Bogotá Opinión Política Selección del editor

¿Ese era el cambio que tanto querían?

Si ese era el cambio que querían cuando nos vendieron a Claudia como la ‘outsider’ que nos iba a resolver todos los problemas no vamos a llegar a ningún lado. Bogotá se está convirtiendo en Ciudad Gótica, pero a nosotros ningún Batman que nos salve.


Hace dos años, cuando estábamos en plena precampaña a la Alcaldía, Concejo y JAL, los entonces precandidatos hablaban de lo mal que estaba Bogotá, de la necesidad de un cambio de rumbo y una política anti-establecimiento para “salvar a los bogotanos” del “vendedor de buses” y “los que siempre nos han gobernado”. Se mostraban como la fórmula mágica para acabar con todos los dolores, los que nos iban a traer seguridad, prosperidad y tranquilidad a los bogotanos; no podrían estar más alejados de la realidad.

Llevamos un año y tres meses de gobierno, la ciudad está llena de hampones, las calles no dan abasto y el servicio de transporte público es cada vez más ineficiente. Se ha perdido la cercanía de la Alcaldía con las comunidades vulnerables. Ya no se plantean políticas públicas que contribuyan a la construcción de tejido social y la pobreza crece cada vez más. Es imposible conseguir trabajo en la ciudad, las cifras de desempleo nos muestran una ciudad en la que no hay leña ni hacha pa´ rajar. En Bogotá no hay trabajo, sólo trabas para los que quieren progresar y pueden generar empleo.

Hoy me pregunto dónde quedó esa señora que salía en radio diciendo que iba a ser “la jefe de policía de Bogotá”, que iba a ser la cura contra la inseguridad y que los hampones no iban a tener donde meterse. La ciudad cada día está más insegura; en los medios sólo se habla de la violencia en la calle, de la cantidad de robos, asesinatos y desmanes. Bogotá se está desangrando y la Alcaldesa se va a buscar enemigos invisibles, cazar peleas con el Gobierno Nacional y quedarse en la mediocridad del “es cuestión de percepción”. Carajo, nos están acabando los hampones y aquí no pasa nada.

Es que la ALO no sólo respondía los problemas de movilidad en la AutoNorte, sino de calidad del aire ya que planteaba una ruta alterna para que los camiones, tractomulas y flotas no tuvieran que atravesar la ciudad, reduciendo la contaminación por el diésel y material particulado que hace un tiempo nos tuvo en alerta roja…

Ahora pasemos a la movilidad, a la genialidad de la Alcaldía y sus inventos que terminan con cualquier esperanza de tener una ciudad conectada eficientemente. Creo que todos los bogotanos sabemos que la Séptima, la AutoNorte, la NQS y demás arterias viales se nos quedaron pequeñas. El tráfico es un desastre, cada día hay más y más carros en las calles, el SITP no da abasto y el estado de las vías es más cercano a los caminos de herradura que a las vías donde hay una mediana consideración hacia los ciudadanos.

Nada es nuevo, lo que sí habría podido ser nuevo era el TM7, la ALO y la renovación de la infraestructura secundaria y terciaria de la ciudad. El TM7, por ejemplo, era un plan parcial de renovación urbana. Contemplaba una nueva Séptima, con más espacio público, pasos a desnivel, puentes y conexiones elevadas con otras avenidas. Esa era la esperanza para los que usan la Séptima y se gastan tres horas diarias en su recorrido; Claudia mató la esperanza y nos condenó a un trancón eterno.

Así como el TM7 era incómodo para los bienpensantes de Chapihills y Teusaquiyork, la construcción de la ALO era una necesidad impopular entre los ambientalistas que no entendieron la realidad de lo que hoy sólo son potreros llenos de vacas, restaurantes y canchas de fútbol. Es que la ALO no sólo respondía los problemas de movilidad en la AutoNorte, sino de calidad del aire ya que planteaba una ruta alterna para que los camiones, tractomulas y flotas no tuvieran que atravesar la ciudad, reduciendo la contaminación por el diésel y material particulado que hace un tiempo nos tuvo en alerta roja; tuvimos la posibilidad de respirar mejor, pero Claudia nos condenó.

Se habla de los nuevos kilómetros de ciclorrutas que se han construido cuando la realidad es que solo nos están vendiendo una chambonada mayúscula. Terminan perjudicando a los usuarios del SITP, a los transportadores y comerciantes (sí, estoy hablando de los ciclocarriles instalados en las avenidas). Se supone que es para bajar a la gente del carro, que el futuro está en la bicicleta y no en el automóvil. En realidad, los más perjudicados no son los conductores de vehículo particular sino las personas que ahora tienen que quitarle tiempo a su familia para meterse a un bus o treparse a una cicla por 15, 30 o 40 minutos más; la calidad de vida se está acabando y todo por cuenta del populismo biempensante.

Nuestra burgomaestre se la pasaba en los medios hablando de la política social que iba a ser norma en su administración. Nos hablaba de una ciudad incluyente que tendía espacio y razón para todos los bogotanos. La realidad es otra, sólo hay que ver el número de denuncias hechas por los colectivos trans, los colectivos de trabajadoras sexuales y el maltrato constante por parte de la misma alcaldesa a los trabajadores informales, vendedores ambulantes y venezolanos; Claudia se vendió como toda una humanista y sólo ha demostrado su apatía hacia la vulnerabilidad.

Si ese era el cambio que querían cuando nos vendieron a Claudia como la ‘outsider’ que nos iba a resolver todos los problemas no vamos a llegar a ningún lado. Bogotá se está convirtiendo en Ciudad Gótica, pero a nosotros ningún Batman que nos salve.

Un par de preguntas sueltas, ¿cómo así que una politóloga (funcionaria de la Alcaldía) se vacunó antes que muchos profesionales de la salud que le están poniendo el pecho a la pandemia? ¿la Secretaria de Hábitat ya devolvió la platica de los AirPods que compró con los recursos de los contribuyentes?


 

Fuente de la imagen: https://www.shd.gov.co/shd/Concejo-aprueba-nuevo-salvavidas-para-ponerse-al-dia-con-Bogota

Esto fue escrito por

Juan Antonio Vidal Janer

Bogotano, estudiante de administración de empresas, enamorado de la libertad, activista de lo que me mueva el corazón, convencido de la libertad como punto de partida para construir el futuro.

Bienvenidos a un espacio de ideas y reacciones.

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.