¿CALIDAD IGUAL A CANTIDAD?

     

Desde hace muchísimo tiempo vemos grandes proyectos con los que se pretende reorientar la educación en Colombia para lograr, mediante los nuevos métodos, modelos y políticas públicas, mejorar los resultados en las pruebas nacionales e internacionales (que es en últimas lo que le interesa al gobierno). Lo paradójico es que a los maestros cada vez se nos  hace más hincapié en la necesidad de tener en cuenta las necesidades de todos y cada uno de nuestros estudiantes, no importa si estás en un salón con cincuenta estudiantes y tienes sólo una hora a la semana, debes impartir el conocimiento de tu materia, ser padre, madre, sicólogo, trabajador social y hasta sacerdote en esa hora, atendiendo, mediante adaptaciones curriculares, las necesidades especiales de cada uno de quienes conformen el grupo; para lo cual, se nos enseña a enseñar con base en modelos de países como Japón, cuya cultura difiere enormemente de la nuestra.

Para nadie es, pues, un secreto el que hay algo que falla enormemente en nuestro sistema educativo, eso lo escuchamos desde las charlas más academicistas hasta las conversaciones de tienda; lo que se modifica es la justificación al problema; ya que, mientras los maestros buscamos refugio en el abandono familiar, la televisión, la sociedad y el gobierno, los padres juzgan a los maestros, y el gobierno habla de un problema de preparación de los maestros y de las administraciones locales. El análisis del problema, más que un estudio serio, se ha convertido en un juego de papa caliente, donde más que buscar soluciones, se han escudriñado culpables con quienes lavarnos las manos.

Si bien, la educación colombiana siempre ha tenido serios problemas, el gobierno ha manifestado su preocupación especial sólo este año, luego de que nuestro país ocupase el último lugar en las pruebas Pisa, no estoy segura si su preocupación se debe a una verdadera y transparente preocupación por el futuro de Colombia,  por la visión internacional de nuestro país o por las consideraciones económicas que implica el ocupar el último puesto en este tipo de pruebas.

Sea cual sea la razón, hoy día algunas Instituciones Educativas ya contamos con la Jornada Escolar Completa, una estrategia del Ministerio de Educación que entró en vigencia desde octubre, consistente en que  los estudiantes del grado noveno reciben una intensificación en las áreas de matemáticas y lengua castellana. La idea es extender la jornada en todos los grados e Instituciones Educativas; aún no comprendo cómo va a hacer la Ministra para solucionar los problemas logísticos que esto conlleva y no me detendré en este punto; ya que lo que me cuestiona se centra en la forma como el Sena va a realizar el empalme del proceso de la jornada completa con los procesos institucionales y el pensar que la cantidad de horas mejorará la calidad educativa.

Respecto a la decisión de entregarle la jornada completa al Sena, critico enormemente el hecho de que se le pague a una Institución, que fue dirigida durante años por la Ministra, y no pensar en que los maestros podemos asumir esa labor, si se nos dan las condiciones salariales que se le ha dado al Sena. No sé si llamar eso tráfico de influencias, pero deja mucho que pensar el hecho de que la solución a los problemas de la educación se resuelvan desde afuera, entregándole los procesos a entes externos al currículo; en el caso de mi colegio, por ejemplo, los maestros nunca hemos tenido un empalme con los docentes del Sena, no sabemos qué están haciendo y cómo. Dudo enormemente de que la solución esté en procesos desarticulados, donde se benefician los intereses personales y los estudiantes continúan con el mismo desánimo por el tiempo de estudio.

Y este último, el tiempo, lo que más me cuestiona, no estoy segura que el pasar más tiempo en las aulas de clase sea la solución automática al problema. Pongo el ejemplo de una de las materias más conflictivas en la básica: Inglés ¿Cuántos graduandos de colegios públicos son bilingües? Además ésta es el área con los más bajos resultados en las pruebas Saber Once. Ahora bien, en un colegio regularmente se le designan dos horas de la semana al área en cuestión, esto es en el periodo 20 horas presenciales (si el colegio cuenta con cuatro periodos), 80 horas anuales y 880 en total por el tiempo de escolaridad (de primero a once); eso durante 11 años, cuyo resultado es estudiantes que ni siquiera mantienen una conversación simple. Lo paradójico es que muchos de esos  mismos estudiantes, cuando pasan por un curso de menor duración, logran aprender lo que en el colegio no pudieron.

De allí la pregunta ¿La cantidad de horas en las aulas es la respuesta al problema de la calidad educativa? Difiero enormemente de esa medida Ministerial, el tener los estudiantes en las aulas por más tiempo no mejorará los resultados (bueno, por lo menos no los académicos pero si los financieros de Sena); el colegio no es una jaula de entrenamiento para responder pruebas internacionales. Habría que pensar, más bien, que no sólo se educa en la escuela, el problema educativo es un problema cultural, no de la suma o la resta de las horas de clase, donde se mecanizan las mentes y se adoctrinan los pensamientos. Habría que invertir más en proyectos de vida que en beneficiar intereses personales. Esperemos, entonces, que nos depara el 2015 frente a este tema y cómo enfrentará la Ministra los problemas logísticos, el desánimo de los estudiantes, las críticas de los maestros, y los bajos resultados, que dudo cambien con las mejoras propuestas.

[author] [author_image timthumb=’on’]https://alponiente.com/wp-content/uploads/2014/12/10389434_10152915881028223_2729546328066216500_n-e1418368333644.jpg[/author_image] [author_info]Yeimy Tamayo licenciada en filosofía de la UdeA, actualmente estudio ciencia política en la misma universidad. [/author_info] [/author]

About the author

Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.

4 Comments

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • I just want to say I am newbie to blogging and truly liked you’re web site. Most likely I’m want to bookmark your website . You absolutely have really good posts. Thanks a bunch for sharing with us your web page.

  • I simply want to say I am newbie to blogs and truly savored you’re web page. Most likely I’m likely to bookmark your blog post . You certainly come with incredible stories. Bless you for sharing your web site.

  • I’ll gear this review to 2 types of people: current Zune owners who are considering an upgrade, and people trying to decide between a Zune and an iPod. (There are other players worth considering out there, like the Sony Walkman X, but I hope this gives you enough info to make an informed decision of the Zune vs players other than the iPod line as well.)

  • you are in reality a good webmaster. The website loading pace is incredible. It sort of feels that you’re doing any distinctive trick. Furthermore, The contents are masterwork. you’ve performed a wonderful activity on this subject!