Crisis en la oposición venezolana

«Debemos temer más a la persona que obedece y usa la ley que a quien la viola. Eichmann fue uno de tantos alemanes normales que deseoso de ser aceptado por sus superiores o por el grupo, voluntariamente se cegó para seguir órdenes inmorales. En eso reside el carácter banal del mal: que no es exclusivo de los monstruos.”

Dwight MacDonald

 

Lejos quedaron los gloriosos actos de masas que acompañaban una esperanza en torno a Henrique Capriles, quien simplemente fue la ilusión de un cambio democrático que podría enrumbarnos de nuevo a la retoma de la República. En toda Venezuela se apostó por una propuesta de cambio que ni siquiera fue bien explicada, solo esperábamos un país libre, abastecido, donde las libertades no fueran pisoteadas día a día, donde la muerte no fuera la tragedia que acompaña a los venezolanos en cada esquina.

La sociedad democrática respondió, las elecciones Presidenciales de abril del 2013 arrojaron como ganador a Henrique Capriles (con un 52% de los votos y una diferencia de 4 puntos según datos verificados) y la tarjeta de la UNIDAD, tarjeta  de un partido constituido sin los requerimientos legales (“El Partido MUD” del que tanto hizo mención la rectora del Ministerio para elecciones del Régimen o CNE, Tibisay Lucena) fue la tarjeta más votada en el país (después de 14 años) con 7.296.876 (cifras oficiales del CNE) superando al PSUV aún con el “ventajismo” tan característico de un régimen que hoy,  solo se sustenta en la violencia y la chequera para mantenerse en el poder.

Después de una parálisis colectiva de los líderes de la Mesa de la Unidad para reclamar una victoria legítima, después de la barbarie de un Gobierno Ilegítimo que ha devaluado  como ningún otro, de un “Presidente” que dice sin ningún tipo de vergüenza que “aquí manda Cuba”. Después de la tortura y matanza de jóvenes que protestan pacíficamente por un cambio, después del injusto encarcelamiento de líderes de la propia Mesa de la Unidad muchos nos preguntamos  ¿Cómo es posible que el “Partido MUD” responda con silencio, con un diálogo al que van sin condiciones,  con una pasividad que no tuvieron por cierto, cuando debían movilizar masas a votar en unas elecciones a las cuales también fuimos sin condiciones mínimas?  Son muchas las interrogantes que se abren después de la confesión JURADA de la Sub-Secretaria de Estado de los Estados Unidos de América, Roberta Jacobson (quien se retractó de sus declaraciones 6 días después sin explicar el porqué de su “equivocación”)  diciendo con claridad que “a petición de miembros de la MUD” habían decidido no sancionar a representantes del Régimen represor que actualmente y de manera ilegal regenta el poder en Venezuela. Si la sociedad democrática dudaba de la Mesa de la Unidad por sus omisiones, queremos ver ahora como la MUD le dirige un comunicado oficial a Roberta Jacobson exigiendo medidas contra los personeros del Régimen, basándose en las 5 acciones que recomienda Moisés Naim para acabar con el Régimen de Maduro (http://www.diariolasamericas.com/america-latina/cinco-acciones-que-eeuu-acabar-gobierno-maduro.html )

Los ciudadanos demócratas, que ya no creemos en quienes se burlaron y quieren seguir burlando de la buena fe de los venezolanos, nos preguntamos ahora ¿Por qué el partido MUD nunca apoyó la iniciativa del Embajador Diego Arria de enjuiciar al difunto e insepulto Hugo Chávez ante La Haya?

Entendiendo con hechos que el partido MUD no responde a los intereses de los demócratas nos preguntamos ¿Están trabajando por los intereses de quienes? ¿Cuál es el rol de un banquero llamado Víctor Vargas en las decisiones y omisiones del Partido MUD? ¿Qué autoridad tiene el desconocido Leopoldo Martínez para decidir o no que le conviene a Venezuela en nombre de la oposición? ¿Por qué se levantan de un diálogo diciendo que la libertad de Simonovis es un “punto de honor” pero no así la libertad de los estudiantes presos, la libertad de Leopoldo López y los Alcaldes presos, el cese de la persecución a dirigentes de Voluntad Popular?

Nos preguntamos con pesimismo ¿Para qué votar y cómo votar ahora por “representantes” que simplemente nos han dado (en su mayoría y con notables excepciones) la espalda, quienes solo son espectadores que negocian posiciones políticas pero que además de decir que la nacionalidad del tirano al poder es “irrelevante” inclusive han llamado “violentos” a los estudiantes que sin armas han tomado las calles pidiendo con acciones la aplicación del artículo 350 de la Constitución? ¿Qué salida plantean ante la Dictadura que no sea convivir con ella?

La crisis de la oposición venezolana  va más allá de la MUD, ya que son muchos los liderazgos fuera de la MUD que no se logran organizar para hacerle frente a un Régimen, existen Foros, Movimientos y Agrupaciones como la Junta Patriótica o Venezuela Soberana conformada por notables patriotas que tienen la credibilidad que perdieron los partidos políticos y el Supra Partido “MUD” que son los que moralmente tienen que levantar la voz (más allá de hermosos manifiestos escritos) y representar a una sociedad democrática que siente que, además de Diego Arria que solo y de manera frontal va quitándole la careta a la tiranía y sus colaboradores internacionalmente, la valiente María Corina Machado que no cesa en su lucha con la única pretensión de ver libre a Venezuela, Leopoldo López preso y silenciado pero coherente y firme en su propósito de salir de la Dictadura y Antonio Ledezma, el líder creíble, con una propuesta de avanzada para la Venezuela por nacer y ahora también amenazado de ser el próximo líder opositor preso, no existen más voces. ¿Solo los estudiantes quieren y están dispuestos a luchar por un país mejor? ¿Acaso ganó el miedo, o la comodidad? ¿Por qué no surge un líder que articule a una mayoría evidente de casi un 80% de un pueblo que pide cambio? ¿Por qué fue tan fácil ver a muchos líderes con pretensiones Presidenciales con agendas para “una Venezuela mejor” y de repente, cuando Venezuela más los necesita, no tienen nada que decir, nada que proponer en el peor momento de nuestra historia?

Hablar con militantes de partidos con el peso de Acción Democrática o Copei y oírlos decir que son partidos que agonizan, sin brújula, con conflictos internos e inconformidades en sus filas cada vez más escasos de credibilidad solo reflejan la crisis de los partidos, crisis que no han querido afrontar sus dirigentes, que al parecer creen que solo les queda para sobrevivir, cohabitar con la Dictadura, sin acordarse de la grandeza de sus luchas pasadas, cuando “pactar” no era una opción, cuando la verdadera prioridad era Venezuela.

Es imposible admitir que una crisis de liderazgos y de oposición nos condene a seguir siendo conducidos a un abismo que nos iguala a Cuba (siendo ellos los que dirigen nuestro destino). Es imposible entender como teniendo el 80% de la población de su lado, los  líderes demócratas no puedan simplemente ser brújula de un barco a la deriva.  La corresponsabilidad ya es un hecho, cada estudiante torturado, caído, cada venezolano asesinado mensualmente por un Régimen que no le interesa reducir los índices de inseguridad, también son muertos que pesan en la conciencia de líderes que como Henrique Capriles, tuvieron el apoyo de TODOS de manera incondicional y que por desconocidas razones han asumido un rol de pasividad que solo condena a Venezuela a ser un pobre país rico.

Señores del “Partido MUD” no cuenten con ser el partido más votado en las elecciones del 2015, ya sabemos que sin pataleo pueden despojar a un Diputado de su inmunidad, sabemos que “sin pataleo” se van solo a renovar los  cargos de tres de los rectores del CNE en vez de los cinco, que de paso ilegalmente podrán ser elegidos por Consejos Comunales. Sabemos que las elecciones solo le dan fachada democrática a un Régimen represor y  lo sabemos porque con sangre nos lo están haciendo entender,  estamos conscientes de que NO vivimos en democracia y estamos recorriendo el camino de pasar de ser un Estado Federal a ser un Estado Comunal.

Esperamos, si, que los líderes con credibilidad se distancien formalmente de aquellos que negocian nuestra libertad, tenemos fe en que se pueda lograr prontamente una “Unidad Superior” que represente realmente el clamor de la sociedad democrática y que con un cronograma de lucha podamos desmontar de una vez una tiranía que supera en crueldad a las dos últimas Dictaduras que vivimos en Venezuela.

Llegamos al serio momento en que la inacción y el silencio cómplice nos hace a todos (menos a los estudiantes en las calles) tan culpables como aquellos que arremeten y desfalcan al país. Es el momento de la verdad, de la firmeza democrática, de luchar organizadamente por nuestra amada Venezuela. Hannah Arendt bien definió el peligro de la “banalidad del mal”  o “el nazi bueno” caracterizado por un criminal como Adolf Eichmann, enjuiciado por crímenes de lesa humanidad en contra del pueblo judío. Arendt definió a Eichmann no como un monstruo, sino como un “burócrata” que actuó dentro de las “reglas del sistema”, una persona corriente que solo se identificó activamente con grupos cuyas ideologías justificaban y condonaban la opresión y destrucción de otros. Sabemos identificar a los representantes de la banalidad del mal en la persona de la Defensora del Pueblo, La Fiscal General de la República, los Ministros a la orden del sátrapa. También hay “nazis buenos” ayudando a que venza el mal en Venezuela en las filas de la oposición y esperamos que la defensa de los intereses de jerarcas para los que trabajan unos pocos burócratas (que más que Judenrats, son como Eichmann “nazis buenos” que obedecen órdenes para no ser execrados de un sistema putrefacto y mafioso conformado y arrastrado desde la Cuarta República) no implique la total destrucción de un pueblo grande y noble como lo es el pueblo de Venezuela.

[author] [author_image timthumb=’on’]https://scontent-a-mia.xx.fbcdn.net/hphotos-prn2/t1.0-9/10301073_1427920834132444_970971995000038665_n.jpg[/author_image] [author_info]Dayana Cristina Duzoglou Ledo Caracas, Venezuela. Licenciada en Estudios Políticos de la Universidad de Massachusetts, Boston. Mención Cum Laude. Diplomado en Relaciones Internacionales de la Universidad de Massachusetts, Boston. Mención Cum Laude. Ex miembro de la Mesa de la Unidad, Comisión de Agenda Programática por el Movimiento de Integridad Nacional (MIN-Unidad) Co-autora del libro «Honduras, David de América» Libro que analiza la crisis vivida en Honduras en el año 2009. Actualmente trabaja en el sector privado y es articulista en prestigiosos noticieros web como «El Republicano Liberal», entre otros. Leer sus columnas.[/author_info] [/author]

About the author

Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.

2 Comments

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.