Pax Drummond

El asunto de hoy es el pan diario que se repite a lo largo y ancho del planeta. Multinacionales que quieren imponer su ley, presionar económica y políticamente a gobiernos endebles para mantener sus ganancias, sin ofrecerle nada al pueblo sufrido, arrasando con el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible, sin tener un mínimo de conciencia sobre sus acciones; tan solo miran al ego de su Junta Directiva, conformada en su mayoría por extravagantes y peligrosos ricachones quienes creen que el Dios Dinero lo puede todo, que solo sirve lo que quieran imponer, que miran por encima del hombro a los demás, que titiritean a gobernantes con generosos aportes, acomodan legislaciones con rábulas cínicos, acompañados de guías de presencia para sus cositas personales, riéndose de quienes no están de acuerdo, eso sí, con sus arsenales listos para arreglar los temas. Concretando, en Colombia para sobrevivir se necesita tener el visto bueno de ciertas multinacionales, no se puede tener conciencia ambiental para no irritar a estos ricachones, quienes se han apoderado de los medios de comunicación para mostrar su falsa santísima trinidad.

 

¿Quién es el demandante y cual es el caso? Pax Christi, organización no gubernamental con participación de la iglesia católica y entidades extranjeras. Ha jugado roles importantes en procesos de diálogo en Colombia, así como apoyos a pequeñas comunidades, principalmente étnico; aunque en pocos de sus miembros se levanta cierto anticolombianismo, pero eso no le quita respeto a la denuncia del caso. Hace unos días, emitió un comunicado alertando sobre los posibles nexos de Drummond Ltd., empresa que tiene un sinnúmero de columnas no propiamente por sus buenas acciones, sino por los problemas antiambientales y antisostenibles que ha generado a lo largo de su presencia en el país. El informe se llama EL LADO OSCURO DEL CARBÓN, del cual ya lo han comprobado los habitantes de la costa, la fauna, la flora y el mar en la costa atlántica; de ahí se pueden extraer ciertos apartes: “PAX Países Bajos – la sección holandesa de Pax Christi Internacional – ha pedido a Essent, Nuon, E.ON, Electrabel Delta y dejar de comprar «carbón sangre» colombiana de las empresas mineras de Drummond y Prodeco. Estas empresas mineras deben contribuir primero en el reconocimiento y la compensación de las miles de víctimas de la violencia paramilitar en torno a sus minas en el período 1996-2006, y se oponen activamente a los abusos de derechos humanos vigentes. Drummond y Prodeco pagan los paramilitares e intercambiaron información estratégica con ellos, de acuerdo con las declaraciones de los perpetradores y testigos en el informe de investigación «El lado oscuro del carbón», que PAX ha presentado hoy, 30 de junio de 2014, al Ministro de Cooperación para el Desarrollo, Lilianne holandés Ploumen”.

 

Hay antecedentes cercanos a este caso; la muerte de sindicalistas en el 2003, donde han sido muy mencionados, incluso, cierto expresidente (Cacique del Centro Democrático y supuesto líder de oposición, ¿o saboteo?) tuvo que viajar a una Corte en EEUU para mentir sobre la transparente conducta de estos muchachos. Encima de esto, los daños ambientales generados por la negligencia de ciertos empleados a la hora del transporte del carbón, con daños irreparables tanto en la parte terrestre como en la marina de la costa, como el derrame de toneladas de carbón, lo cual para Drummond pareció un chiste ahí, pero que para el país es una humillación de la cual será muy difícil reponer. Ah, en los últimos días se ha generado una mortandad de pelícanos en la costa magdalenense, entre cuyas causa (la más probable) estarían generadas por la presencia del polvillo negro en su hábitat. Este caso debe ser objetivo primordial por parte de las autoridades ambientales (si es que se avispan algún día). Solo sugeriría algo;  en vez de pedir que no compren el carbón colombiano, más bien deberían encaminarse hacia la salida de esta empresa del país, así como el congelamiento de sus acciones, que seguro, estarán repitiendo a lo largo y ancho del planeta.

 

¿Qué argumenta el demandado? Aclarando que lo de argumentar suena figurado, la Drummond emitió hace unos días un comunicado en los principales medios de comunicación, a manera de publicidad de realities mediocres, con los siguientes párrafos: PAX ha tergiversado los hechos sin realizar esfuerzo alguno por investigar y presentar la verdad honestamente. La historia contada por PAX podría ser utilizada para una buena novela, o posiblemente para una buena película de ficción, pero lo dicho allí de ninguna manera representa la verdad acerca de Drummond en Colombia o de la industria del carbón en el país. PAX se presenta como una organización que se basa en una ideología religiosa, pero publica este informe que no respeta la verdad y es degradante para Drummond, sus empleados y para Colombia”“No entendemos la confianza absoluta de PAX en las “declaraciones” buscadas por abogados de víctimas, conformadas por personas y familias supuestamente perjudicadas por el accionar de grupos paramilitares ilegales. Estas “declaraciones” fueron tomadas a individuos condenados quienes han hecho acusaciones falsas y contradictorias contra Drummond y su operación en Colombia. Reiteramos que estas declaraciones no fueron tomadas bajo juramento, contienen información falsa, y su contenido ha sido contradicho por el testimonio de las mismas personas. Varios de estos testigos citados en el informe recibieron pagos de los abogados durante el tiempo en que dieron sus declaraciones”. Aquí se ve un insólito caso de que supuestos libretistas de novela son expertos en minería; puede que los testimonios de condenados no sea el ideal, pero si tienen las pruebas para afirmarlos, la ley los debe tener en cuenta. Dicen que las declaraciones obtenidas por la ong no fueron juramentadas, entonces, ¿si han sido bajo esta condición todos los perjuicios causados contra el país, mediante derrames de carbón, incumplimientos en compromisos sociales y bloqueo a reparaciones ambientales? Incluso, reconocidos uribistas como Alberto Bernal se han encaminado en una insólita defensa de los gringuitos.

 

Los veredictos los dan las autoridades ambientales correspondientes (ojalá las gobierne la sensatez), pero para el autor queda la siguiente sensación: Cada vez más se cierra el cerco de la verdad sobre la Drummond.

 

PD1: Aunque es bueno ignorar lo que dice y hace Álvaro Uribe en las redes sociales, pero hay que estar alertas frente a los “trabajitos” de su movimiento desde el Congreso. No se pueden esperar cosas buenas ahí.

 

PD2: ¿Cierto que no salió nada bueno a nivel ambiental y sostenible de una feria petrolera que se llevó a cabo en días pasados en Bogotá?

 

[author] [author_image timthumb=’on’]https://scontent-a-atl.xx.fbcdn.net/hphotos-frc3/t1/1780782_1404465043144690_1197510993_n.jpg[/author_image] [author_info]Pedro José Rivera Giraldo Ingeniero de Petróleos de la Universidad de América (Bogotá, 1994) y Especialista en Gerencia de Mercadeo de la Universidad del Rosario (Bogotá, 2002). Consultor Independiente en Materia de Mercadeo así como el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible en la Industria. Creador de la Conciencia Ambiental (tiene su propio blog: Conciencia Ambiental (El País, España), algo que falta en Colombia; escritor en Al Poniente y Bajo la Manga. Ha elaborado varios ensayos como Marketing Político Alternativo, Marketing Ambiental Alternativo (EMA), Marketing Curriculum Alternativo, Marketing Empresarial Alternativo, y Tips de Marketing Alternativo. Twitter: @petroides. Leer sus columnas.[/author_info] [/author]

 

About the author

Notas Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. En este espacio publicamos puntos de vista de los integrantes, información de aliados y patrocinadores, boletines e informaciones externas y notas de ciudad.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.