Economía Internacional Opinión Recomendados Selección del editor

Lecciones de un barco encallado: Una alternativa al Canal del Suez

El ser humano a lo largo de la historia ha sido un explorador, desde que se estableció en diferentes puntos del planeta en el período prehistórico del Neolítico, es por esto que las rutas comerciales han servido como un medio para el intercambio de mercancías, conocimiento y cultura, creando un nexo entre los diferentes asentamientos en el globo terráqueo.

Al referirnos a algunos de los grandes exploradores de la humanidad como Zhan Qian el primer explorador que descubrió el Asia Central en el siglo II para la Dinastía Han de la antigua China y por el cuál se fomentó la primera ruta que transportaba seda desde China hacia los países del Asia Menor y el Mediterráneo.

También,  el explorador Zheng He quién descubrió en 1405 las primeras rutas entre el Mar de la China Meridional, pasando por el Océano Índico (sur de India) hasta llegar al Mar Rojo entre África y la Península Arábiga, hoy trayecto bastante concurrido por los barcos de carga desde los puertos de China pasando por el Canal del Suez hasta los puertos europeo.

Posteriormente, Cristóbal Colón entre 1492 y 1493  en su intención de buscar nuevas rutas hacia la India, descubrió no solo un ¨Nuevo Mundo¨, sino también una ruta entre América y España a través del Océano Atlántico. Otro gran explorador fue Vasco da Gama quién descubrió la ruta desde Portugal hasta la India pasando por el Cabo de Nueva Esperanza por el sur del continente Africano en 1497 y en 1519 Fernando de Magallanes cruzó el océano Atlántico hasta llegar lo más a l sur del continente americano donde atravesó el hoy llamado ¨Estrecho de Magallanes¨ cruzando al océano pacífico del continente americano cruzando todo el océano hasta llegar a la actual isla de Guam en las Islas Marianas y posteriormente la actual Filipinas en 1521.

Los exploradores mencionados (Aunque no sean todos los exploradores conocidos) tienen algo en común y era la búsqueda de alternativas de rutas comerciales de manera constante, en donde no solo descubrieran nuevas formas de movilizar las mercancías como especias, plata, pieles, etc. Sino también la propagación de los patrimonios culturales y conocimiento a través de estas rutas marítimas en todo el mundo.

En la actualidad, después de lo ocurrido con el barco de carga ¨Ever Given¨ en el Canal del Suez, nos invita a pensar en alternativas para mantener las dinámicas de transporte fluvial en el mundo. No fue la paralización de la globalización, pero si fue una grandísima suspensión de la cadena de suministros que comprende de un 10% al 15% del comercio mundial que según la Autoridad del Canal del Suez, es lo que transita por este gran conducto.

La actual dependencia del  Canal de Suez ha obligado a pensar en la necesidad de diversificar las rutas marítimas estratégicas a medida que crece el volumen del tráfico marítimo, una alternativa es la llamada ¨Ruta del Norte¨, que inicia por el mar de Bering (Entre Rusia y el estado de Alaska en EE.UU.), transitando por el Océano Glacial Ártico en el norte de Rusia, pasando por el mar de Noruega hasta el mar del Norte, con una extensión aproximada de 7.000km.

Proponiendo un caso hipotético, por esta ruta pueden salir los productos de ¨la fábrica del mundo¨ desde los Puertos de Shangai, el puerto de Shanzhen o el puerto Guangzhou a través de del Mar de China Oriental para acceder por el Mar de Bering y poder llegar al principales Puertos de Europa como el Puerto de Rotterdam en Países Bajos, el Puerto de Hamburgo o Bremen en Alemania e incluso llegar al Puerto de Algeciras en el estrecho de Gibraltar.

Esta ruta hoy en día ya cuenta con capacidad técnica como los barcos ¨Rompe Hielo¨ en caso de que sea interrumpida por capas de hielo. Un asunto a tener en cuenta, es que por efectos del calentamiento global se han abierto gran parte de esta ruta polar de acuerdo con el Instituto Polar de Noruega.

La otra alternativa que ya se ha usado antes, es la Ruta del Cabo de Buena Esperanza por el sur de África. De acuerdo con el estudio de la empresa Vessels Value, si un barco de carga como el Ever Given con 200.000 contenedores sale del puerto de Kaohsiung en Taiwán, hacia el puerto de Rotterdam en Países Bajos a una velocidad aproximada de 16.43 nudos (Aproximadamente 30.4 Km/h), usando el Canal del Suez la distancia recorrida sería de 10,000 km en 25.5 días, pero usando la ruta alrededor del Cabo de Buena Esperanza la distancia recorrida sería de 15.002 Km en 34 días.

Esto representa más tiempo, más combustible y más costos que podrían verse trasladados a nosotros los consumidores.

Existe una imperante necesidad de buscar alternativas que nos facilite la fluidez del transporte marítimo. La Ruta del Norte es una clara alternativa, sin embargo al estar muy cerca de Rusia, muchos países occidentales lo ven como una zona de influencia hegemónica de este país sobre esa ruta, razón por la cual ven con recelo esta alternativa.