Economía Recomendados Tendencias

El comercio electrónico, una solución y alternativa para mantener la economía

El comercio electrónico y la transformación digital en el último año han sido adoptados a gran velocidad en Latinoamérica, evidenciando cómo en el contexto de la pandemia Covid-19 las empresas se vieron obligadas a ser parte del panorama online, transformarse y adoptar medidas alternas que permitan salvaguardar la economía, así la migración de la compra física a la digital se incorporó en los diversos modelos de negocio.

Con la llegada del coronavirus el e-commerce fue una respuesta para enfrentar los cierres repentinos de las empresas, ocasionando que la inmersión inmediata en el entorno digital fuera inevitable y un aliado indiscutiblemente.

El comercio electrónico como solución económica

Las limitaciones de contacto, y la distancia en medio de la cuarentena puso en estado de alerta a las empresas de todos los sectores, lo que permitió que surgieran nuevos hábitos relacionados con la tecnología, brindando a los negocios la posibilidad de resolver  las necesidades que el contexto actual exige.

Así, bien sea para la vida cotidiana en el hogar, trabajo o estudio, las interacciones y las compras comenzaron a ser virtuales, convirtiéndose en una tendencia al alza. De acuerdo con información compartida por la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico, el e-commerce ha crecido entre 50% y 80% durante la cuarentena. Las tendencias se mantienen similares alrededor de latinoamérica.

Esta estadística demuestra cómo en latinoamérica en los últimos meses las ventas online han experimentado un gran crecimiento, motivo por el que las grandes empresas y las microempresas, encontraron en el entorno digital una oportunidad de llevar a sus clientes sus productos y servicios en estos momentos de inestabilidad, de una forma más accesible, empleando herramientas sencillas como un sitio web, redes sociales y canales de difusión virtuales.

El ecommerce se consolida como primera opción con el fin de permitir la autonomía de las empresas y la posibilidad de permanecer aún en el entorno actual de crisis.

Nuevos canales, redes sociales sitio web

Para lograr esto es importante contar con medios profesionales, crear un canal propio sin intermediarios, tener un entorno para llegar al público objetivo y enseñar sus productos y servicios mediante nuevos canales como un sitio web intuitivo y de fácil acceso. Además de la inclusión de redes sociales que se adecuen al producto o servicio y a los consumidores.

Contar con un marketplace o mercado en línea, con el fin de brindar acceso al cliente para obtener tanto mayor visibilidad como posicionamiento.

La transformación de la compra tangible a la compra digital invita a las pymes a expandir su entorno online y apropiarse de los canales que le permitan encontrar una manera nueva de relacionarse con sus compradores. De esta forma ha sido posible convertir una desventaja o amenaza en una oportunidad de crecimiento y transformación en el entorno empresarial.

Capacitación digital para todos

Tras asumir un aislamiento social y una nueva “normalidad” de interacciones sociales, con el fin de mitigar la propagación de la actual pandemia, las comunicaciones mediante medios digitales y alternativos han acrecentado a una velocidad inusual, poniendo también en desuso herramientas antiguas y exigiendo un conocimiento renovado para la interacción de dichos canales.

Dado que el comercio electrónico podría definirse como cualquier tipo de transacción o intercambio comercial que se da en una esfera virtual, mediante dispositivos electrónicos, es importante que las empresas y clientes tengan una educación e información clara frente a este tema vigente, por ejemplo en los tópicos de accesibilidad, así como el de venta y compra segura virtual.

Sin dejar de lado la protección de los derechos humanos, privacidad, responsabilidad social empresarial, derechos laborales, impacto medioambiental, que además de generar confianza en los compradores hacen parte de un comercio justo transparente y equilibrado.

Para apoyar estas iniciativas en latinoamérica existen proyectos disruptivos que han creado alternativas para enfrentar las novedades del mercado en este renovado contexto, es el caso de Blue Design Worldwide y Talos Digital, por mencionar algunas, que buscan ayudar a empresas emergentes a crear nuevos productos digitales, diseñar experiencias de compra únicas de forma 100% digital, resolviendo las actuales necesidades del mercado.

Evidentemente no todas las empresas pueden adaptarse a este método de trabajo tan fácilmente, el comercio electrónico pone en ventaja las ganancias de algunos sectores, permitiendo retomar sus actividades económicas a una velocidad superior que otras industrias que lamentablemente no pueden adaptarse a esta manera de negocio, por esto el comercio virtual es también una invitación al trabajo en equipo, y a la unión por la reactivación económica del país y latinoamérica.

Esto fue escrito por

Jeniffer Rodríguez Espinosa

Sonámbula, Comunicadora Social, amante del arte, actriz, aprendiz de canto y baile, escritora de la vida, apasionada por el periodismo, el cine y la literatura. "Mi revolución es amar".

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.