Opinión Selección del editor Sostenibilidad

Educar en pro del medio ambiente

Tal vez si nos enseñaran desde la infancia a respetar e interactuar sanamente con la naturaleza, se crearía más conciencia de la importancia de valorar y entender este único planeta que tenemos y, por consiguiente, debemos cuidar


Colombia está ubicada en una zona altamente privilegiada por su ecosistema, pero realmente ¿se conoce la magnitud en toda su extensión?  Y lo más importante es preguntarnos si ¿estamos dispuestos a defender y salvar este territorio que nos vino a tocar? y como dice el refrán “el tiempo es oro” o mejor dicho vida.

Uno de los temas que más preocupan hoy en día, es la conservación y protección de los páramos. A pesar de que solo el 2 % del territorio nacional son páramos, el 70 % consume de su agua. Colombia cuenta con el 50% de los páramos en todo el mundo, son 36 en total. De los cuales, uno de ellos, se ubica como el más grande del mundo y, este es, el Páramo de Sumapaz.

Pero ¿Cómo es el Páramo de Sumapaz?

Se levanta comenzando en las altas montañas por la cordillera oriental de los Andes, con una altura desde los 2.500 a 3.600 metros sobre el nivel del mar, con una extensión alrededor de 154.000 Hectáreas [1], que se concentran en tres departamentos como Cundinamarca, Huila y Meta; donde se observa una biodiversidad y endemismo rico en fauna y flora. Alberga especies como el oso de anteojos, venados, águilas, cóndores entre otras especies; además, este páramo es una de las fuentes hídricas más importantes del país, donde nacen ríos y lagunas que bañan a regiones como Cundinamarca y Tolima principalmente.

Los páramos han vuelto al debate público, que, a propósito, por estos días, se hablaba de la propuesta de la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, sobre declarar los páramos del país como patrimonio nacional y de la humanidad por la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura). La propuesta también fue promovida por el alcalde de Bucaramanga, Juan Carlos Cárdenas, para defender el agua como nuestra verdadera fuente de riqueza [2]. Recordar que hace poco se debatía en el congreso el futuro del Páramo de Santurbán, ubicado entre los departamentos de Norte de Santander y Santander, con una extensión aproximada de 142.000 hectáreas, entre los 2.800 y 4290 m.s.n.m.[3] Apenas el martes pasado, la plataforma Comité Santurbán, presentaron una demanda de acción popular en defensa del páramo; pidiendo que se suspenda el proyecto de megaminería de Minesa que amenaza principalmente el derecho al agua.

Por ahora, lo que sí se definió, es que desean incluir una cátedra del agua, en los programas de educación ambiental de las 47 instituciones educativas oficiales de la ciudad de Bucamaranga, y en un número importante de colegios privados, llegando a más de 100 mil estudiantes, explicó Carlos Fernando Sotomonte, asesor ambiental de la Alcaldía de Bucaramanga, según el medio de comunicación Vanguardia.

Este paso, serviría como ejemplo para el resto del territorio colombiano. Tal vez si nos enseñaran desde la infancia a respetar e interactuar sanamente con la naturaleza, se crearía más conciencia de la importancia de valorar y entender este único planeta que tenemos y, por consiguiente, debemos cuidar.

Ejemplos como Francisco Vera Manzanares, un niño de 11 años que se proclama como líder ambiental del movimiento Guardianes por la vida;  es conocido por intervenir en una sesión plenaria del congreso en diciembre del año pasado, donde sin titubear, mostró su descontento y les pidió a los senadores que tomaran conciencia del daño que le hemos hecho al medio ambiente. Hoy en día, muchos lo comparan con la joven activista, Greta Thunberg, quien también ha defendido causas en contra del cambio climático, y ahora es reconocida internacionalmente, además de ser elegida por la revista TIME en el 2019 como la “persona del año”.

Son las nuevas generaciones, quienes se toman la palabra, y reconocen que, en su educación, pueden desarrollarse como mejores personas. También los adultos, siguiendo su ejemplo, podemos participar con mensajes claros a favor de la protección de nuestra biodiversidad, de reforzar el conocimiento desde las aulas, en familia, o participando colectivamente. Pues como dijo Margaret Mead, “No tendremos sociedad si destruimos el medio ambiente”.

Otra manera de apreciar y contribuir a educar en pro del medio ambiente, la ha encontrado Cristina Uribe, una fotógrafa y editora apasionada por retratar la biodiversidad de nuestro país. Ella misma ha decidió crear a través de su editorial, Cristina Uribe Ediciones, colecciones especiales para niños. Entre su trabajo, nos comparte su primera colección llamada: “Aprendamos sobre el mundo en qué vivimos” con el fin de que los niños conozcan sobre nuestros ecosistemas, y de alguna manera aprovechar, que estas historias vienen ilustradas con fotografías, para enseñarles a los más pequeños el lenguaje, vocabulario, números, conceptos; para reforzar el conocimiento sobre nuestra naturaleza, según explica Uribe.

“La idea era empezar a introducir a los niños a ese mundo natural. Y así aprendan sobre nuestros animales, aprendan sobre las aves, aprendan a identificar cuáles especies existen en Colombia porque todos los niños conocen muy bien cuál es el tigre, el elefante o el hipopótamo divinamente, pero si uno les habla de un mico araguato no tienen ni idea; y probablemente les quede más fácil ver el mico araguato que una jirafa, cuando estén por ejemplo en un zoológico. Los niños se fascinan con la naturaleza, tienen una capacidad de admiración que tristemente en los adultos se ha perdido. Entonces es despertarles esa curiosidad, ese amor”.

Concluye explicando que su propósito, al final, es mostrarles a los niños el mundo real, el mundo con el que ellos se van a encontrar. “Es muy fácil salir con ellos, y mostrarles una abeja, una mariposa, o enseñarles una flor de curubo, o el carbonero, una especie de ave. Entonces, me pregunté, si yo quiero realmente trabajar por nuestro medio ambiente, o por la conservación de la biodiversidad que tenemos tan impresionante pues hay que empezar con los niños. Así fue como empecé a hacer libros infantiles”.

Los libros los pueden encontrar en las principales librerías. Aunque debido a la contingencia actual, la editora ha creado su cuenta de Instagram @cristina_uribe_ediciones donde también podrán adquirir otras colecciones muy didácticas e interesantes. Además, la editorial realiza envíos nacionales.

Y, por último, compartir que la Fundación Alejandro Ángel Escobar anunció que ya está abierta la convocatoria para las becas de investigación sobre biodiversidad colombiana, y su plazo de inscripción va hasta el 9 de octubre.

Educar buscando un cambio de actitud, son lo que todas estas personas, jóvenes, adultos o niños, quieren compartir. Entonces, lo que nos hace falta, es adoptar una actitud consciente, para reconocer nuestro entorno, para conectarnos con la naturaleza. En Colombia, todavía es un riesgo defender el medio ambiente, cuando debería ser todo lo contrario. Deberíamos abanderar con orgullo, y defender la basta riqueza natural que tenemos por hogar, pero nos falta mucho por comprender. Quizás esta sea la razón más importante del porqué debemos educarnos a una edad temprana para que el día de mañana, no existan datos como el que dio a conocer, el pasado mes de julio, el informe por Global Witness [4] donde Colombia se ubica como el país donde más asesinatos, a nivel mundial, se cometen contra defensores de la tierra y el medio ambiente.


 

[1] ¿Páramos? La respuesta es Colombia. Colombia CO. Fuente: https://www.colombia.co/pais-colombia/geografia-y-medio-ambiente/paramos-la-respuesta-es-colombia/

[2] Buscan blindar los 36 páramos de Colombia de la explotación minera. Fuente: https://sostenibilidad.semana.com/medio-ambiente/articulo/paramos-de-colombia-patrimonio-de-la-humanidad-i-noticias-hoy/54066

[3] Congreso le pone la lupa a protección de Santurbán. Fuente: https://www.laopinion.com.co/zona-verde/congreso-le-pone-la-lupa-proteccion-de-santurban-201053#OP

[4] Global Witness registra un récord de personas defensoras de la tierra y el medio ambiente asesinadas en un año…Fuente: https://www.globalwitness.org/es/global-witness-records-the-highest-number-of-land-and-environmental-activists-murdered-in-one-year-with-the-link-to-accelerating-climate-change-of-increasing-concern-es/

 

Esto fue escrito por

Catalina Bonnet Toro

De vez en cuando soy o como me gusta llamarlo "juego" a ser hija, bogotana, recientemente, intento de escritora de cuentos. Mi profesión lleva el nombre de Comunicadora social y periodista. (Es así como me presento ante la sociedad al menos). Amo pasar mis ratos de ocio viendo películas, o en compañía de un buen libro.

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.