Proyecto de acuerdo 300

Acto primero: de abuso de poderes y presión de la coyuntura política

Sube en escena, el actor se reviste con su personaje, todo tiene que estar pensado para que suceda de cierta manera. El actor debe ejercer control sobre su personaje, ya no habla por el sino por la intención del que interpreta, se arriesga al público porque es su labor y le gusta; al actor le gusta jugar con las emociones de sus espectadores. El mundo de la tabla es el mundo de la ficción, arriba todo se permite.

Sube al poder, el gobernante se reviste con su filiación política y los intereses colonialistas de su filiación política -todos pecan-, el momento está pensado para convencer a la gente de que la suya es la mejor manera; a veces funciona, a veces no.

El gobernante ejerce el control a partir del poder otorgado, le gusta verse, le gusta que lo huelan. Ya no habla él, habla su ego, se arriesga frente a la ciudadanía porque la cima lo hace atrevido. Al gobernante le gusta instaurar su verdad y eso hace que a veces olvide verdades pasadas. El mundo de lo partidario es el mundo de lo conveniente, al final la mayoría de decisiones importantes se quedan entre los pocos.

No mido su grado de decencia, tampoco hablo sobre su capacidad para hacerse ciudad o región o país o poder en un territorio. De hecho no mido nada, soy perverso calculando dimensiones. La palabra es percibir y hoy ando percibiendo que esto del acuerdo 300 es otro acto en escena. ¿Quién tuviera la fórmula ideal para no permitirse ser dominado por el poder? A veces complejo, el poder resulta ser una extensión de nuestra condición menos imaginaria.

Lo del acuerdo 300 sí que preocupa. Está bien, somos gente desconfiada al extremo, pero hasta qué punto se considerará sano que se tomen tantas decisiones frente a tantas entidades públicas sin considerar otras maneras de mirar. No digo nada nuevo; sentido común. Puede ser el factor tiempo el generador de presión, porque digo: las decisiones consultadas masivamente requieren mucho tiempo y eso es justo lo que menos tiene la Alcaldía de Medellín para hacer cambios de esa envergadura.

[author] [author_image timthumb=’on’]https://scontent-mia.xx.fbcdn.net/hphotos-xpf1/v/t1.0-9/10441335_10153067958139128_7535219206262728980_n.jpg?oh=d69c83014469d06abe666f6a9144514c&oe=558BB7CD[/author_image] [author_info]Ave Velásquez Montoya Soy Ave Velásquez, o así me conocen. Escritor de ficción, no tan buen periodista; un opinador que lo relativisa todo -a eso debo muchos dolores de cabeza- y que se conmueve con todo. Tengo un blog que se llama LaMentira Blog y bueno, soy comunicador periodista de la Corporación Universitaria Lasallista y trabajo en el programa Antioquia Joven de la Gobernación de Antioquia. http://lamentirablog.tumblr.com[/author_info] [/author]

About the author

Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.

2 Comments

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Hay están pintados esta mano de arrodillados concejales ,todo por estar a puertas electorales venden hasta la mama si es posible.
    como revisten de poder a un trafuga como es el oportunista e inepto de Anibal gaviria, si es para organizar o privatizar, por que no lo hacen con todo el sistema ordinario? espere con lo que nos va asalir, ojo.