Censura y represión en Colombia

Imagen: Elnacional.cat
     
«Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión».
Artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

Cada 03 de mayo se celebra el día mundial de la “libertad” de prensa, el cual garantiza a cada persona expresar y difundir su opinión libremente, pero actualmente en Colombia estamos siendo censurados por el Gobierno del presidente Iván Duque Márquez debido al paro nacional que inició el día 28 de abril, con el principal objetivo de tumbar el proyecto de la reforma tributaria, y aunque muchos creen que se logró quitar esta reforma, la realidad es que todo parece ser una estrategia política para bajar los ánimos del pueblo colombiano, lo que el congreso y el presidente ignora es que aunque la reforma era el motivo inicial no es por lo único que muchos colombianos están protestando. Es importante resaltar que en Colombia hemos sido manipulados durante muchos años por diferentes medios de comunicación del Estado, tales como RCN, CARACOL, la revista SEMANA, y otros, quienes se han encargado durante mucho tiempo tergiversar la información del país a favor de extremos políticos como la derecha y la extrema derecha, con la única finalidad de influenciar en el pueblo.

Hoy por hoy gracias al paro nacional muchos colombianos han despertado y han decido ignorar a todos los medios de comunicación controlados por el Estado donde  el panorama actual se enfocan más en mostrar lo “malo” de las marchas, con el fin de hacer quedar mal a los protestantes, pero no muestran la verdadera gravedad de la situación que están viviendo estas personas en las calles en los últimos días, donde son las fuerzas públicas las que están abusando ferozmente contra la población civil del pueblo. De acuerdo con BBC News Mundo, “cientos de videos que cada quien parece interpretar según su posición, vuelan por las redes sociales y los chats de vecinos para amplificar la zozobra que inunda al país (…) Jorge Restrepo, director del CERAC, un centro de estudios, añade: «La evidencia que hemos podido analizar muestra que en Cali hubo una violencia comunitaria en la que la fuerza pública se desbordó en contra de civiles»

Gracias a los manifestantes y a todas las personas indignadas por la situación actual del país, es que hoy estamos siendo escuchados en diferentes partes del mundo, gracias a ellos muchos se están dando cuenta que estamos siendo gobernados por un asesino. Para nadie es un secreto que las redes sociales pueden llegar a ser un medio tóxico de desinformación, pero es importante aclarar que gracias a las redes sociales muchos estamos al tanto de lo que está pasando durante las marchas, y son esas personas que muchos tildan de “vándalos” quienes hoy están al pie de la lucha grabando todos los sucesos que ocurren en las manifestaciones y que están siendo censurados por un presidente que quiere mostrar una falsa imagen de las protestas. Según noticias France 24 “En las redes sociales, miles de usuarios adelantan campañas para llamar la atención de la comunidad internacional. En Estados Unidos, la senadora demócrata, Jessica Ramos, de origen colombiano, también hizo eco de las noticias en sus redes sociales “veo graves violaciones de derechos humanos en Colombia, especialmente en Palmira y Cali (…) El ESMAD ha sido acusado de matar al menos 35 personas y de 31 desaparecidos”.

La voz del país son todas esas personas que hoy están en las calles luchando contra un gobierno asesino, luchando en contra de todas las inconformidades, grabando cada paso de la marcha, mostrándonos a todos por medio de Instagram, Twitter y Facebook, las masacres a manos del Estado homicida, que autorizó militarizar cada ciudad que se encuentre en protesta, y aun así estamos siendo silenciados, muchos están siendo amenazados de muerte y han sido agredidos por las fuerza púbica de Colombia, y quienes aportan en esta lucha por a través de las redes sociales compartiendo información útil también están siendo amenazados y además son varias las publicaciones que han sido eliminadas. La pregunta es: ¿si esto no es una dictadura, entonces qué es?

 

About the author

Catalina Mejía Largo

Comunicadora Social y Periodista, actualmente hago parte de la Corporación de Periodismo y Medios Kinésica de la Comuna 13, escribo artículos en el periódico "Signos Desde la Trece".

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.