Cultura Opinión Selección del editor

La dinámica de la tertulia: Otra forma de aprender y enseñar

Esta alternativa de enseñanza evita la desmotivación y el fracaso escolar, dándole creación de sentido a educar desde la vivencia, y en este caso, los niños y adolescentes toman más conciencia de que lo que están aprendiendo funciona más en la práctica y toma sentido en la realidad y en el diario vivir.


“Somos seres de transformación y no de adaptación”
Paulo Freire.

Las tertulias en general tratan de la construcción colectiva de significado y conocimiento en base a un dialogo sobre uno o varios temas que se desean exponer, profundizar, poner en el ambiente algo que desea analizarse entre varias personas que no necesariamente conocen por igual el tema o lo cual se está enseñando. Hoy en día las tertulias se desarrollan en base a las mejores creaciones de la humanidad en distintos campos: desde la literatura hasta el arte o la música, el cine, entre otros.

Se manejan varios principios para hacer efectiva una tertulia. Tengamos en cuenta que la opinión es importante para la selección y procesamiento de la información, esto favorece la creatividad y autoestima. Desde una visión, la idea de la tertulia en cualquier contexto es observar la práctica y capacidad del lenguaje durante la interacción social. En estos espacios el aprendizaje se enfoca hacia el cambio personal y social desde una visión positiva del ser humano.

Se aprende también a evitar la exclusión social puesto que todos compartiendo conviven en este tipo de aprendizaje. Desde allí los que se están educando participan en la toma de decisiones desde un interés. Aquí en este último entra la solidaridad entre los integrantes del grupo. Esta alternativa de enseñanza evita la desmotivación y el fracaso escolar, dándole creación de sentido a educar desde la vivencia, y en este caso, los niños y adolescentes toman más conciencia de que lo que están aprendiendo funciona más en la práctica y toma sentido en la realidad y en el diario vivir.

La igualdad como seres humanos nos debe dar la facilidad de que al entablar comunicación entre diferentes edades y de docente (o profesor) a estudiantes, sin importar la edad, se pueda a partir del principio de la diversidad (en todo sentido) mantener la igualdad desde las diferencias. Esto último en la tertulia debe ser el punto de partida para hacer de esta metodología de aprendizaje un armonioso sistema para que todos participen en la llamada inteligencia cultural. Estamos haciendo inteligentes a niños, jóvenes y adultos desde la práctica y capacidad del lenguaje durante la interacción social.

Así, se potencia el acercamiento directo del alumnado, sin distinción de edad, género, cultura o capacidad, a todo tipo de cultura y al conocimiento acumulado a lo largo del tiempo.

En las tertulias los estudiantes de cualquier edad,  personas interesadas (adultos) o compañeros de grupo se comprometen a leer un número de páginas o capítulos y a leer párrafos que posteriormente leerán en voz alta y se discutirán, y explicarán el porqué de su elección y generando así un debate alrededor de ello. ¡Vale! Realmente no siempre se leen páginas. Las tertulias para los niños pequeños y no tan pequeños, de parte de quien orienta esta dinámica, debe ser creativa, bastante comunicativa, de acción, en donde a ellos se les dé la oportunidad de expresarse aunque se equivoquen para fortalecer su dialogo y su medio cultural y los lazos sociales aprendiendo. Las tertulias para niños deben ser enfocadas en temas y cosas que les gusten a ellos para que se observe poco a poco el aprendizaje o si se trata de temas un poco más rígidos y pesados, deberán ser tratados y llevados al léxico y al entendimiento de los niños para que sean agradables.

Cada persona expresa al resto aquello que le ha suscitado interés, explicando por qué le ha llamado la atención, relacionándolo con vivencias personales, diálogos previos en tertulias anteriores, exponiendo su reflexión crítica al respecto, etc. A través del diálogo y las aportaciones de cada estudiante o persona, se genera un intercambio enriquecedor que permite profundizar en aquello sobre lo que versa la tertulia, promoviendo a su vez la construcción de nuevos conocimientos. A veces alguien asume el rol de moderador para una participación igualitaria entre todos.

Esto fue escrito por

Manuel Andrés Muñoz Ascuntar

Docente en Filosofía, Humanidades y Educación, Especialista en Gerencia de Multimedia (TICs), escritor. Coordinador de Cajienvios (empresa de envio de productos). [email protected]

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.