Opinión Tendencias

Redes sociales: Entre la libertad de expresión y la dignidad humana

“esta misma riqueza y diversidad propia del encuentro de personas en espacios virtuales comunes, puede convertirse en una amenaza cuando no se hace un uso consciente y responsable de los mismos, y se aprovechan para atacar con violencia, generar discursos de odio hacia determinadas personas y grupos, e incluso para formar y operar redes criminales”.


¡Las redes sociales ya hacen parte de nuestra realidad!

Las redes sociales llegaron para quedarse, pues son las que han impulsado el mayor uso del internet durante los últimos años. La primera red social, ClassMates, surgió en 1995 con el fin de contactar a los antiguos amigos del Colegio; una posibilidad inimaginable en tiempos atrás. De ahí en adelante fueron surgiendo otras a través de las cuales se conectaban personas conocidas y otras con las que se buscaba tener acercamiento, hasta llegar en 2004 a la fundación de la famosa Red Social Facebook, que surgió como una plataforma para conectar estudiantes de la Universidad de Harvard, EEUU, y hoy el 32% de las personas del mundo mayores a 13 años acceden a esta plataforma, estando Colombia entre los 20 países con mayor cantidad de usuarios a nivel mundial. En Latinoamérica, las redes sociales alcanzan a más del 80% de la población y en promedio la gente pasa 182 minutos mensuales (11 minutos por visita) en esas plataformas. En Colombia, se calcula que hay 30 millones de usuarios conectados a las redes.

En las redes sociales, como en toda comunidad, el conflicto es natural:

Las Redes Sociales demuestran que el ser humano tiene la necesidad natural de relacionarse y hoy en día de conectarse dentro del mundo virtual ya sea para interactuar con personas, generar contenidos, observarlos o consumirlos. Como en toda comunidad en la que hay convivencia y encuentro entre diversidad de personas de distintas nacionalidades, religiones, culturas, identidades y orientaciones políticas, los conflictos surgen de manera natural y se expresan por medio de las propias herramientas que ponen las redes sociales al alcance de todos los usuarios.

Las redes sociales tienen grandes ventajas:

Todas estas posibilidades son sin lugar a dudas elementos que pueden favorecer y enriquecer la comunicación entre las personas por medio de los símbolos y las herramientas interactivas que permite usar.

Algunas de las principales ventajas, son:

  • Redes sociales como Instagram o WhatsApp, han sido de gran utilidad para que las empresas y los emprendedores puedan seguir teniendo presencia con su marca y llevando sus bienes o servicios a los clientes, en un tiempo como éste en el que gran parte de los intercambios se hacen a través de la virtualidad, los domicilios y las comunidades digitales.
  • El trabajo y la educación en casa se han beneficiado enormemente de las redes sociales y de las plataformas digitales, permitiendo que la comunicación y el desarrollo de determinados procesos no se vean afectados por el distanciamiento.
  • Las cadenas de mensajes positivos, los contenidos constructivos y las redes de apoyo y solidaridad que se forman de manera espontánea, sacan lo mejor de las personas y encuentran en las redes sociales una gran oportunidad para hacer sinergia en pro de causa positivas.
  • Han cambiado la manera como nos comunicamos los seres humanos.
  • Han democratizado la información.
  • Han permitido que la información no sea monopolizada por unos pocos.
  • Han posibilitado generar grandes movimientos internacionales de ciudadanos que se han opuesto a regímenes autoritarios (Primavera Árabe); que defienden causas ambientales y denuncian el calentamiento global, como el liderado por la niña sueca Greta Thunberg; el Movimiento de los indignados en España en contra el orden político y económico español, o más recientemente los movimientos contra el abuso sexual «Me Too» «Yo también» y contra la discriminación racial en Estados Unidos por el asesinato del afroamericano George Floyd a manos de un oficial de la policía.

Todos estos movimientos gestados a través de las redes sociales han posibilitado que muchos ciudadanos en el mundo reivindiquen sus derechos, se levanten frente a las opresiones, se combatan las injusticias del sistema y se reivindiquen las libertades de las personas que no tienen voz. En conclusión, han posibilitado profundas transformaciones sociales al interior de los Estados y en el ámbito internacional, además de reinventar modelos de negocio, educación y trabajo.

La amenaza del mal uso de las redes sociales:

Sin embargo, esta misma riqueza y diversidad propia del encuentro de personas en espacios virtuales comunes, puede convertirse en una amenaza cuando no se hace un uso consciente y responsable de los mismos, y se aprovechan para atacar con violencia, generar discursos de odio hacia determinadas personas y grupos, e incluso para formar y operar redes criminales que terminan en delitos como la extorsión, el secuestro, las violaciones y tantos otros de los que son víctimas toda clase de personas, entre ellos los niños, niñas y adolescentes que están expuestos a la virtualidad sin el acompañamiento suficiente de sus padres o adultos responsables, bien sea por omisión, descuido, analfabetismo digital u otras circunstancias.

Entre las principales desventajas o amenazas, se encuentran:

  • Su uso como estrategia para difundir noticias falsas que inciden en la toma de decisiones de los ciudadanos en el ámbito político, económico o social.
  • Su uso destructivo para acabar con la honra y dignidad de las personas.
  • Su uso para difundir mensajes de miedo, polarización, odio y contenidos racistas, de guerra, violencia o xenofobia.

Este uso desmedido de las redes sociales, cuando sobrepasa la libertad de expresión e información vulnerando la dignidad humana y derechos como la intimidad y el buen nombre (protegidos por el artículo 15 de la Constitución Política) por cuenta de difusiones de contenidos privados, expresiones ofensivas e injuriosas o informaciones falsas y tendenciosas, puede resultar en graves hechos que incluyen situaciones extremas como el suicidio de niños o jóvenes que se han visto expuestos al ciberbullying o ciberacoso.

Otro aspecto importante a tener en cuenta, es el tipo de contenidos y opiniones generadas alrededor de las figuras públicas, que no por tener mayor fama o visibilidad que el común de la gente, pueden ser vulneradas en los derechos que les corresponden como a todo ciudadano protegido por el ordenamiento jurídico; máxime cuando son víctimas de persecución política o moral, manipulación mediática o activismo violento por parte de opositores que no diferencian entre las ideas y las personas.

Es necesaria una reflexión profunda alrededor de las redes sociales:

Es en este contexto es necesario que el país realice una reflexión profunda no sólo desde la ética y la responsabilidad personal sobre las publicaciones en las redes social, sino también que se tomen medidas legales por parte de las autoridades judiciales para proteger el buen nombre y los derechos fundamentales de los ciudadanos colombianos que están siendo vulnerados por personajes y grupos fundamentalistas creados en redes, que se esconden en perfiles falsos y cuarteles encubiertos para mentirle al país y hacerle daño a ciudadanos que se convierten en sus blancos. En estos casos la libertad de expresión tiene unos límites cuando sobrepasa la frontera de la dignidad del otro.

El lenguaje es una forma de comunicar la cultura, por eso es importante reivindicar el uso constructivo de las redes sociales, apoyándonos en valores como la comunicación asertiva, la solidaridad, el pensamiento crítico pero respetuoso, el trabajo colaborativo y todos los que se pueden potenciar a través de la vida en comunidad, en este caso digital.

¿Deben regularse las redes sociales?

Aunque las propias redes sociales tienen su autoregulación y las opciones para que los usuarios puedan denunciar contenidos ofensivos o constitutivos de presuntos delitos, aún falta mucho por hacer para prevenir la violencia digital y para generar las consecuencias legales claras para cuando ésta se presente.

En efecto, en nuestro Estado social de derecho debemos partir de una doble relación derechos-deberes amparados por la Constitución. El artículo 20 constitucional garantiza a toda persona la libertad de expresar y difundir su pensamiento y sus opiniones, informar y recibir información veraz e imparcial, y fundar medios masivos de comunicación, siendo éstos libres y con una responsabilidad social. A su vez, el artículo 15 constitucional protege el derecho a la intimidad personal y al buen nombre, y el 21 constitucional garantiza el derecho a la honra. Todos éstos son regulados por la Ley, especialmente por el código penal colombiano, que establece sanciones y penas privativas de la libertad para quienes atenten contra la integridad moral, injurien, calumnien o vulneren derechos en conexión con la dignidad humana.

 Algunas consideraciones de la Corte Constitucional:

  • “Si bien en internet existe una realidad virtual, esto no significa que los derechos en dicho contexto también lo sean. Por el contrario, no son virtuales: se trata de garantías expresas por cuyo goce efectivo en el llamado “ciberespacio” también debe velar el juez constitucional (…) Nadie podría sostener que, por tratarse de Internet, los usuarios sí pueden sufrir mengua en sus derechos constitucionales (Sentencia C-1147/01).
  • “En el orden constitucional vigente, toda persona, en especial los menores de edad, tiene derecho a que se le proteja del llamado acoso escolar o matoneo (‘bullying’), por ser formas expandidas de atentar contra su honra y su dignidad” (Sentencia T 365/14).
  • “Lo publicado en redes sociales está amparado por la libertad de expresión, pero también está sujeto a los límites que antes se mencionaron, implicando que las manifestaciones difamatorias, groseras e insultantes, entre otras, no se encuentran bajo la protección señalada en el artículo 20 de la Carta, ni por los instrumentos internacionales que la consagran” (Sentencia T-050/16).

Esto fue escrito por

Santiago Orozco Carmona

Politólogo y Magíster en Estudios Políticos de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín; diplomado en docencia, currículo y didácticas y en convivencia escolar. Es fundador de la corporación Por la Gente Somos Más y Creador de El Líder Sos Vos. Se ha desempeñado como investigador y escritor en el área de las ciencias sociales, políticas y humanas; docente de básica primaria, secundaria y media durante más de dos años; docente universitario, asesor de despacho y coordinador del Programa de liderazgo "El Líder Sos Vos" de la Secretaría de Educación de Medellín durante el 2016-2019.

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.