Opinión Política Recomendados

¡Es hora de organizarnos!

Después de dos largos y arduos meses de trabajo en las calles, es hora de dar el siguiente paso, con pedagogía y campaña apostémosle a renovar el congreso de la república antes de llegar al ejecutivo


Nefasto, se puede describir lo que fue la instalación de la última legislación del congreso de Duque, pues en un discurso de casi 20 minutos en el recinto elíptico habló y describió un país muy diferente al que tenemos ahora. Un ejecutivo y un legislativo totalmente desconectados de las realidades del país, de las necesidades del pueblo y muy probablemente lejos de representar a la ciudadanía. Pero la verdad es que eso lo esperábamos de su gobierno y de un congreso de mayorías oficialista, sin embargo, la oposición dejó mucho que hablar y deja un hueco enorme que probablemente sea difícil reparar.

Es notable el distanciamiento y las peleas en los sectores de izquierda y centro izquierda y así lo confirmó el derecho a réplica que tiene la oposición y que se dividió en tres, uno del partido Verde otro representante de Decentes y un senador del partido Comunes, cuando se supone que debe ser una sola réplica de 20 minutos en representación de toda la oposición (como las legislaturas anteriores). Es lamentable que a tan solo meses de elecciones los diferentes sectores alternativos sean incapaces de sentarse a hacer una gran coalición única que compita con el candidato de la derecha, que aun se desconoce pero que tendrá el deber de representar a un ala grande del país.

El partido Verde ha sido un fiasco para muchos en lo que fue las elecciones gubernamentales, Jorge Iván Ospina y Claudia López dejan mucho que hablar, expertos en mentir y poco eficaces en materia de seguridad. Olvidaron que formaban parte de la oposición y dejaron mostrar su lado militarista que lo único que dejó fue muertos, ninguno salió en defensa de la vida como decía su eslogan de campaña. Además, parece que se acabó la democracia al interior del partido y ahora las decisiones las toma un pequeño grupo de mujeres que ignoran que hay una parte del mismo partido que pide acercamientos con el PH y Petro, pero a su vez insisten en apoyar un candidato como Fajardo, y no es que no puedan hacerlo, son libres de elegir candidato, pero no pueden venderse como alternativas y excluir todo un sector que pide un cambio y que claramente no se representa con el ex gobernador de Antioquia. Después de Lozano en cabeza del Verde hubiese postulado alguien a la vicepresidencia del senado -yendo en contra del estatuto de la oposición- es claro que no puede seguirse insistiendo en una alianza con los verdes en el 2022, pues implica un proyecto político que no es el mismo del Pacto Histórico, sino que es muy diferente al de la élite tradicional colombiana y la cual el verde se refleja más.

En cuanto al Pacto Histórico que ya junta algunos partidos y candidatos para una consulta única debe dejar de una vez por todas la intención de una alianza con los Verdes y debe apostarle al abstencionismo que por muchos años ha existido en el país e ir en busca de los votos de la derecha no uribista la verdadera gente de “bien”, que está cansada de la clase política corrupta que ha gobernado por más de dos décadas. También es importante que los lideres del PH empiecen a hablar de las listas al senado y a la cámara, una lista cerrada con un candidato que hale votos de primero sería lo correcto, sin embargo, esto debe decidirse en consenso con los partidos miembros del pacto.

Es hora de organizarnos, de sentarnos a dialogar y de escuchar al que piensa diferente, pues son más las cosas que nos unen que las que nos dividen, el diálogo será el camino, pero es cuestión de orden y respeto, es aquí donde necesitamos lideres preparados dispuestos a escuchar a los diferentes movimientos sociales y las primeras líneas que se manifestaron. Después de dos largos y arduos meses de trabajo en las calles, es hora de dar el siguiente paso, con pedagogía y campaña apostémosle a renovar el congreso de la república antes de llegar al ejecutivo, la próxima batalla será en las urnas y es ahí donde venceremos a la élite política de este país y a los que decidieron ser gris cuando era cuestión de blanco y negro.

En el 2022 tenemos que devolverles la moralidad a las instituciones del Estado y esto solo se logra cuando los intereses del pueblo son los que están en la agenda política y no los intereses individuales. Venceremos