Selección del editor

“La crisis de la política es ética”: Andrés Mesa


¿Cómo empieza su carrera en la política?

Yo inicié en la política desde muy temprana edad. Mi familia no es de origen político, ni soy heredero de ningún clan. Pero desde mi colegio, Samuel Barrientos Restrepo, fui personero y representante de grupo. Empecé en el 2003 en la Universidad de Antioquia a estudiar derecho. Allá me incliné totalmente por el tema político. Comencé a ser parte de la mesa estudiantil de la UdeA, liderando varias protestas en contra del presidente Álvaro Uribe Vélez y de los TLCs. Fui líder estudiantil de la facultad y de la Universidad en general. En el 2006 me metí a la campaña presidencial de Carlos Gaviria. Estuve acompañando al profesor y me acerqué a su postura, pues creo que es una posición liberal progresista que yo sigo compartiendo.

Después de esa campaña, unos amigos me empezaron invitar a reuniones políticas en el directorio liberal de Antioquia. En ese momento era orientado por Bernardo Guerra Serna.  Yo al principio tenía una visión de que el Liberal era un partido tradicional y que había hecho parte del Frente Nacional. Yo no me veía ahí. Pero cada vez que me involucraba en los temas del partido me comenzaba a enamorar de las ideas liberales y de la socialdemocracia.

Entonces yo comencé en la política primero por la formación académica y segundo por los amigos que me metieron en el cuento.

“Los diputados se están quedando callados cuando se roban los recursos públicos.”

Es la primera vez que te vas a lanzar a un cargo de elección popular, ¿Por qué tomar esa decisión?

Efectivamente es la primera vez a un cargo de elección popular. Digamos que uno aspira a elecciones internas, en la organización del partido, a la Asamblea de juventudes; por ejemplo, yo fui el presidente de jóvenes a nivel nacional. También hace dos años logré la presidencia del directorio liberal municipal de Medellín con 4.500 votos en la ciudad y 8.000 votos en el departamento. Una presidencia que no me la endosó nadie, me la gané a pulso con mi grupo de amigos de Andrés Mesa.

Sin duda, el deseo de las personas que estamos en política es aspirar. Yo soñaba con ser candidato y hoy estoy orgulloso por llevar las banderas liberales para promover reformas en pro del desarrollo del departamento. Antioquia es inmensamente rica, pero al mismo tiempo es inmensamente desigual. Hay una brecha increíble entre pobres y ricos. Hay niños y niñas que se acuestan sin comer. Hay veredas y corregimientos que no tienen escuelas aledañas y la población se tiene que desplazar mucho tiempo para llegar a una. El Estado es el que tiene que propiciar las condiciones para transformar esa realidad.

Yo creo que la Asamblea es un órgano importante. Tal vez en Antioquia se desdibuja su rol por el protagonismo que tiene el Concejo de Medellín. Pero estoy convencido que viene una nueva generación de dirigentes, de distintos partidos, que le vamos a dar una luz y un brillo a la Asamblea, para que realmente esos debates que se den allá tengan un eco en el departamento. Creo también que la Asamblea debe tener un rol de defensa de Hidroitunago y que nos digan quiénes fueron los responsables de este fiasco. Es indispensable que en la Asamblea haya dirigentes pendientes de la ejecución de Puerto Antioquia, para que eso no se vuelva un ‘Puerto de Buenaventura’. Es decir, un puerto rico y próspero, pero a su alrededor y de su zona de influencia con zonas profundamente pobres, desiguales, con grupos criminales y con personas en situación de calle. Nosotros queremos que Urabá sea el corazón del desarrollo, que le sirva a Antioquia y a Colombia.

 

Andrés, una campaña a la Asamblea de Antioquia es muy costosa. ¿Cómo se piensa financiar usted?

La crisis de la política es ética. Esto también pasa por la forma en que se financian las campañas. Hace un año, en la elección al Senado y a la Cámara, se hablaban de campañas que se gastaron 20.000.000.000 millones de pesos. Un Senador en cuatro años va a ganar 1.400.000.000 millones de pesos. Los ciudadanos nos tenemos que preguntar entonces cómo va a recuperar ese político la plata que invirtió en las elecciones. La respuesta es clara y concreta: la corrupción.

La corrupción es el principal problema que tiene el país. Es el cáncer que desangra la forma como debería funcionar el Estado, pero también la sociedad. La corrupción es bilateral. Si hay un ciudadano que compra el voto, es porque hay un ciudadano que lo vende. Ésa es la relación que hay que cambiar.

Para la Asamblea de Antioquia hay unos políticos liberales que me mandan a decir: -“oiga, dígale a mesita, que si quiere ser diputado tiene que sacar 2.000.000.000 millones de pesos.” Pues hombre, si yo tuviera esa plata, me dedicaría a hacer otras cosas o seguiría haciendo la política, obviamente por convicción, pero no sería una finalidad en sí misma hacer política como la ven ellos, como un negocio. Para ellos la política no es para servir, sino para servirse y la ven como un negocio.

Nosotros financiamos la campaña con aportes. Privado sí, pero de amigos y amigas. Hemos vendido boletas, acabamos de hacer un bingo donde se vendió empanadas, gaseosa, galletas; vendimos de todo. También hemos vendido bonos a los amigos que nos quieran ayudar con la cuantía que deseen.

Hay amigos también del sector privado que nos han querido ayudar en esta batalla contra la corrupción y quieren que la sigamos dando desde la Asamblea. Es que por ejemplo es increíble solo dos diputados se hayan pronunciado sobre la corrupción del Contralor de Antioquia (un señor que pedía plata para exonerar de responsabilidad a funcionarios públicos de Antioquia). Ningún diputado ha hablado de la corrupción en Indeportes. Tampoco hablan sobre la plata que se les roban a los hospitales en los municipios. Los diputados se están quedando callados cuando se roban los recursos públicos.

 

Es común escuchar que los políticos tienen “votos amarrados”. Esto en razón a que ya tienen un número de votos asegurados con los que cuentan sí o sí. Pero ésta es la primera vez que te vas a lanzar, ¿a qué votante le estás apuntando en esta campaña?

Yo busco dos tipos de votos. Primero los simpatizantes y militantes liberales, es decir a las bases. Esto no hace referencia solo a los miembros del partido, sino a quienes se identifican con los ideales progresistas y socialdemócrata. El segundo es a los votantes de opinión. Este tipo de votantes es hacia donde se debe orientar la política en Colombia. Tenemos que pasar de los partidos tradicionales de maquinaria a los partidos nuevos de opinión. Esto hace referencia a una organización conectada con la ciudadanía, que le proponga soluciones acordes a las ideas que se tienen en la colectividad. Es decir, si la ciudadanía quiere seguridad, pues hay que hablar de la seguridad humana y no de más tropas del Ejército.

Yo llevo un proceso de más de 12 años de militancia en el Partido Liberal. He ocupado las más altas dignidades en juventudes y en la organización municipal, soy el presidente más joven en toda la historia del partido en Medellín. Esto es un mensaje para la juventud, aunque sé que no es fácil porque el Liberal se está manejando muy mal desde Bogotá. Yo creo que es el momento de que César Gaviria se aleje del partido y se retire de la Dirección Nacional Liberal. También es necesario que se demuestre la ética retirando a congresistas cuestionados y a quienes sean de dudosa reputación. Por ejemplo, creo que es necesario retirar a Julián Bedoya del partido.

La política no se puede seguir haciendo como está. A mí me ha pasado que me “voltean” líderes en comunas y en zonas de Antioquia, porque les ofrecen un millón o millón y medio de pesos para que les trabaje a ciertos políticos en campaña. A la final estos candidatos no tienen que ir a los municipios, ni a las veredas, a llevar sus propuestas porque ya mandan el cheque o el giro mensual. La ciudadanía está cansada de la corrupción y por eso fui promotor de la consulta anticorrupción que, si bien no solucionaba todos los problemas, era una manera de pedirle al Estado que generara políticas para frenar este hecho. Yo creo en eso y lo seguiré defendiendo, a pesar de que esto me genere muchos enemigos externos e internos en el partido.

El país entre menos corrupción tenga, más desarrollo habrá. Miren esto, los programas más permeados por la corrupción son los que más afectan a las poblaciones vulnerables, como por ejemplo los restaurantes escolares. Por eso mi primer proyecto de ordenanza es el proyecto de seguridad alimentaria “alfa-omega”, que busque garantizar la alimentación de los niños y niñas en el colegio. Ya que el PAE año a año se está recortando y no está sirviendo. Necesitamos entonces que los niños se levanten y se acuesten comidos. El hambre no es de liberales, ni de conservadores, como decían hace años.

“Sé que el Partido Liberal ha cometido muchos errores, pero él es principal responsable de las más grandes ejecutorias que ha tenido el país.”

Andrés, nos hablaste un poco de problemas dentro del Partido Liberal.  ¿Por qué usted se queda en el Liberal y no acompaña la renuncia de tantos dirigentes y militantes del liberalismo que se salen de las filas del partido para ingresar a Colombia Renaciente y a En Marcha?

A mí me invitaron. Lo hicieron Juan Fernando Cristo y Luis Ernesto Gómez. Pero yo me he formado en el Partido desde muy joven. Mi sueño también es aportar un granito de arena a la transformación del Liberal, yo conozco a muchos liberales muy buenos, pero yo siento que ellos no dirigen el partido. Estas personas creen en el progreso, en la transformación, en la socialdemocracia, en la dignidad humana. Esos liberales de bases creo que no tienen una representación en los cargos políticos.  Por eso decidí quedarme en el partido.

Desde Bogotá César Gaviria y varios congresistas intentaron quitarme el aval para la Asamblea. Ellos me iniciaron investigaciones por doble militancia; porque una vez dije que el Partido Liberal había escogido el camino de la corrupción cuando lo eligieron de presidente. Buscaron sancionarme en las instancias del partido, pero nada de eso prosperó porque no había lugar a ello. Ellos prefieren a alguien que no les diga nada, a un disidente de la forma como se maneja el partido. Yo creo que el partido no debió apoyar a Iván Duque y no debieron dejar solo a Humberto de la Calle (el cual me está acompañando en la aspiración). Yo desde la Asamblea quiero apoyar la implementación del acuerdo de paz.

Sé que el Partido Liberal ha cometido muchos errores, pero él es principal responsable de las más grandes ejecutorias que ha tenido el país. Yo soy de la línea de Rafael Uribe, Jorge Eliecer Gaitán, López Pumarejo; yo soy de ese liberalismo de centro-izquierda. Eso es lo que quiero defender desde la Asamblea. Si no van a poner en ese espacio a Vargas Vil, pues yo quiero estar ahí para confrontar las ideas de ultraderecha, porque cuando Antioquia cambie, Colombia cambiará.

¿Entonces el papel que quieres jugar en la Asamblea es el del control político?

A mí me encanta el control político y me he formado en él. Pero yo también creo que se tiene que proponer. Vamos a apoyar lo que nos parezca conveniente y que esté en los lineamientos del Partido Liberal. Yo desde ya me voy a aponer a cualquier proyecto de privatizar la Fábrica de Licores de Antioquia. Ello es inaudito porque de ahí salen los recursos para la salud y la educación del Departamento. A toda privatización de empresas públicas me opondré. Es más, Antioquia debería generar más institutos públicos, como el del turismo.

Hay que promover también la asociación en el campo. A que el campesino, por medio de cooperativas y de la asociatividad, genere sus propios ingresos. Para eso hay que fortalecer las vías terciarias, eso va a generar equidad. Hay que fortalecer también la educación virtual, sin descuidar la presencial. En Al Poniente hace un año me preguntaron por qué no votar por Sergio Fajardo y una de las razones era la política fracasada de los Parques Educativos. Esto porque no se lograron terminar ni el 70% de ellos (hoy son ”elefantes blancos”). Los municipios no tienen recursos para que estos parques funcionen de buena manera; el departamento debería estar encargado de ello. Antioquia debería hacer alianzas con instituciones educativas que den una educación presencial contextualizadas a cada territorio.  También es importante que los colegios se presten para ser estructura universitaria, por ejemplo, en Sabaneta no hay infraestructura universitaria, solo hay una que es privada. Pero hay infraestructura de educación básica que es muy buena… ¿Por qué no usamos esos colegios para que después de las 5 o las 6 se dicten carreras allá?, creo que eso es un tema de voluntad de la gobernación.

O sea, hay que hacer control político, pero también tenemos propuestas para Antioquia. Si yo me doy cuenta de que se van a seguir robando la plata en Inderportes, pues hay que denunciarlo. Si la plata del IDEA se la roban, pues también se denuncia eso. Si en la FLA hacen torcidos para beneficiar terceros, hay que denunciarlo. Voy a ser un diputado crítico, pero también propositivo, sea el gobernador amigo mío o no.

 

¿Y cuál es el perfil del candidato que te gustaría para la Gobernación?

Acá hay un tema fundamental. Según el informe de la Contraloría General de la República, las pérdidas de Hidroituango son de 3.9 billones de pesos. O sea que eso es demasiado grave, eso equivale al 80% del presupuesto de Antioquia en un año.

Yo quiero un gobernador que no llegue a tapar nada de eso. Yo quiero un gobernador que llegue a ayudarnos a esclarecer lo que pasó allá en Hidroitunago. Yo creo que la sociedad Antioqueña requiere la verdad sobre eso. Ya el proyecto hay que terminarlo, además porque va a beneficiar a la sociedad antioqueña en varios municipios. Va a generar regalías en 19 municipios. Aunque nadie está pensando en los afectados que han visto como sus inmuebles pierden valor y se ha disminuido la inversión. No hay una política nacional, ni departamental para ayudarlos. EPM no ha hecho tampoco cosas significativas.

A mí entonces me gusta que se elija un gobernador que sea valiente, con carácter. Deben tener una postura clara de anticorrupción. Si llega a descubrir corrupción en su gabinete que le pida la renuncia a sus funcionarios. Eso está pensando la ciudadanía. El gobernador no puede tener tachas sobre escándalo de ningún tipo. Tiene que ser un hombre que tenga una visión y conocimiento sobre todo el territorio.

¿Y ese perfil tiene un nombre?

La verdad no lo veo.

 

 

Por: Diego Alejandro Casas, subdirector de Al Poniente.

Esto fue escrito por

Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.

1 Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario