La desventura

Si una ciudad representa la desigualdad social, así como la cultura del antiambientalismo y la insostenibilidad en Colombia, es Buenaventura (Valle del Cauca). No se entiende como el puerto más importante del país, donde se mueve alrededor del 60% del comercio nacional; no sea capital departamental (no gustará en Cali, se enojará Doña Rosa Halub, pero la lógica es la lógica), no tenga servicios públicos decentes, las vías de transporte y comunicación sean rudimentarias, y no haya pertenencia. Emulando la canción Mi Buenaventura, se podría decir: “Bello puerto de mar, mi Buenaventura, víctima de una sociedad racista y caradura”, es triste que se aísle a sus habitantes (gente calurosa, buena, trabajadora y con una chispa sin igual), ¿es qué no tienen espacio en el país, según la alta sociedad colombiana? En el mundo no hay otro caso de discriminación infame como este.

 

La riqueza natural que posee, incomparable con otros puntos en el país del Sagrado Corazón de Jesús, contrasta con la falta de oportunidades laborales y sociales, situación que es aprovechada por forasteros peligrosos para sus terribles menesteres. Las Farc y el ELN tienen sus frentes afilados y pendientes de cometer fechorías (como en el caso del General Alzate, que por confiado, fue secuestrado por el frente Iván Ríos en el Chocó, algo inaceptable), las AUC y Bacrim no se quedan atrás, atacan a mansalva (satisfaciendo sus desagradables egos), convirtiendo esta región en un campo de concentración, donde nadie tiene derecho a nada, la fauna y flora cada vez tienen menos posibilidades de vivir; y la ingratitud nacional deja a Buenaventura en manos criminales sin ninguna razón para existir, donde todo vale, y la vida no sirve para nada. Como diría el expresidente Darío Echandía: “Este es un País de Cafres”, vaya que lo es.

 

¿Cuáles son los problemas? La pregunta suena estúpida frente a la cruel realidad, pero por formalismo, se debe hacer. Empezando por las Casas de Pique; algo que ni el nazismo pensó aplicar, pese a sus tenebrosas características. ¿Quiénes son las víctimas? Habitantes del puerto, pertenecientes a los estratos más bajos, de sentimientos nobles, a quienes una sociedad desbaratada no les dio oportunidades de salir adelante, y tuvieron que convivir con todos los frentes violentos, bajo la ley del silencio, lágrimas y sangre. ¿Cuál fue su delito o pecado? En unos casos, su color de piel (inexplicable que la exuberante tonalidad afro sea humillada al peor estilo medioevo), en otros no acceder a los requerimientos de delinquir (porque los porteños tienen un alto concepto de la moralidad), ser testigos de acciones nefastas, o peor aún, seleccionados al azar. ¿Qué dicen las autoridades? Por más consejos que hagan los poderes ejecutivo, legislativo y judicial en el puerto; la nación no existe allá o se hace la ciega, todo se queda en promesas hipócritas y faranduleras.

 

Otra perlita; la salud portuaria. Hoy en día, es más fácil contraer un dengue hemorrágico en Buenaventura que en Haití, los servicios de salud no han tenido noticias positivas en 50 años, el agua para consumo humano es peligrosa, la cobertura de servicios públicos tiene más enredos que el proceso de paz, los seiscientos mil habitantes están en medio del caos y la corrupción, ya que sus dirigentes políticos (caso Juán Carlos Martinez) priorizan la acumulación de billete, la satisfacción de sus egos y las falsas argumentaciones de sus convicciones politiqueras. No falta el escándalo en la Alcaldía y el Concejo municipales por año, con destituciones y condenas, pero donde el dinero desfalcado no se ve, y por ende, no se solucionan los problemas de fondo, la impunidad continúa y el pueblo sigue sufriendo en soledad.

 

¿A nivel ambiental y sostenible? son muchos los problemas que en estos campos hay, trayendo como ejemplo el siguiente caso: en el corregimiento Zaragoza, perteneciente al municipio objetivo de la presente columna, se presenta un problema, al cual las autoridades ambientales no han querido prestarle la suficiente atención: en el blog Ecosistemas Tropicales, se denuncia el desvío y la contaminación del Río Dagua, principal fuente del acueducto de la urbe, gracias a la minería ilegal, que explota oro por la pasividad de los entes de control, y la complicidad de los grupos al margen de la ley, llevándose (en ciertos casos a la fuerza) a pobladores para esclavizarlos allá, y si alguien da una voz de alarma, los llevan a bloquear la vergonzosa vía de acceso hacia este país demente y sin conciencia. Mientras tanto, nada se hace, todo sigue igual, y la tristeza aumenta; no hay derecho.

 

Por todo lo anterior, se hacen las siguientes preguntas a manera de conclusión:

  • ¿Porqué la sociedad nacional, principalmente la valluna, no admite de una vez por todas su racismo y se dispone a solucionar el caso? Es inentendible que a la población afro como la de Buenaventura solo la tengan en cuenta en campañas electorales, y en chistes morbosos, que vaina.
  • ¿Cuándo será que miran hacia el país que hay de la cordillera occidental hacia el Óceano Pacífico? No es sino mirar el Chocó, la misma Buenaventura, el Cauca (por racismo y negligencia no tienen un puerto decente) y Tumaco; los ilegales siguen haciendo de las suyas sin que nadie se inmute.

 

PD1: ¿Porqué el Alcalde Petro se quiere meter con desplazados y madres cabeza de familia, cuando lo indicado es aplicar Políticas de Estado? Fallida campaña presidencial 2018.

PD2: Todo indica que en la violencia, las Farc, ELN, AUC, Bacrim y cierta ultraderecha disfrazada de oposición, serían aliados. Un ejemplo sería el caso del General Alzate.

[author] [author_image timthumb=’on’]https://scontent-a-atl.xx.fbcdn.net/hphotos-frc3/t1/1780782_1404465043144690_1197510993_n.jpg[/author_image] [author_info]Pedro José Rivera Giraldo Ingeniero de Petróleos de la Universidad de América (Bogotá, 1994) y Especialista en Gerencia de Mercadeo de la Universidad del Rosario (Bogotá, 2002). Consultor Independiente en Materia de Mercadeo así como el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible en la Industria. Creador de la Conciencia Ambiental (tiene su propio blog: Conciencia Ambiental (El País, España), algo que falta en Colombia; escritor en Al Poniente y Bajo la Manga. Ha elaborado varios ensayos como Marketing Político Alternativo, Marketing Ambiental Alternativo (EMA), Marketing Curriculum Alternativo, Marketing Empresarial Alternativo, y Tips de Marketing Alternativo. Twitter: @petroides. Leer sus columnas. [/author_info] [/author]

About the author

Editor

Editor general de Al Poniente. El contenido de esta columna es de propiedad de su autor, y no necesariamente refleja las opiniones del equipo editorial de Al Poniente.

3 Comments

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • I simply want to say I’m very new to weblog and certainly savored this blog site. Very likely I’m likely to bookmark your blog . You surely come with outstanding writings. Thank you for revealing your blog.

  • I simply want to mention I am just beginner to blogs and certainly savored your blog site. Likely I’m planning to bookmark your site . You definitely have very good article content. With thanks for revealing your website page.