El Pacto Joven

     

En el país desde el mes de mayo se han iniciado procesos de conversación entre el gobierno y la ciudadanía en medio del paro nacional y las grandes problemáticas que ocasionaron que las personas salieran a las calles, entre ellos mesas para jóvenes que fue incentivado por jóvenes líderes de distintos territorios, con el gobierno nacional, aun así está conversación que prometía escucha y programas que funcionaran para generar empleo, emprendimiento, educación, vida digna, entre otros temas; poco o nada han funcionado, la participación de pocos sectores en los espacios de discusión, la poca audiencia de jóvenes en los programas y la falta de garantías para generar conversaciones incómodas es de los muchos factores que no han permitido que este tipo de espacios funcionen de la manera en la que debería.

De los pocos espacios de los que pude asistir como representante de varias colectividades encontré que uno en específico fue un total fracaso, la mesa de garantía a la movilización, un encuentro entre los jóvenes y el gobierno, donde se encontraban diferentes actores que convergen en la movilización, los APH, prensa nacional e internacional, jóvenes y otros sectores de la sociedad civil; por parte del gobierno, hubo participación nacional esa vez de las consejerías, el ministro del interior, el gobernador y el alcalde con algunos secretarios. El espacio nunca entró en conversaciones sobre la movilización y las garantías por parte de la fuerza pública o los distintos niveles del Estado, que ahí estaban presente, así en su gran mayoría los espacios se convirtieron en rendiciones de cuentas por parte de las administraciones, y crearon discursos que defendían el operar desproporcionado de la fuerza mientras los jóvenes pedíamos acciones, concretamente el espacio de participación se distorsionó en un lugar de campaña para el mismo gobierno, para su actuar en la movilización y su refriega de la fuerza en cualquier momento, yendo a los espacios de conversación con un discurso de garantías, pero en las calles con uno de odio.

Es entonces cuando uno se pregunta si estos espacios de verdad funcionaron, pues muchos íbamos con la esperanza de poder escucharnos y conversar de temas que incomodan pero también de propuestas que aportan, el pacto trajo consigo el Conpes que es el escenario idóneo de las juventudes para crear políticas públicas de juventud, que por cierto, no tenemos políticas públicas hasta ahora para esos cerca de 12 millones de jóvenes que existen en el país, entender esto también nos proporciona información importante para los jóvenes, muchos reacios a estar en los espacios, otros que nunca conocieron de ellos. No solo para volver a las calles, sino también para salir en los escenarios de participación, decisión y representación de la ciudadanía, nosotros los jóvenes no podemos solo incentivar un discurso de ser una nueva generación, sino también propiciar esas acciones que lo demuestren.

About the author

David Verdeza Mora

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.