Fracking Antiambiental

La Industria Minero – Energética está que llora en Colombia. Se caen la meta de producción del millón de barriles, hay pánico financiero, todo esto en vísperas de un nuevo período presidencial de Juán Manuel Santos. Estas multinacionales son generosas aportantes de las campañas, y lo saben muy bien JuanPa y Zurriaga; por ende, no querrán hacerles pasar un mal rato. Ofrecen el oro y el morro; pero no se dan cuenta de que con semejantes dádivas se han llevado por delante el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible, el todo vale sigue reinando y lo más triste, quien se atreva a cuestionar, así sea en lo mínimo, es catalogado de mamerto, terrorista, apátrida, etcétera; en los medios de comunicación acomodados o en las redes sociales, que a veces llegan a ser las letrinas más hediondas del planeta. El tema de hoy tiene mucho que ver; la llegada del método de fracturación hidraúlica para la extracción petrolera ha prendido las alarmas, las multinacionales quieren aprovechar la ignorancia que hay en la materia para hacer de las suyas y recuperar la platica invertida. Y que quede claro: todavía faltan asuntos por aclarar en materia ambiental, social y sostenible. ¿Porqué esto? A continuación.

 

¿Cómo se define el fracking o la fracturación hidráulica? Según el Blog de Energía Sostenible, podría ser así: “El fracking o fractura hidráulica es una técnica para posibilitar o aumentar la extracción de gas natural y petróleo del subsuelo a grandes profundidades” Greenpeace lo referencia de la siguiente forma: “La técnica para extraer gas natural de yacimientos no convencionales se denomina fracking. Se trata de explotar el gas acumulado en los poros y fisuras de ciertas rocas sedimentarias estratificadas de grano fino o muy fino, generalmente arcillosas o margosas, cuya poca permeabilidad impide la migración del metano a grandes bolsas de hidrocarburos. Para ello es necesario realizar cientos de pozos ocupando amplias áreas (la separación entre ellos ronda entre 0,6 a 2 km) e inyectar en ellos millones de litros de agua cargados con un cóctel químico y tóxico para extraerlo”. A un entendedor del común, se podría definir como la vacunación a la tierra con una aguja filuda y curva, que duele intramuscularmente, y que el poco conocimiento en el país, podría traer consecuencias nefastas, incluso imborrables. Por algo, los entes ambientales están alertas.

 

Supuestamente hay beneficios de esta técnica, ¿Cuáles? Obviamente las grandes compañías petrolíferas y gasistas están muy interesadas en esta técnica porque les permite obtener nuevos recursos energéticos a precios muy asequibles, que de otra manera no podrían conseguir, y están presionando a todos los gobiernos para conseguir licencias de extracción en todo el mundo”. Palabras de Greenpeace (Blog de Energía Sostenible). En pocas palabras, para la industria el asunto es de ahorrar costos para generar más fajos de billetes en los bolsillos de sus directivas, sin que la comunidad se vea realmente beneficiada con este método. Pero Anthony Ingraffea, profesor de ingeniería de la Universidad de Cornell en EE.UU., dijo a BBC Mundo que «las mejores prácticas operacionales sólo pueden minimizar riesgos, no eliminarlos», y agregó que «aún hoy vemos que al menos el 5% de los nuevos pozos que están siendo construidos en Estados Unidos tienen fugas de metano» (Portafolio). Para que vean; los beneficios se ven superados por los problemas que pueden generar.

 

¿Oposición? En El Espectador en días pasados apareció un informe especial sobre el tema, donde el Viceministro de Minas y Energía, Orlando Cabrales, anunciaba la subasta de bloques de exploración (como el subsuelo es de la nación y nadie puede decir nada, según el Ministro Amilcar Acosta) para las empresas que practicasen esta técnica; venían voces ambientalistas de respeto con sus reparos, así como en Estados Unidos vino a la picota público con la Película Tierra Prometida, donde queda registrado el desorden social que se genera al imponer el oro negro sobre el oro verde. Según La Silla Vacía, la Contraloría General de la República había prendido las alarmas sobre la imposición de estos trabajitos en el país desde el 2012, como quien dice, estos dos años se han perdido en vericuetos legales y económicos para facilitar la tal confianza inversionista, sin tener en cuenta a la comunidad, fauna y flora.

 

En la Jornada Técnica sobre El Fracking y los usos del Agua celebrado en abril pasado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Madrid, se analizó el Fracking, encontrándose las siguientes perlitas antiambientales:

  • “Existe un temor muy extendido sobre los efectos negativos en amplios sectores de nuestra sociedad, estimulado por una falta de información técnica objetiva”.
  • “Las actuaciones desarrolladas tanto por las administraciones como por los operadores, debe estar regidas por el principio de transparencia”.
  • “Es responsabilidad de los diferentes actores poner a disposición de los ciudadanos plataformas adecuadas que permitan facilitar información objetiva y eficaz (entendible por personas sin formación técnica específica). Resultando este el único sistema para contrarrestar alarmismos infundados y generar el adecuado grado de confianza entre la población”. 
  • “La información facilita adquiere un mayor grado de credibilidad cuando es fiscalizada por entidades independientes a los sectores que generan la misma”.

 

¿Cómo podría afectar lo anterior a Colombia? Es bien sabido que las consultas ambientales y sociales con las comunidades por parte de las multinacionales petroleras no son las más idóneas, solo hablan con quienes sean sumisos; las autoridades ambientales callan y no son proactivas; y justo, en época postelectorera, no se hace nada. Pagan el pato el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible, sin que hayan dolientes.

 

PD1: Parece que el uribismo como mal perdedor, ha emprendido el cibermatoneo, ¿durará cuatro años?

 

PD2: El Presidente Santos debe hacer una Reingeniería total a su Gobierno versión segunda vez, si no quiere tener problemas.

 

 

[author] [author_image timthumb=’on’]https://scontent-a-atl.xx.fbcdn.net/hphotos-frc3/t1/1780782_1404465043144690_1197510993_n.jpg[/author_image] [author_info]Pedro José Rivera Giraldo Ingeniero de Petróleos de la Universidad de América (Bogotá, 1994) y Especialista en Gerencia de Mercadeo de la Universidad del Rosario (Bogotá, 2002). Consultor Independiente en Materia de Mercadeo así como el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible en la Industria. Creador de la Conciencia Ambiental (tiene su propio blog: Conciencia Ambiental (El País, España), algo que falta en Colombia; escritor en Al Poniente y Bajo la Manga. Ha elaborado varios ensayos como Marketing Político Alternativo, Marketing Ambiental Alternativo (EMA), Marketing Curriculum Alternativo, Marketing Empresarial Alternativo, y Tips de Marketing Alternativo. Twitter: @petroides. Leer sus columnas.[/author_info] [/author]

 

About the author

Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.

3 Comments

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.