Política Selección del editor

El uso político del populismo

Tomado de: Con Acento

Populismo es la palabra usada por el neoliberalismo en el intento de descalificar las ideas promotoras de la intervención del Estado en la planeación del desarrollo. Con este recurso ideológico refuerza la idea según la cual no hay alternativa al capitalismo y trata de ocultar una de sus principales contradicciones con el papel del Estado: mientras promovía su desmonte, este se le hacía más necesario, en especial lo referido a las FFAA. En esa campaña de desprestigio hizo trisas lo público. En este marco, la oposición en Colombia ha logrado diseñar una política fiscal viable para la atención del impacto del empobrecimiento masivo.

En el debate sobre las finanzas del Estado el neoliberalismo utiliza la propaganda del falso dilema entre gasto social y estabilidad económica. Ese fue uno de sus argumentos para privatizar los Derechos Sociales y producto de esas decisiones hoy el sector salud del Estado colombiano suma 50 mil funcionarios mientras las FFAA alcanzan 500.000. Es el mismo argumento para mantener el salario mínimo por debajo de las necesidades de la clase trabajadora, es decir, inferior al salario real. Así concluye también al sostener que no hay presupuesto para el Plan de Choque Social.

Con un Estado Social pírrico y previendo que algo extraordinario sucediera, por ejemplo un coronavirus, el neoliberalismo nos confiaba a Dios y a la empresa privada para salvarnos. La misericordia y la voluntad de la oligarquía la podemos medir por la donación del hombre más rico del país en el marco de la situación creada por el virus:  donó 80 mil millones de pesos, algo más de 20 millones de dólares, que alcanzan para 300.000 pruebas. 20 de 8 mil millones de dólares que tiene es la medida de la filantropía empresarial. De ese tamaño son los alcances de la responsabilidad social en una situación tan crítica como la actual.

El fortalecimiento de lo público será aún más determinante en las respuestas a la situación social y económica de las dimensiones de que se avecinan. No se puede estar condenado al sistema que demuestra su fracaso lanzando a la pobreza cada vez más población. La disciplina ortodoxa sobre la regla fiscal, las reservas internacionales, las exenciones tributarias, la deuda pública y la distribución del presupuesto hacen parte de la agenda para acceder recursos financieros que atiendan el empobrecimiento masivo. Solo poder  discutirlo  es incluso objeto de la agenda de democratización en Colombia.

Alguien dijo que “de un virus no sale la revolución” pero el poder actúa autoritariamente como si esta se avecinara. En la reacción utiliza su capacidad de comunicación contra las iniciativas para atender la cuestión social. Por estos días han arremetido y un personaje representativo de la oligarquía aprovechó la capacidad mediática de su clase para señalar de populistas los reclamos del pueblo que urge una solución desde la alimentación misma.