Disparatada Fantasía

Mi tragicomedia siempre ha sido igual:

Solo cambia el tiempo, su nombre y  el lugar.

Un día sobre un secreto a voces, imposible de alcanzar,

Conmigo mismo tuve que pretextar;

Me he vuelto víctima de aquello que inventé

Enfrentando mi valiente cobardía ante sus encantos de mujer.

Frente a la tensa calma y silencio atronador de su cara enrojecida,

Me hago el de la vista ciega  después de mis constantes majaderías.

¡Qué doloroso placer es saberte ajena e imaginarte mía!

¡Y que a todas mis declaraciones respondas con tu gentil descortesía!

O cuando con rechazos e indiferencia no me castigas,

Cual si peinaras calvos, de mí te olvidas.

 

Es la torpe inteligencia de mi sentipensante, cuerdo loco corazón,

Y de mi alma llena de vacíos marchando hacia ninguna dirección.

Si bien el destino no existe y se construye en el diario vivir,

Es debido no forzar lo que no quiere fluir,

Ni desperdiciar amor en la agridulce bala fría

Del  eufemismo amistad con el que velas mi herida.

About the author

Juan Diego Velez Puerta

Historiador de la Universidad Nacional de Colombia sede Medellín, Magíster en Educación de la Universidad Católica Luis Amigó.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.