Rodolfo Hernández, el ingeniero que quiere ser presidente de Colombia

Pienso que no es la profesión la que nos indica quién es la mejor opción para gobernar el país, tampoco la región de donde provenga el candidato ni mucho menos su condición económica. Al final todo se vuelve subjetivo. Como no soy analista político sino más bien un soñador y optimista por naturaleza, me atrevo a decir que indiferentemente de quien gane el 19 de junio, fecha de la segunda vuelta presidencial, ya como ciudadanía tenemos una ganancia, haber derrotado en primera vuelta a las maquinarias políticas, a los caciques electorales y a la arrogancia de un gobierno que se creía perfeccionista ante la evidente catástrofe social, económica y ambiental que afronta nuestro país.

Quise escribir estas palabras a partir de lo que considero puede ser mi principal aporte: leer, comprender y socializar las propuestas de Rodolfo. El Programa de Gobierno inicia con «No robar, no mentir, no traicionar, cero impunidad», continúa con una invitación a construir conjuntamente y remata, antes de hablar de cada una de las propuestas, con el preámbulo «Un nuevo contrato social con Colombia». El programa se desarrolla en cinco frentes de trabajo “Colombia como un Estado Social de Derecho”, “Una Colombia a la altura del siglo 21”, “Un Estado de iguales ante la ley”, “Colombia un país eficiente y moderno” y “Una visión capital del territorio”, y 33 pilares que abordan temas como producción limpia, política de juventud, descentralización, ordenamiento y desarrollo territorial, mujeres y asuntos de género, generación de empleo y emprendimiento, etc.

Comienzo con decir que me causa grata sorpresa la idea de avanzar hacia la construcción de una paz reconocida no como la ausencia de conflicto sino como la garantía de derechos que generen dignidad, libertad y respeto. En relación a la educación, mi más grande movilizador, comparto que el Ingeniero propone que el presupuesto más alto siempre sea para la educación de manera que se pueda garantizar calidad, cobertura y una jornada única con énfasis en bilingüismo, cobertura del 100% en educación superior y la condonación progresiva de las deudas de los estudiantes con el ICETEX. Por último, en la propuesta de Rodolfo nuestros maestros y maestras estarán en el núcleo duro de la transformación del país vía el mejoramiento de las condiciones de su bienestar, revisión de la  escala salarial  y el otorgamiento de becas para el fortalecimiento de sus capacidades.

Hechos recientes como la movilización social del año 2019 demuestran que hay deudas sociales que el Estado aun no cierra, miles de jóvenes sin oportunidades de estudiar o trabajar terminan reflejando la tragedia del desempleo juvenil que afecta a 1,5 millones. Un buen inicio, como plantea Rodolfo, es incorporar a los jóvenes en el nivel decisivo del Estado, reconocerlos como protagonistas políticos con plenos derechos y “mantener abierta una mesa de diálogo permanente entre el gobierno nacional y las organizaciones sociales de juventud”.

Rodolfo considera, de acuerdo al programa de gobierno,  que la deforestación y la contaminación del aire y las fuentes hídricas son los principales factores que generan la degradación de nuestra riqueza ambiental y para ello se propone la tipificación de delitos ecológicos en el código penal, fortalecer las autoridades ambientales, ratificar y dar cumplimiento al protocolo de Nagoya – Kuala y al acuerdo de Escazú y establecer un plan de protección especial de la Amazonía y las zonas ricas en biodiversidad del país.

Con respecto a la industria el programa de gobierno establece entre otras cosas impulsar una industria nacional limpia, eliminar los impuestos a la adquisición de bienes de capital e intervenir las altas cargas tributarias que restan competitividad. Para las empresas recién creadas se tendrá exención tributaria hasta que estas logren equilibrio financiero.

Aunque es importante mirar al futuro es igualmente esencial observar el pasado y darse cuenta de lo que Hernández logró como alcalde de Bucaramanga. En cuanto a seguridad el número de atracos pasó de un 14% en el 2018 a 13% en el mismo periodo del 2019. En términos ambientales se instalaron las tres primeras estaciones para medir la calidad del aire. En relación a presupuesto municipal el ingeniero recibió la administración con un déficit de tesorería de 236.000 millones y lo redujo a 0, además, el desempleo disminuyó de 9,5% a 9% entre los periodos 2016 y 2019

Finalmente, siempre he creído que la independencia económica es la independencia política y es ahí donde cobra importancia la austera y propia financiación que Rodolfo hace de su campaña porque sin ataduras políticas y/o económicas el ingeniero tendrá margen de maniobra para gobernar y transformar a Colombia.

About the author

Diego David Ochoa

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.