Educación Opinión

Medellín avanza hacia la transformación educativa

Mientras unos abren vías y levantan puentes, otros abren mentes y levantan generaciones

Para julio de 2020, en Medellín se habían identificado 105 mil estudiantes sin conectividad ni equipos de cómputo. ¿Qué se está haciendo en Medellín para transformar la educación, cerrar la brecha digital y superar este doble desafío?


Existen temas fundamentales que trascienden cualquier ideología o matiz político. Figuras que representan ideales tan distantes como Fernando Londoño Hoyos y Jorge Enrique Robledo coinciden en que la clave para el desarrollo y el progreso de una sociedad está en la educación. Hoy día, quien no tiene conectividad está en una situación de desventaja irreparable frente a quienes sí tienen acceso este servicio que, bien manejado, es un instrumento cultural de primer nivel. La diferencia no está en el “qué” sino en el “cómo”.

Los dos informes de la «Misión de Sabios» (1994 y 2019) han señalado la necesidad de revisar y modificar nuestro modelo educativo. En Medellín hay dos apuestas orientadas a esta transformación educativa: el Colegio del Futuro, que forman al estudiante, y los Computadores Futuro, que le brindan herramientas al estudiante.

Evolución y Transformación

La política pública «Colegios del futuro» hace de Medellín una ciudad pionera a nivel nacional y un referente en Latinoamérica de innovación educativa. Esta propuesta plantea una nueva metodología en el aprovechamiento de herramientas tecnológicas y en la capacitación de docentes para formar la generación de la cuarta revolución industrial.

Desde sus tres lineamientos (propuesta de modelo pedagógico, infraestructura educativa y el rol del docente) «Colegios del Futuro» permite a rectores, docentes, estudiantes, repensar tanto sus modelos pedagógicos, infraestructuras educativas, el rol de los docentes sino repensar sus proyectos educativos institucionales.

Pero, ¿de qué sirve este aprovechamiento de tecnología si no se cuenta con el recurso tecnológico ni mucho menos acceso a Internet?

Cerrando la brecha digital

Más que un despliegue de TIC, la propuesta de convertir a Medellín en un Valle del Software requiere superar tres desafíos: la baja penetración de Internet, la escasez del recurso tecnológico en la población estudiantil y la conectividad o acceso a Internet. La pandemia evidenció las carencias de una inequidad digital enorme.

Para superar esta brecha, se adelantaron varias estrategias: «Hogares Digitales para la Educación» (acceso a Internet de bajo costo para las familias de estudiantes de estratos 1 y 2); la «Donatón Tecnológica» (que hasta el momento ha recogido 1.000 equipos de cómputo y 53.235 sim cards para igual número de estudiantes), el préstamo de equipos por parte de las instituciones educativas (beneficiando a decenas de estudiantes por institución), pasando de 105 mil estudiantes a 69.425.

Por su parte, el presupuesto para educación en 2021 viene con 100 mil millones en dotación tecnológica, dirigida a las 229 instituciones educativas oficiales. La meta es pasar de un computador por cada seis estudiantes, a un computador por estudiante. Es aquí donde entran las estrategias «Computadores Futuro» y «Computadores para Educar».

Ampliando el parque tecnológico

Más de la mitad de votantes en las jornadas de Presupuesto Participativo respaldaron 18 proyectos educativos, y 80.880 personas votaron a favor de «Computadores Futuro», que entregará equipos de cómputo a miles de estudiantes de Medellín. Un abrebocas de esta estrategia fue la entrega este 11 de febrero de 3.000 equipos de cómputo ChromeBook e igual número de sim cards a los estudiantes de las Instituciones de Educación Superior adscritas al Municipio de Medellín y la Gobernación de Antioquia.

A esta labor se suma «Computadores para Educar», un programa del Ministerio de las TIC que el pasado 24 de febrero entregó 2.225 equipos a 20 instituciones educativas oficiales priorizadas por la Secretaría de Educación.

De esta manera se supera cada vez más la brecha de la inequidad digital y se fortalece, con hechos, la apuesta por la educación; una apuesta a mediano y largo plazo cuyos frutos se recogerán a futuro. La transformación de una sociedad pasa por su educación; si se transforma la educación se transforma todo. La transformación de Medellín es imparable.