Recomendados Salud Selección del editor

¿Cómo prevenir el contagio de COVID-19 en niños?

Un contagio de COVID-19 es uno de los mayores miedos que los padres puedan tener. Debido al alza de contagios que provocó la semana santa, muchos niños resultaron contagiados de este virus. Sin embargo, esto causa mucha sorpresa y duda entre las familias que pensaban que era muy poco probable que los pequeños del hogar pudieran salir positivos a COVID-19. Por otro lado, el mundo poco a poco trata de regresar a la normalidad y muchos factores apuntan a que este año se reanudarán las clases presenciales en los niveles básicos. Ante esta nueva disyuntiva, ¿qué puede hacer usted como padre o madre de familia para reducir la probabilidad de que su hijo contraiga el COVID-19? Afortunadamente, puede hacer muchas cosas.

Nos acercamos con un especialista para saber un poco más de cómo funciona este virus en los niños y qué medidas puede tomar, y enseñarles, para salvaguardar su salud. Recuerde que siempre debe seguir las instrucciones de su pediatra y mantenerse atento a la aparición de algún síntoma o cambio de actitud por parte de su pequeño.

¿Cómo ha evolucionado el COVID-19 en México?

  • Para junio de 2020, las tasas de contagios en niños subieron considerablemente de 84 a 3.139 individuos.
  • El primer caso de un fallecimiento de un menor a causa de este virus se dio el 13 de abril del 2020. Se trataba de una pequeña que vivía en el municipio de Huimanguillo, Tabasco. Se sabe que tenía una afección cardiovascular previa y que esto pudo ser un factor determinante que hiciera que su cuerpo no aguantara los estragos del COVID-19.
  • Se estima que la tasa de mortalidad infantil durante la pandemia en México es tres veces mayor a la de Estados Unidos y cinco veces mayor que la de España.
  • A nivel general, en todo el territorio mexicano se han registrado 2.35 millones de personas positivas a COVID-19.
  • Por otro lado, han habido 217 mil muertes a nivel nacional.
  • Dejando de lado las alarmantes cifras de mortalidad y de contagios, una buena noticia es que 1.87 millones de personas se han recuperado exitosamente de los estragos de este virus. Sin embargo, es posible que algunas personas todavía viven con consecuencias en su sistema inmune a causa de este virus.

¿Cómo actúa el COVID-19 en niños?

Generalmente, el virus del COVID.19 no actúa de la misma manera en los niños que en los adultos. De hecho, se ha conocido que este virus es especialmente leve cuando está en un pequeño, en la mayor parte de los casos. Contrario a esto, en los adultos puede ser más grave y causa mayores estragos desde un inicio. Sin embargo, no por eso se debe de bajar la guardia y es necesario que se tomen las mismas precauciones para toda la familia. Actualmente, es un momento delicado donde los contagios se están haciendo cada vez más comunes y la ocupación hospitalaria continúa con una saturación importante. Adicionalmente, las instituciones de salud pertenecientes al sector privado también están experimentando dificultades para atender en su totalidad a los pacientes contagiados de COVID-19.

Pero, ¿por qué el COVID-19 no afecta tan gravemente a los niños pero sí a los adultos y a las personas de la tercera edad? Muchos expertos creen que es debido a que los niños están más acostumbrados a enfermedades respiratorias como el resfriado común o la gripe. Por lo tanto, su sistema inmunitario sabe cómo responder ante un virus que cause estragos similares. Recordemos que los resfriados son muy comunes en los pequeños y a menudo sólo es necesario tratarlos con medicamentos simples que sean recetados por un doctor. A la par, deben de tomar muchos líquidos y reposar por algunos días.

Contrario a los niños, en los bebés el virus puede causar estragos que causan incluso la muerte. Esto se debe a que el sistema inmunitario de los bebés es sumamente frágil e inmaduro. El cuerpo no sabe todavía cómo responder a los virus que hay en el ambiente y, especialmente en los padres primerizos, los síntomas no son reconocidos de manera inmediata. Por esto es tan importante tener visitas regulares con el especialista y mantenerse atento a cualquier cambio de actitud en su pequeño. Estas señales tan pequeñas pueden ser indicadores de un problema más grave que, de ser atendidos con rapidez, es posible tener mayores probabilidades de recuperarse exitosamente.

¿Cómo se da un contagio de COVID-19 en niños?

Recuerde que el virus se contagia mediante las partículas de saliva que quedan suspendidas en el ambiente cuando estamos en un lugar cerrado y con poca o nada de ventilación. Al hablar, toser o estornudar; estas partículas pueden ser respiradas por otras personas. Esto puede que no suponga un problema, ya que antes la vida normal se llevaba a cabo en espacios cerrados como escuelas, oficinas o centros de esparcimiento. Sin embargo, con la llegada del COVID-19, esto significó un espacio idóneo para que el virus pasara de persona a persona con mucha rapidez. Otro modo de contagio es tocar superficies donde caigan estas partículas de saliva. En este caso, lo que sucede es que las personas después de tocar perillas, ventanas, mesas u otros espacios que están contaminados, no se lavan las manos y continúan abrazando personas, tocándose la cara y acariciando niños. De esta forma, el virus puede no afectarlos a ellos pero si causar estragos a las personas con las que está teniendo contacto.

¿Cómo se puede evitar un contagio de COVID-19 en niños?

Las medidas de cuidado que puede tomar no son muy distintas a las que deben de llevar a cabo los adultos. Sin embargo, un factor importante es la edad que tienen sus pequeños. Con esto, nos referimos a que los niños menores de 2 años no deben usar cubrebocas. Puede que suene raro para usted, ya que es obligatorio tener el cubrebocas correctamente colocado sobre la nariz y boca si se sale a un espacio público y especialmente a uno cerrado como el cine, el supermercado, entre otros. Sin embargo, hay que considerar que los niños menores a esta edad no entienden muy bien la función del cubrebocas y solo lo ven como algo estorboso que no les permite respirar como de costumbre. Claramente, hay excepciones y muchos niños menores de este rango no hacen nada para quitarse el cubrebocas.

Teniendo esto en cuenta, si el cubrebocas está muy apretado, puede incluso causar asfixia en niños. Recuerde que las vías respiratorias en los niños son considerablemente más pequeñas que la de los adultos, por lo que puede que se estén ahogando y no puedan quitarse la mascarilla, teniendo esto un desenlace fatal.

Por otro lado, es importante respetar las reglas de sana distancia. Es decir, tener de un metro y medio a dos metros de separación entre las demás personas. Pida a las personas que sean externas a su hogar que no besen ni abracen a sus pequeños, ya que pueden estar transmitiendoles el virus sin saberlo. En caso de que quieran acariciarlos o agarrarlos de la mano, será importante que previo a esto se laven muy bien las manos o, como mínimo, utilicen gel antibacterial que esté conformado por al menos 90% de alcohol. Claramente, la mejor situación es donde no haya contacto alguno con los pequeños. Debe de preguntarse si es necesario que los niños acudan a espacios públicos como plazas comerciales y cines. Además que la higiene personal deja mucho que desear durante la permanencia del tiempo en el cine. Además nada le garantiza al papá que el lugar esté desinfectado adecuadamente.


Con la colaboración del Dr. Juan Pedro Sánchez Campodonico, quien es un Pediatra que brinda sus servicios en su consultorio privado, ubicado en Cancún Quintana Roo. Es Médico Cirujano egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México, cuenta con una especialidad en Pediatría por el Consejo Mexicano de Certificación en Pediatría, es profesor titular de Clínica Pediátrica en la Universidad Anáhuac Cancún.


Referencias: