“¿De qué me hablas viejo?”

Opinion

En el país donde la delincuencia sale de la cárcel y es premiada por el Estado con sueldos pagados por el sudor de todos los colombianos. En ese mismo país una viceministra con todas las cualidades profesionales para desempeñarse en el sector de Minas y Energía (rama económica principal de ese país) sale por la puerta de atrás obligada a renunciar debido al ego e incompetencia de su jefa, la Ministra. Y en ese mismo país, un ex congresista que como Presidente del Senado se dedicó a incendiar y destruir la imagen del país desde el primer día de su gestión y la del peor Presidente que tuvo ese país en cuarenta años (además de perseguir a la prensa independiente y las facciones críticas al Gobierno en su propio partido), solamente en ese país, un personaje de ese calibre llega a ser un autor publicado por una multinacional editorial.


“El ridículo es tribunal de suprema instancia en nuestra condición terrestre” 

El libro mediocre es más mediocre en español que en otros idiomas” 

La estética no puede dar recetas, porque no hay métodos para hacer milagros” 

“No debemos escribir como hablamos, sino como debiéramos hablar”

Nicolás Gómez Dávila, filósofo y políglota colombiano. Co fundador de la Universidad de los Andes (1913-1994)


Estos primeros once días del año 2023 no me dejan de sorprender las pésimas noticias provenientes de la economía, el alto Gobierno, la sociedad y la baraja de candidatos a la Alcaldía Mayor de Bogotá. Globalismo, continuismo, socialismo, desarrollismo sin valores. Más pan con lo mismo. ¿Ser edil para qué? Precisamente para ser una voz disonante de esa cultura maluca que se convirtió en la regla normal de toda la ciudad, pero que todos hemos visto desde hace dos décadas: el sector central de Chapinero -y su frontera de la Avenida Caracas con la localidad de Teusaquillo- si no se hace algo, aunque haya toda la conectividad vial necesaria para ciudad, se convertirá en un “bello” híbrido entre el barrio Santa Fe y una versión más “suave” del desaparecido Bronx de la localidad de Los Mártires. Como el suscrito tiene como diez meses de campaña y precampaña para edil de Chapinero con las banderas del Partido Liberal Colombiano, cuyo único recurso por ahora será la buena voluntad de El Nodo Colombia, Al Poniente y los medios que me apoyan desde siempre (la lealtad de los colegas periodistas locales está por verse el día de las elecciones), sobrará tiempo para los detalles de los problemas y las soluciones.

Alguien como yo: quebrado, sin título profesional, mayor de veintiocho años, sin dinero, amenazado, un paria en la mayoría de partidos del establecimiento, siendo visto como enemigo por la extrema izquierda, sin contar otras desventajas, vejaciones y tropelías…¿cómo para qué voy a entrar en esa aventura con aires de locura? En buen cordobés con tono de South Park: la situación de Bogotá y las localidades del norte está tan jodida que no hay más remedio que cualquiera que vea mal la situación, tiene el deber moral de actuar poniendo su nombre, esfuerzo y capital político para combatir el mal de frente.

¿Creo que ganaré o perderé en octubre? No lo sé. No hay que pecar ni de negativo ni de optimista alejado de la realidad. Pero, sucesos como la aparición del libro del ex senador Ernesto Macías, hace que con la misma fuerza que la Ley de Murphy se cumple en Colombia (ya que todo tiende a empeorar), se hagan cumplir con vehemencia los principios y valores de Occidente.

Hablar de un libro de un personaje tan obtuso es perder tiempo, comprarlo perder miserablemente el dinero e insultarlo, caer en el sótano del infierno. En 2014, cuando trabajé en el Congreso, se decía entre las UTLs del Centro Democrático que el ex presidente Uribe, en ese entonces Senador decía cad vez que Macías salía a los medios a decir cosas en su tono grosero y de pésimo tacto, que había salido con una de sus maciadas, ya que hacía que el Partido quedara mal ante la opinión pública y muchas veces contradecía las directrices de bancada y directivos. El término maciada, quedó en el lenguaje interno como sinónimo de incoherencia o tontería de marca mayor. ¿Sabrá esto el ex senador escritor?

Esta columna no es una defensa al Nuevo Gobierno. Muchísimas cosas andan mal. Pero un verdadero cambio, así como no radica en el mando de los petristas, tampoco radica en el reciclaje de figuras que no aportaron nada benéfico al desarrollo ni a la construcción de sociedad del país. Cualquiera con dinero e influencias publica libros así no sepa escribir media página. Pero pocas personas dejan huella en el corazón y a través de las generaciones de un pueblo.

Apreciado lector o lectora: ¿Usted qué hará al respecto del presente y futuro del país?


Otras columnas del autor en este enlace: https://alponiente.com/author/jairohispano89/

About the author

Jhon Jairo Armesto Tren

Con estudios en Administración ambiental de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas-Bogotá. Veedor ciudadano en presupuesto electoral de la Universidad desde 2011 hasta hoy registrado ante la Personería de Bogotá. Columnista de opinión en varios medios de comunicación digitales desde 2013. Actualmente director publicitario de El Nodo Colombia y columnista habitual, además en El Quindiano (Armenia) y Diario La Piragua (Montería, Córdoba)

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.