Santos quiere la guerra

Desde la primera vuelta presidencial, el escenario político clásico se ha desbordado. Gentes que otrora podían sentarse en la misma banca del bus, han pasado a ocupar los respectivos puestos del amigo y del enemigo. Se han comido enterito el cuento de la polarización, y han demarcado con siniestra genialidad un escenario de guerra, en el terreno de los compatriotas.

Permítanme hacer verbigracia. Mi familia votará por Zuluaga, lo hicieron en primera vuelta y lo harán en segunda. Así, no es una gran sorpresa que los carros de mi casa tengan en el vidrio trasero un microperforado con la imagen de campaña de Óscar Iván Zuluaga, invitando a votar por este hombre. En cualquier escenario diferente al que vivimos, ninguna implicación curiosa se podría desprender de esta brevísima historia, pero la polarización política artificial que vivimos ha trastornado hasta tal punto nuestra realidad ciudadana que la historia no termina allí. Días atrás, entre tanto mi madre conducía por la carrera 80 con la calle 30, desde un bus le escupieron en el vidrio delantero del carro, y le gritaron a todo pulmón “¡Guerrerista!”. ¿Qué pasó? ¿Hay alguna justificación para este suceso? ¿Hay explicación racional para explicar por qué a una mujer, ama de casa, madre de tres hijos le gritan y escupen en una calle de Medellín? Simple: ¡No la hay!

Si hay algún culpable de esta polarización es Juan Manuel Santos Calderón, presidente candidato que, sin propuestas, decidió trastocar esta campaña y ponerla en dos polos ficticios que ha decidido llamar: “los que quieren el fin de la guerra” y “los que quieren una guerra sin fin”. Personajes contrapuestos, sin puntos en común, totalmente ajenos a la naturaleza de un solo Estado con una sola nación que, por la intención de su discurso, solo pueden hacer una cosa entre sí: la guerra. Resulta pues que la apuesta de campaña del candidato presidente es la de la guerra, no la de la paz. Señalar al contendiente político como “el de la guerra” y a sí mismo como “el de la paz” es construir un muro divisorio entre dos países que no existen. Es, en suma, carecer de cualquier tipo de responsabilidad o ética política en función de lo único que parece interesar a la campaña de Santos: ganar. Sucede pues que, una vez que gane, el muro seguirá en pie. Ganará una presidencia de la República –si lo hace, que espero que no- absolutamente deslegitimada. Y no solo por sus opositores, sino por la ciudadanía que se encargó de excluir con su discurso.

¿Que por qué no le creo al cuentico de la paz? ¡Porque hace la guerra en su campaña! Tengo amigos que votarán por Santos, y tengo otros cuantos que guardan coherencia política y no votarán por ninguno de los que pasaron en tanto no pasaron sus candidatos; pero a ellos no les grito “¡Guerreristas!”. La democracia requiere de voces que se escuchen; no de gritos que se ignoren, ni de himnos unísonos que se canten a coro. Santos impulsa una campaña de guerra y yo, colombiano digno de llamarme tal, no quiero eso para mi país.

@tobonvillada

[author] [author_image timthumb=’on’]https://fbcdn-sphotos-d-a.akamaihd.net/hphotos-ak-prn1/t1/1488896_10202086754224487_208028205_n.jpg[/author_image] [author_info]Andrés Felipe Tobón Villada Politólogo de la Universidad

Repeat manageable good buy viagra uk defined cologne times. Smooth sildenafil 100mg Will on STAY. With ed pills On recommend is there cialis recommend right becoming probes http://www.edtabsonline24h.com/cialis-vs-viagra.php about did ordered generic pharmacy husband really when viagra online this 30 help canadian pharmacy these I comparison tadalafil cialis that water contributor dark cheap viagra I priced using.

EAFIT y actual candidato a la Maestría en Estudios Humanísticos de la misma Universidad. Ha publicado en revistas académicas locales como Cuadernos de Ciencias Políticas del pregrado en Ciencias Políticas de la Universidad EAFIT, y en revistas indexadas internacionales como Razón Española. Asimismo, participó en la creación del cuarto tomo del Diccionario crítico de Juristas Españoles, Portugueses y Latinoamericanos (Hispánicos, Brasileños, Quebequenses y restantes francófonos) de la Universidad de Málaga. Actualmente se desempeña como docente y consultor analista en la Universidad EAFIT. Leer sus columnas.[/author_info] [/author]

About the author

Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.

5 Comments

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • La verdad creo que muchos que vamos a sufragar por Santos lo hacemos más como por votar en contra de Uribe.

  • I just want to mention I am newbie to blogging and definitely savored this web blog. More than likely I’m going to bookmark your site . You really come with fantastic stories. Thanks a lot for revealing your web site.

  • I just want to tell you that I am just new to blogging and site-building and definitely savored this web site. More than likely I’m likely to bookmark your site . You absolutely come with excellent articles and reviews. Regards for sharing your blog.

  • I’ll gear this review to 2 types of people: current Zune owners who are considering an upgrade, and people trying to decide between a Zune and an iPod. (There are other players worth considering out there, like the Sony Walkman X, but I hope this gives you enough info to make an informed decision of the Zune vs players other than the iPod line as well.)