Petro: Un fenómeno de la desinformación

Entendieron que los sesgos generados por el exceso de noticias, muchas de ellas falsas, podían ser manipulados a su favor. Hoy tienen claro que la mentira únicamente es mentira cuando no es apoyada por la mayoría y saben que están viviendo en los años en los que es posible crear realidades alternas y que estas realidades pueden ser construidas de tal manera que ellos sean los héroes, las víctimas.”


Ellos lo entendieron, entendieron que en el mundo de la información o mejor, de la desinformación estaba la clave. Entendieron que los sesgos generados por el exceso de noticias, muchas de ellas falsas, podían ser manipulados a su favor. Hoy tienen claro que la mentira únicamente es mentira cuando no es apoyada por la mayoría y saben que están viviendo en los años en los que es posible crear realidades alternas y que estas realidades pueden ser construidas de tal manera que ellos sean los héroes, las víctimas. La injuria y calumnia están amparadas en el derecho a retractarse y la usan como herramienta poderosa para dejar ideas en el imaginario colectivo, que así sean falsas y se retracten, el daño ya estará hecho en esos imaginarios en busca de culpables y blancos de los juicios facilistas en los que tal vez todos por momentos podemos caer. Hoy Gustavo Petro tiene doctorado, así no lo haya estudiado, fue constituyente así no lo hubiera sido, dice ser el visionario promotor de las energías renovables así el país lleve varios años avanzando en esa materia, pero para muchos lo será, no importa que no lo sea. Ya el daño está hecho. Hoy será difícil contradecir los disparates económicos del señor Petro, pues una vez se quiera evidenciar su imprecisión o disparate, ya se tendrán muchos nuevos para analizar y desmentir. No será fácil combatir la desinformación generada por el principal “influenciador económico de América Latina” título que lo asemeja más a la EPA Colombia de la economía que a un referente económico serio. No será fácil, pero este será un vago intento de dar luces del estilo y la estrategia de este político tradicional con tintes dictatoriales y mesiánicos disfrazado de progresismo.

Los mensajes ambiguos y las mentiras sutiles que quedan fácilmente en el olvido hacen parte de las herramientas más usadas por Gustavo Petro, que tiene clara la falta de memoria y de curiosidad de la opinión pública facilitando su tarea. Además, los mensajes de indignación y las ideas llenas de sofismas lo ayudan a crear un ejército de aliados que se encargan de replicar el mensaje, cualquiera que este sea, pues en este nuevo mundo, lo importante no es llegar a la verdad, sino, tener la razón.

Uno de los casos más populares de su estilo, tiene que ver con su hoja de vida académica, cuestionada y puesta en evidencia en varias entrevistas y medios de comunicación nacionales. Hace ya casi una década, se ha venido indagando sobre el supuesto doctorado de Gustavo Petro de la Universidad de Salamanca, título que nunca ha sido comprobado, sin embargo, en el sitio web congreso visible, se reporta dicho doctorado, así como algunas maestrías y especializaciones, que nunca han sido verificadas. Sin embargo, eso no importa, al final la confusión es suficiente para este personaje que como si se tratase de un manual de populismo y manipulación de masas, seguirá en las sombras, sin dar luces de verdad, pero dejando con un conveniente halo de misterio, las ideas que quiere implantar en la opinión pública, como esa mentira que repetida mil veces se convierte en verdad.

Otro llamativo caso es el de la solapa de su nuevo libro “Una vida muchas vidas”, en la cual fiel a su estilo, de manera ambigua se hace entender como si Gustavo Petro fuera constituyente, sin embargo, su participación se destaca por su ausencia como ya lo han corroborado diferentes personajes que realmente participaron como constituyentes y puede ser verificados en los anales de este importante momento de la historia de Colombia.

Los anteriores son solo algunos de las situaciones más llamativas de como Petro usa la desinformación para crear su propia realidad, sin embargo, son muchos más los casos, algunos de ellos más técnicos, en los cuales este personaje con gran deshonestidad intelectual busca presentar la información de tal manera que le ayude a seguir construyendo su imagen de erudito, víctima y salvador. Hoy muchos están convencidos de que él es el gran visionario de la transición energética, algunos también creen que las crecientes exportaciones de aguacate de Colombia hacia Europa son gracias a su revolucionaria mente, y algunos otros, después de escuchar a Petro mencionar algunos aspectos tal vez mal entendidos por el mismo Petro, de la teoría monetaria moderna, terminarán convencidos que las grandes emisiones de moneda son una buena idea para Colombia, teniendo casos cercanos de fracaso de estas políticas como en Argentina, o sin importar, que ya muchos referentes mundiales del tema, en artículos científicos y de opinión, lo contradicen.

Este fenómeno de la desinformación continuará su camino y no solo será herramienta de hábiles personajes como Gustavo Petro que como político con más aliados en redes sociales, solo comparable con su amigo y aliado Daniel Quintero en Medellín, que, en poco tiempo, se ha convertido en un artista del populismo, con un fastuoso uso de la manipulación de las redes sociales, siendo referente del mercadeo político local. En conclusión, estas serán en general unas peligrosas armas de cualquier representante de populismos sean estos de izquierda, de derecha o de centro; eso al final no importa, pues lo importante será ganar elecciones, derrotar al enemigo y alcanzar metas poco realistas y megalómanas que poco tendrán que ver con el bien común, solo sirviendo para enaltecer el ego del redentor dado.

About the author

Mauricio Alejandro Molano Quiroz

Ingeniero Civil. Edil Comuna 14.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.