Irse

Lo único que le quedaban eran sus libros y muchas botellas vacías, parte de su último sueldo lo tenía bien guardado para pagar otro mes de arriendo. Ya no tenía más dinero con que beber. En el último colegio donde trabajó un cura prepotente lo había ultrajado. ¿De qué valía ser un maestro brillante si por un sueldo miserable un rector lo trataba peor que a un plebeyo? Renunció furioso, malherido. Llevaba varios días tomando solo en su casa, al principio con rabia, después, poco a poco, cambió la ira por una melancolía al contemplar su mísera libertad; ahora pasaba el tiempo deleitándose con su música preferida -que era la banda sonora de una buena película francesa-, con su tristeza y con su soledad, aquellos estados del alma que parecían regocijarse bien con las notas de los pianos que inundaban el aire ya sofocado de vodka barato. La dueña de la casa, doña Julia, que vivía abajo miraba con intriga y con pesar a aquel «muchacho loco, que hasta hace poco era un profesor, pero que ahora se estaba dejando perder por el trago». Aunque Manuel eludía bastante a doña Julia ella terminó apreciándolo como a un hijo descarriado.

Manuel Rivas filósofo de profesión y ex profesor de varios colegios de secundaria en Medellín ahora era un completo desastre, dejó de afeitarse y su barba que no crecía completa le daba un aire de limosnero bien bañado. Un martes al medio día se despertó con una idea estúpida, empeñaría la nevera y el televisor, con ese dinero entregaría la casa, pagaría los servicios atrasados y con lo que tenía guardado -que no era mucho- se iría sin rumbo fijo a tomar aguardiente como un “caballo asoliao”; sin rumbo fijo pero eso sí empezando por Amagá, último refugio de los borrachos e intelectuales pobres. Estaba de moda irse para Santa Elena, pero Manuel odiaba el esnobismo de sus colegas que creían que ese monte con neblina era Europa. «Mejor me voy pa´ un pueblo de verdad», que según él, uno de ellos, era el pueblito minero del sur del Valle de Aburrá.

Salió decidido, buscó una prendería en el parque central de la Estrella, -él vivía a dos cuadras-, preguntó cuánto le prestaban por los dos únicos objetos que tenía de valor, pruebas materiales de su anterior intención fracasada por llevar una vida «normal». Le convenció la cifra que le ofrecían, él sabía que luego no los iba a reclamar, estos electrodomésticos costaban más, pero era tan testarudo, apresurado y derrochador que ya estaba convencido, lo que le daban era justo lo que necesitaba para partir. Buscó a un muchacho con una carreta –tuvo la suerte que era mudo, “así no preguntará nada”, pensó- y comenzó la diligencia. Doña Julia que no tenía otra ocupación distinta a la de estar pendiente de su inquilino salió a ver desfilar la nevera casi nueva por las escaleras. Manuel fingió apresuramiento para evitar alguna pregunta pero al ver los ojos de intriga que se reflejaban en los gruesos lentes de su vecina prefirió decirle de una vez.

—Tengo que irme, antes de lo previsto, pero no se preocupe que no me estoy volando, ahora regreso y le cuento más. Le sonrió levemente, que ya era mucho, casi nunca lo hacía para evitar cuestionarios más largos. Ella volvió y lo miró con esa mirada que ponen las abuelas de desilusión por «la juventud de ahora que se ha echado a perder». Luego fue el desfile del televisor, una mesa, unas sillas y unos peroles de cocina sin utilizar, se los regaló al ayudante que afortunadamente no podía decir nada.

Regresó con el dinero, estaba ansioso, quería desaparecer. Cuando le entraban ganas de irse de un lugar Manuel le iba dando un desespero y todo lo quería hacer en un santiamén, a pesar de que nada lo obligaba a correr. La vecina seguía pendiente. Manuel subió, ahora no quedaba casi nada, sólo dejó para sí sus libros preferidos, que eran las obras incompletas de Nietzsche en edición de bolsillo y unos poemas de Porfirio Barba-Jacob, la ropa que tenía puesta y cuatro desaliñados atuendos más. Agarró los libros que no podía cargar y se los llevó a Sofía, una amiga-amante que vivía cerca, más amiga que amante que se entusiasmó tanto con el gesto de Manuel al dejarle sus libros, que de despedida le volvió a hacer el amor. Manuel no se resistió a la oferta, pero como estaba apresurado copuló con ella como si fuera un gallo, le dijo después del último gimoteo que lo perdonara pero es que estaba de afán.

—En verdad casi no me queda tiempo.  Sofía le vio la cara de mentiroso y al sentirlo tan afanado lo miró con complicidad y no le dijo nada para que se pudiera marchar.

Manuel regresó rápido, doña Julia que seguía pegando el ojo tras la ventana de su sala lo vio subir. La casa ahora estaba vacía, Manuel se puso a barrer, le quedaba un poco de consideración; botó las botellas vacías, ojeó por última vez aquellas paredes que presenciaron sus extravagancias de solitario. Bajó por fin a entregar las llaves y el dinero, la vecina ya lo esperaba en la acera.

—Doña Julia, me tengo que ir, me salió un trabajo nuevo en otro municipio y no lo puedo desaprovechar. – ¿Y qué hiciste con la nevera muchacho? ¡Qué pesar!

—No me la podía llevar, aquí está su plata y la de la última factura de la luz, cuídese mucho y muchas gracias por todo.

—Muchacho pero no te pongas a beber, si tienes que volver regrésate que yo te vuelvo a alquilar la casa. Doña Julia contó lo billetes con inquietud y le siguió preguntando.

—¿Y fue que conseguiste otro trabajo de profesor? Acá Manuel si no le quiso mentir.

—No doña Julia, el pendejo hace mucho rato se acabó. No la quiso mirar más y se marchó.

Manuel Rivas, licenciado en Filosofía y Letras, el miércoles a las diez y media de la mañana yacía borracho en las escalinatas del atrio de la iglesia de Amagá, con una botella en la mano, un fuerte rayo de sol en su cara y la gente pasándole por un lado.

 [author] [author_image timthumb=’on’]https://scontent-a-mia.xx.fbcdn.net/hphotos-ash2/t1.0-9/31774_102838173096686_2341246_n.jpg[/author_image] [author_info]Frank David Bedoya Muñoz (Medellín, 1978) es historiador de la Universidad Nacional de Colombia, fundador de la Escuela Zaratustra, autor de los libros «1815: Bolívar le escribe a Suramérica», «Tras los espíritus libres» y «Andanzas y Escrituras». Actualmente reside en Venezuela donde viajó a comprender en profundidad la Revolución Bolivariana. Leer sus columnas [/author_info] [/author]

10517022_680391435341354_904894194_n
Titulo: «Abril» Tecnica: Acrìlico sobre lienzo Tamaño: 120 x 170cms De la serie «Una temporada en el abismo» Autor: Sergio Bedoya Muñoz

Titulo: «Abril»

Tecnica: Acrìlico sobre lienzo
Tamaño: 120 x 170cms
De la serie «Una temporada en el abismo»
Autor: Sergio Bedoya Muñoz

About the author

Notas Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. En este espacio publicamos puntos de vista de los integrantes, información de aliados y patrocinadores, boletines e informaciones externas y notas de ciudad.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.