Opinión Política

Nos ven como súbditos (Por qué tiene que pasar la monarquía)

El mundo occidental está en una encrucijada, como viene ocurriendo cada vez que el modelo económico llega a cuellos de botella Las salidas son siempre terribles: el colonialismo y el imperialismo en el último tercio del siglo XIX, la Primera Guerra Mundial, limpiezas étnicas, es decir, genocidios, el auge de los fascismos, la segunda guerra mundial, las dictaduras…

Los teóricos socialdemócratas cometieron errores de bulto al pensar que se podía sin más domesticar al capitalismo.

En cada uno de esos momentos siempre hubo una tensión entre posiciones emancipadoras y posiciones reaccionarias. Unas buscaban reconocer derechos a las mayorías; las otras, mantener la estructura de privilegios. En esa tensión, los que hablaban en nombre de la democracia y los derechos de las mayorías, se equivocaron muchas veces profundamente, pero no vamos a olvidar que esos errores casi siempre eran una reacción a los que les tenían la rodilla en el cuello y no les dejaban respirar. No vale que te pongan la zancadilla y cuando estás en el suelo te digan que ibas por mal camino.

Los teóricos socialdemócratas cometieron errores de bulto al pensar que se podía sin más domesticar al capitalismo. Terminaron por no entender que en las sociedades de clases, la tensión entre las élites privilegiadas y los derechos de las mayorías nunca desaparece. Y que cuando las mayorías se despistan, las oligarquías regresan y vuelven a convertir las democracias en dictaduras con elecciones y a las dinastías reales en estercoleros monoculturales.

Thomas Humprey Marshall (que no es el del Plan Marshall), publicó en 1949 un libro sobre los derechos de ciudadanía que marco época. Desde entonces, entendemos la ciudadanía como derechos civiles, políticos y sociales. Pero Marshall se equivocó en algo esencial, porque creyó y trasladó la idea de que los derechos de ciudadanía son irreversibles. Y es un error de bulto. Cada vez que la ciudadanía se relaja, cambia la correlación de fuerzas y los derechos se pierden.

En España, la monarquía ha sido el cemento de las oligarquías. Por eso, tradicionalmente, al lado de la monarquía ha estado el dinero comprando, la iglesia bendiciendo, el ejército golpeando, la universidad legitimando y los medios de comunicación aplaudiendo y ocultando.

Uno de los factores esenciales para que no nos relajemos, es que los medios de comunicación nos recuerden que los derechos que no se defienden, se pierden. Pero no lo hacen. Porque sus dueños quieren que pensemos precisamente lo contrario. Los poderosos siempre tienen más posibilidades de reunirse que las mayorías. Funciona más eficazmente Davos, el Banco Mundial, el FMI que la Confederación de sindicatos europeos, Naciones Unidas, el Foro Social Mundial o cualquier internacional de izquierdas.

En España, la monarquía ha sido el cemento de las oligarquías. Por eso, tradicionalmente, al lado de la monarquía ha estado el dinero comprando, la iglesia bendiciendo, el ejército golpeando, la universidad legitimando y los medios de comunicación aplaudiendo y ocultando.

Hay una cloaca que comunica a Villarejo con el Rey Emérito, al Rey Emérito con el Rey Felipe VI, a la trama de corrupción donde ha estado el Partido Popular con los empresarios corruptores que hacían obra pública con trampas, hay una cloaca en las altas instancias policiales que comunica con la Brigada Político y Social franquista que comunica a su vez a Conesa, Billy el niño, Villarejo, los GAL y a todos los partidos que estuvieron de acuerdo en hacer ejecuciones extrajudiciales. Hay una cloaca perfumada, bien iluminada y bien sintonizada que todas las mañanas les dice a las víctimas que amen a sus verdugos. Cuando no defendemos bien nuestros derechos, nos los terminan quitando.

La Fiscal General del Estado, Dolores Delgado, actual pareja de Baltasar Garzón, que es -y todavía no lo entiendo- abogado de los comisarios de la policía política del PP, Eugenio Pino, Enrique García Castaño y Carlos Salamanca, se reúne con Eduardo Inda y Manuel Cerdán, periodistas de las cloacas, el día después de que el Juez García Castellón, firmara la liberación de Villarejo. Liberado porque ni el juez ni la fiscalía han hecho bien su trabajo y han dejado que salga a destruir pruebas y a continuar sus amenazas como gran cloaquero. Es un maldito escándalo. Y encima nos tratan como a imbéciles y publican corriendo una entrevista en OK Diario a ver si cuela. Sin fotógrafos ni fotos, porque no las hicieron, sin el jefe de prensa, porque no fue, y, qué curioso, con el número dos de la fiscalía. Y en un piso secreto.

La fiscal general del Estado reunida con el periodista aliado de Villarejo que publicó noticias falsas entregadas por Villarejo para influir en la marcha de la política española. El mismo Villarejo amigo de mi querida Ana Rosa Quintana y amigo de Antonio Ferreras que me quiere menos. Dos de los periodistas más influyentes de España intimando con un señalado delincuente como Villarejo.

¿El resultado? Informaciones, casi siempre falsas, como el Informe PISA, la falsa financiación de Podemos, el teléfono robado a Dina por las cloacas, acusaciones falsas de malversación o facturas falsas…. Informaciones que siempre beneficiaban al bipartidismo y al Ciudadanos de Albert Rivera.

En España, la legitimidad monárquica sigue siendo para las élites superior a la legitimidad democrática. Son muchas instituciones del Estado y unos pocos , esa gente gritando bajo el sol ¡Vivan los Reyes! Que es la versión moderna del “Vivan las caenas” con revistas ilustradas con reportajes del palacio de Marivent bajo el brazo.

Todo esto es así porque las élites nos ven como súbditos.

¿Entendemos por qué se han vacunado la infantas?

¿Entendemos por qué está el Emérito en Dubai a cuerpo de rey con toda la pasta que tiene que es incapaz de decir de dónde la ha sacado?

¿Entendemos por qué la Agencia Tributaria le echó una mano a la Infanta Cristina y las dos al Emérito pero para ayudarle?

¿Entendemos por qué no le llega el Ingreso Mínimo Vital a toda la gente que le tenía que llegar?

¿Entendemos por qué cuesta tanto que el PSOE cumpla los acuerdos de gobierno y se regulen los alquileres para que las colas del hambre sean menos dolorosas?

¿Entendemos por qué el PP, con cientos de casos de corrupción, grita todos los días echando espuma por la boca y por qué Aznar, que metió a España en la guerra de Irak con mentiras, sigue mintiendo en los medios de comunicación que le invitan a la ceremonia el ruido?

¿Entendemos por qué hay jueces de extrema derecha que dicen barbaridades y otros más prudentes pero que también hacen barbaridades?

¿Entendemos por qué intentan imputar todos los días con alguna estupidez a la gente de Podemos?

¿Entendemos por qué se han permitido en Madrid manifestaciones sin ninguna regulación de fascistas, negacionistas y defensores de la educación privada, pero se prohíben concentraciones reguladas y con seguridad que luchan por los derechos de la mujer el 8M?

¿Entendemos por qué los malos de este país para los medios son los de Podemos, aunque Podemos sea minoría en el gobierno?

El 15M dijimos aquello de dormíamos y despertamos. Pues a ver si es verdad.

Esto fue escrito por

Juan Carlos Monedero

Es licenciado en Ciencias Políticas y Sociología en la Universidad Complutense de Madrid. Hizo sus estudios de posgrado en la Universidad de Heidelberg (Alemania). Actualmente es profesor titular de Ciencia Política y de la Administración en la Universidad Complutense de Madrid (con dos tramos de investigación -sexenios- reconocidos).

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.