aprender a perdonar, a no juzgar, a no condenar, a no vivir en angustia y que primero buscáramos nuestra salvación ya que todo lo material, viene por añadidura.  Jesús, nos enseña que la violencia, no se soluciona con violencia, sin embargo, muchos de nosotros aún no hemos comprendido por completo el mensaje.

No solo en Semana Santa debemos buscar a nuestro señor, sino cada uno de los días de nuestra vida.

Muchas veces nos cuesta no juzgar, no hablar mal de la otra persona, perdonar, ser sabios y contestar con sabiduría cuando una persona nos ataca, y nos cuesta más si es alguien a quien tu consideras un buen amigo o parte de tu familia.

Dios no nos castiga por todas las cosas que pasamos, son muchas veces los hombres que al no conocer lo que es el amor, realizan actos y situaciones muy complicadas que terminan afectando a quien menos lo esperas.

Nosotros decidimos que es lo que queremos que entre en nuestro corazón. ¿te sientes cómodo(a), viviendo con ideas de venganza, rencor, con dolor, con el fin “de hacerle daño a otra persona para que sienta lo que sentí”? Déjame decirte, que, nada de extraordinario tiene hacer daño a la gente, porque es lo común que casi la mayoría de las personas suelen responder frente a un suceso así y la satisfacción que puedas obtener frente a ello, es momentánea, pero con el transcurrir del tiempo te darás cuenta que el problema, muchas veces que se torna a simple discusión sea de pareja o hijos y termina destruyéndote a ti.

Examinemos primero que hay en nuestros corazones, antes de juzgar al otro, fíjate que tienes dentro de tu corazón, no solo se trata de decir “yo soy como soy”, pues lo que eres muchas veces demuestra que tienes un corazón endurecido, difícil de abandonar el dolor.

Suelta, vive de nuevo, renace. ¿Qué ganas haciendo daño o pagando mal con mal? ¿Qué ganas enseñándole a la gente “quién eres”, cuando ni tú mismo(a), sabes quién eres o si lo sabes no lo reconoces?

Difícil es perdonar, muy difícil puede resultar soltar el rencor, pero necesitamos una mente limpia y en sabiduría para vivir en paz y no basta con saberlo, se necesita practicarlo.

Y si usted es creyente, eso lo da Dios, si usted cree en lo que decide creer, decida por estar en paz.

Jesús dice “Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al padre sino es por mi” (Juan 14:6)

Pero, ¿Qué significa lo dicho anteriormente? Al margen de que seas o no creyente, ya que todo se basa en algo tan simple como creer o no creer.

El versículo nos dice, yo soy el camino, eso significa que, con Jesús, tenemos nuestra salvación, la verdad, ya que el vino a este mundo a enseñar la verdadera ley de Dios y dejó como evidencia el evangelio para que este este sea enseñado y bien interpretado, (todo lo que no está escrito en la biblia y está dentro de la ley del hombre, no es de Dios, pero muchas veces al no conocer ni saber interpretar las escrituras, nos equivocamos)  y la vida, ya que “cuando nacemos de nuevo”, que es despojarnos del pasado y vivir una vida en Cristo, nuestra carga es ligera.

Jesús también dijo “Yo soy la resurrección de la vida, el que cree en mí, aunque muera, vivirá” (Juan 11:25).

Recordemos que todas las penas, nuestras enfermedades, nuestras culpas, se lo llevó Jesús en la cruz, lo que nos toca a nosotros es seguir, pero seguir bien lo que él vino a decirle a los hombres. Han pasado más de 2000 años, pero Jesús, es el mismo ayer, hoy y siempre.

El ser humano no solo está compuesto de estructura biológica, también tenemos componentes emocionales, psicológicos, sociales y espirituales y tú, en tus momentos de angustia o en tu paz. ¿En quién confías?


Bibliografía

La biblia. (1602). El libro de la reconciliación.

 

 

 

About the author

Katherine Elvira Llanca Rodriguez

Psicóloga, Cristiana, especialista en psicología criminal, con estudios en neuro psicoeducación, arte terapia creativa comunitaria, estudiante de maestría en intervención psicológica del desarrollo y la educación, conferencista nacional e internacional, reconocida a nivel nacional e internacional, con experiencia en el ámbito clínico-social y neuro psicoeducativo.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.