Opinión Selección del editor

La Iglesia Católica colombiana y el caso Martha Liria

Hasta el final le proponen la nueva —implantada— reflexión. Y une a todos los católicos (que son mayoría en Colombia) a rezar por ella, para que siga viviendo… La invita a misa y a seguir los pasos de Jesucristo, a asumir el dolor hasta la muerte, porque así lo hizo él y así (me imagino que es lo que pretende) lo deben hacer los católicos: acompañarlo, cargar la cruz aún sin movimiento o próximo a perderlo…


Martha Liria Sepúlveda, la mujer de 51 años que, gracias a la sentencia C-233 de la Corte Constitucional de Colombia de extender la eutanasia a pacientes no terminales, tenía programado el domingo diez de octubre, a las siete de la mañana, para aplicarse la eutanasia activa (valga la acotación etimológica: eu, bien, y thánatos, muerte: «buena muerte» o «buen morir»), siendo la primera persona colombiana en recibirla, si no fuera por el Comité Científico Interdisciplinario que canceló el procedimiento rectificando la decisión del primer Comité.

Ante esto, y posiblemente influyendo desde la invocación moral-religiosa a los doctores, la Iglesia Católica, en voz de monseñor Francisco A. Ceballos E., de la Congregación del Santísimo Redentor, obispo de la Diócesis de Riohacha, presidente del Departamento de Promoción y Defensa de la Vida de la Conferencia Episcopal de Colombia (¡uf!), se pronunció el seis de octubre.

Referiré y comentaré el Comunicado a la a la [así aparece y así seguirá] opinión pública a propósito del caso Sra. Martha Liria Sepúlveda Campo. Sin más preámbulos (que son muchos: hay que ver las noticias antes, durante y después —este escrito suma otras páginas al tema— del procedimiento), empecemos.

Ante las múltiples peticiones de fieles católicos que piden orientación o un pronunciamiento de la Iglesia Católica en Colombia, en cuanto al testimonio de la señora Martha Liria Sepúlveda Campo, quien ha pedido la eutanasia activa para darle fin a sus sufrimientos, como Obispo de la Diócesis de Riohacha y Presidente del Departamento de Promoción y defensa de la vida, manifiesto lo siguiente:

¿Cómo se presenta el obispo? Como alguien a quien le piden intersección, para que oriente, para que ilustre a las ovejas con su «lucidez».

De acuerdo con nuestras más profundas [lo subrayado es de mi cosecha] convicciones cristianas, la muerte no puede ser la respuesta terapéutica al dolor y al sufrimiento en ningún caso. La muerte propiciada mediante el suicidio asistido o la eutanasia no resulta compatible con nuestra interpretación de la dignidad de la vida humana, como sí lo es la utilización de los cuidados paliativos.

Según él (y la Iglesia en general), la muerte, por medio del suicidio asistido (concepto desviante y comprometedor: a diferencia de la eutanasia, que administra el personal médico, el suicidio asistido ocurre cuando el paciente se autoadministra el medicamente que otro le provee) no es la respuesta; de modo que los cuidados paliativos sí lo son: lo que Martha necesita es conllevar su esclerosis lateral amiotrófica (ELA) con la ayuda de otras personas, a fin de no morir antes de tiempo, sino de preservar la vida —que no la existencia: según Freire: «Existir es más que vivir porque es más que estar en el mundo. Es estar en él y con él. […] Trascender, discernir, dialogar (comunicar y participar) son exclusividades del existir»— solo por vivirla, aunque sea sin interés, independiente a las motivaciones de la persona, parecido al canon sacramental ex opere operato («del trabajo realizado»), como si Dios habitara la vida porque es vida y no ex opere operantis («de la actividad del agente»): Dios habita la vida porque hay una persona de por medio; o Dios habita la vida gracias a que una persona existe en ella. Pero dejemos estas consideraciones.

Como pastor de la Iglesia católica, con mucho respeto y mucho cariño, le quiero manifestar a mi hermana Martha que no está sola, que el Dios de la vida siempre nos acompaña. Que su tribulación puede encotrar [falta la N de no] un sentido trascendente si se convierte en una llamada al Amor que sana, al Amor que renueva, al Amor que perdona.

Justamente, y para alimentar la contradicción, el Dios de la vida es el mismo que ella invoca: Dios no me quiere ver sufrir a mí.

Martha, la invito a reflexionar serenamente sobre su decisión; ojalá, si las circunstancias se lo permiten, lejos del acoso de los medios de comunicación que no han dudado en tomar su dolor y el de su familia, para hacer una suerte de propaganda de la eutanasia, en un país profundamente marcado por la violencia.

¿El obispo tendrá en cuenta el tiempo de reflexión que tuvo Martha, desde que saludó su enfermedad hasta ahora que busca la eutanasia como fin del dolor sufrido y por sufrir? ¿O acaso dirá serenamente para que se desentienda de todo lo pensado y trabaje con los elementos de la Iglesia, en especial los que se hacen días antes del procedimiento? ¿La autodefinida propaganda de la eutanasia es una invitación a la violencia? ¿Qué relación implícita —o explícita— hay entre la propaganda de la eutanasia —que, insisto, es su interpretación del acoso de los medios de comunicación— y la violencia que ha marcado al país? No creo que haga falta recordar, en la época de La Violencia, a los padres conservadores incitando al odio bipartidista desde los púlpitos, la ingenuidad maliciosa de rezanderos con que ha «hecho patria» la Iglesia, ni la propaganda antieutanasia de los medios católicos, colmado con Vatican News.

Conviene meditar las palabras del Papa Benedicto XVI cuando afirmó que «La verdadera respuesta, ante el dolor, no puede ser, de hecho, dar la muerte, aunque sea dulce, sino testimoniar el amor que ayuda a afrontar el dolor y la agonía de un modo humano» (Ángelus, 1/1/2009).

Otra vez repensar, en base a este juicio, lo pensado. Y la cita de autoridad para una mujer católica apostólica romana. Sin embargo, eso de testimoniar el amor, o resulta una imposición de la cual no hay efugio, o Martha la replantea con la muerte digna.

Para rodearla en su reflexión, invito cariñosamente a todos los católicos para que nos unamos en oración por nuestra hermana Martha, por su hijo, por sus familiares y por los profesionales que la están asesorando, para que el Dios de la Vida, que es Amor Sumo, la colme con su misericordia. También invito a Martha Liria a la Eucaristía que ofreceré el próximo nueve de octubre de 2021 [el sábado antes de la fecha prevista], a las ocho de la mañana [una hora después de la hora prevista], desde la Iglesia Catedral Nuestra Señora de los Remedios de Riohacha, en la cual oraremos por su vida, para que el Señor, quien asumió el dolor hasta la muerte y una muerte de cruz, le dé el valor de acompañarlo, hasta la misma cruz.

Hasta el final le proponen la nueva —implantada— reflexión. Y une a todos los católicos (que son mayoría en Colombia) a rezar por ella, para que siga viviendo… La invita a misa y a seguir los pasos de Jesucristo, a asumir el dolor hasta la muerte, porque así lo hizo él y así (me imagino que es lo que pretende) lo deben hacer los católicos: acompañarlo, cargar la cruz aún sin movimiento o próximo a perderlo…

Fuente de la imagen: Noticias Caracol

 

 

Esto fue escrito por

Alejandro Zapata Espinosa

Estudiante de Licenciatura en Literatura y Lengua Castellana del Tecnológico de Antioquia.

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.