Política Selección del editor

Álvaro Uribe Vélez para jóvenes y desmemoriados (IV)

Alvaro Uribe, former president of Colombia, casts his ballot at the National Congress during presidential elections in Bogota, Colombia, on Sunday, May 27, 2018. Colombians are voting Sunday for a new president who will face sharp

(Para Juan Sebastián)

A propósito de la anterior entrega, un joven de 23 años, llamado Juan Sebastián, me escribió lo siguiente:

“Señor Luis Vélez, muchas gracias por su labor y trabajo intelectual; es fundamental y muy necesario actualmente. Necesitamos hablar de historia, especialmente a los más jóvenes, luchar en contra de la oleada de adoctrinamiento que se está dando a través de todos los frentes posibles (universidades, redes sociales, arte, etc.) ¿Por qué artículos como estos no son más comunes? Tengo 23 años y lo que usted dice es nuevo para mí; esto no se encuentra en colegios y universidades comúnmente. Pienso que si queremos que Colombia progrese debemos meterle todo a la labor intelectual, escribir, investigar, educar, crear contenidos que hablan desde una postura basada en datos y no en ideologías del resentimiento y el subdesarrollo. Crear una bibliografía, alejada de la narrativa oficial y nacionalmente aceptada de la izquierda, en donde podemos investigar el desarrollo de Colombia desde todas las esferas de la sociedad. Crear una iniciativa educativa basada en esa bibliografía, no lo sé, algo que cale hondo en la mente de los jóvenes, desarrollar un cuerpo académico robusto.

Si no abordamos esta área de la educación, no estoy seguro que Colombia se sostenga; como usted lo dijo, que pensaba emigrar a Canadá teniendo en cuenta la inviabilidad del País, muchos de nosotros consideramos lo mismo hoy, viendo tanta pusilanimidad en nuestros líderes, viendo cómo se premia a los criminales y se castiga a los que hacen bien, viendo el esfuerzo casi religioso de la izquierda radical de imponer su agenda y de educar a toda la nación, viendo la pereza intelectual de los académicos, o la inexistencia de una corriente intelectual y robusta que promueva los principios de libertad e institucionalidad. Esto me llena de incertidumbre…”

El comentario de Juan Sebastián me conmovió profundamente y creo que refleja la situación en la que se encuentran millones de jóvenes agobiados por la narrativa mentirosa que la izquierda ha logrado imponer.

Me hace sentir que es mi obligación continuar con mi trabajo de contribuir a restablecer la verdad sobre la figura, la visión de la política y la obra de gobierno del Presidente Álvaro Uribe Vélez.

  1. Visión de la política

El genio político de Uribe radica en haber comprendido las aspiraciones de la gente a hacia el final del mandato de Andrés Pastrana y transformarlas en una propuesta política profundamente coherente con lo que era su visión de la sociedad, que se venía formando desde la época del Instituto de Estudios Liberales de Antioquia, que se había consolidado en sus años como congresista y que experimentó como Gobernador de Antioquia.

Esa propuesta la sintetizó en tres fórmulas poderosas de solo seis palabras: Seguridad Democrática, Confianza Inversionista y Cohesión Social. Estas tres fórmulas, que conformaban lo que Uribe llamó el “Triángulo de la Confianza”, orientaron su mandato como Gobernador de Antioquia y su propósito era extenderlas a todo el País como Presidente de la República.

No me cabe la menor duda de que el paso de Uribe por la Gobernación de Antioquia fue fundamental para proyectarlo como figura política nacional de talla presidencial. Esto no deja de ser sorprendente porque, en el ordenamiento territorial salido de la Constitución de 1991, los departamentos son entidades extremadamente débiles por la precariedad de sus recursos fiscales, lo cual limita su capacidad de alinear a los alcaldes con políticas y programas que trascienden el ámbito municipal. Aunque en algunos departamentos con rentas propias la situación es menos precaria – en Antioquia están recursos de la FLA y del IDEA – aun así, es difícil que un gobernador pueda asumir el liderazgo de su región y que esto lo proyecte como líder nacional. Uribe lo logró.

Al final de su mandato, un analista de la época señaló lo siguiente:

“Entendida ésta como la consistencia entre los principios que nos inspiran y la forma como actuamos, la honestidad está sujeta al escrutinio público. Y en este sentido, un primer calificativo de la gestión de Uribe es ese: honesta”.

Más adelante, escribe:

“…la experiencia vivida en Antioquia en estos tres años es un aporte importante en la búsqueda de nuevos caminos para nuestro desarrollo. La concepción de Estado comunitario que impulsó el Gobernador es un avance significativo, que supera las disquisiciones teóricas, tan fáciles de escribir en un papel, plasma sus propuestas en acciones concretas de gobierno”.

Luego:

“Dejo para el final el punto más polémico: las famosas Convivir. No me cabe duda de que el Gobernador Uribe cree que el camino para conseguir la paz comienza en la negociación entre los sectores en conflicto, y entiendo que mientras que las condiciones políticas para llegar a la negociación se dan, el gobernante no puede ser espectador pasivo ante la confrontación”

Concluye:

“El gobernador Uribe es uno de los pocos líderes que tiene el país…”  

Esto lo escribió Sergio Fajardo Valderrama en artículo titulado “El gobernador Uribe”, publicado el 14 de diciembre de 1997 en la página 4ª del diario “El Colombiano”. Resulta difícil de entender que Fajardo se haya convertido en el feroz enemigo político de Uribe que hoy es, puesto que este, en sus dos mandatos presidenciales, no hizo otra cosa que extender a todo el País las políticas que había desarrollado exitosamente en Antioquia y que Fajardo alabó.

La mejor síntesis de la visión de la economía y sociedad de Uribe está en una conferencia titulada “El malestar económico”, dictada en la Convención Bancaria, realizada en Cartagena el 8 de junio de 2001. La base de esa conferencia es la gráfica que se reproduce más adelante y a partir de la cual puede evaluarse lo que fueron los gobiernos de Uribe y lo que significaron para la sociedad colombiana.

En un trabajo titulado: “Growth is Good for the Poor”, los economistas del Banco Mundial, David Dollar y Aart Kraay, con una muestre de 92 países y 40 años de datos, habían demostrado, una vez más, que, cuando el ingreso de un país crece, el ingreso del quintil más pobre de la sociedad crece proporcionalmente. También encontraron que el imperio de la ley, la apertura al comercio internacional y el desarrollo de los mercados financieros, no afectaban negativamente la participación de los pobres en el ingreso nacional. Adicionalmente, mostraron que la estabilidad macroeconómica y la reducción del tamaño del gobierno no solo aumentaban el crecimiento del ingreso, sino que elevaban la participación del quintil más pobre en su distribución. En fín, mostraron también, que el asistencialismo tenía pocos efectos sobre la condición de los pobres. Uribe conocía el trabajo de Dollar y Kraay.

El crecimiento económico beneficia a los más pobres. El crecimiento depende del ahorro y la inversión privados y esta y aquel de la confianza que se tenga en el futuro de la sociedad. Invertir es una decisión de largo aliento que solo se acomete cuando se tiene confianza en cosechar sus frutos. En Colombia la inversión estaba derrumbada porque la confianza estaba por el suelo, al cabo del infructuoso proceso de paz del gobierno de Andrés Pastrana, en el que las Farc se burlaron nuevamente de la sociedad mientras acrecentaron sus fuerzas militares para dar el asalto final al poder.

En sus dos gobiernos, que desgraciadamente no fueron tres, Uribe se esforzó por reestablecer los pilares de la confianza completamente maltrechos como consecuencia del desgobierno de Samper Pizano y del candoroso manejo dado por Pastrana Arango a la ofensiva de las Farc contra la sociedad.

Puede observarse que en el esquema no aparece la palabra “paz” por ningún lado. Se podría pensar que “la paz” debe ser uno de los pilares de la confianza, pero ese es un error. La paz no es una condición para una buena vida social, es el resultado de ella. Un esclavo puede vivir en paz, es decir, no ser objeto de violencia física, mientras acepte sus cadenas. También pueden vivir en paz los comerciantes, ganaderos, empresarios o cualquier persona que pague cumplidamente la extorsión. Para el esclavista o el extorsionista esa sería una paz maravillosa, pero es dudoso que el esclavo o el extorsionado la vean de la misma forma.

El primer axioma de la libertad es el dominio pleno que tiene un individuo sobre su propia persona y sobre los frutos de su trabajo físico o intelectual. Cuando el individuo debe por la acción de la violencia ceder a otros individuos el producto de su trabajo, está perdiendo su libertad y de paso su dignidad. Claro que se puede vivir en paz sin libertad ni dignidad, ahí están los pueblos de Corea del Norte y de Cuba que ya ni se rebelan y han llegado la ominosa condición de servidumbre voluntaria, bastante apreciada por los tiranos. Hacia allá conduce el camino que está recorriendo el pueblo de Venezuela.

El objeto de toda violencia es la propiedad, salvo en el caso de los criminales sicópatas. Nadie que acepte entregar su propiedad al agresor violento será secuestrado, herido o asesinado. La resistencia al despojo ocasiona la violencia y acaba con la paz.

La razón fundamental de la existencia del estado es dar seguridad a la vida y propiedades de las personas. No importa lo que haga el estado, si no está en condiciones de dar esa seguridad es un estado fallido. Esa era la situación del estado colombiano al final del gobierno de Andrés Pastrana.

Gráfica 1

 

La variable más importante de una economía es la inversión porque refleja el grado de confianza de las personas y determina las posibilidades de crecimiento futuro. Invertir es dedicar parte del ingreso a la adquisición, montaje y puesta en funcionamiento de activos físicos o inmateriales que contribuirán, según su naturaleza, a la producción de bienes y servicios de consumo en un futuro más o menos dilatado.

La persona que invierte no solo está renunciando al consumo actual sino también a mantener lo ahorrado en una forma líquida: dinero, divisas o papeles comerciales fácilmente realizables. Invertir es por ello un acto de confianza pues se está renunciando a la posibilidad de movilizar rápidamente la riqueza cuando las cosas se ponen verdaderamente mal en una economía. La reducción de la inversión limita las posibilidades futuras de crecimiento porque el trabajo se realiza y se potencia con los medios materiales en los que se plasma la inversión.

Las decisiones de inversión de las empresas y personas individualmente consideradas se agregan en la variable de las cuentas nacionales (CN) llamada Formación Bruta de Capital Fijo (FBCF). Así como el esfuerzo de ahorro individual se mide con relación al ingreso corriente de las personas, el esfuerzo de ahorro e inversión agregados se mide con relación al ingreso de la economía, la variable llamada Producto Interno Bruto (PIB).  Expresada como porcentaje del PIB, la FBCF es una gran medida del grado de confianza de la gente en la economía de su País y del potencial de crecimiento de esa economía.

La gráfica 2 muestra cómo se había deteriorado la inversión y cómo se fue recuperando a medida que avanzaba la administración de Uribe.

Gráfica 2

 

Abordaremos a continuación cada uno de los pilares de la confianza empezado por la seguridad democrática.

  1. La seguridad democrática

Seguridad democrática significa seguridad para todos, protección de la vida y las propiedades de todas las personas. Pero también significa que esa seguridad debe garantizarse sin sacrificar las libertades propias de una verdadera democracia: las libertades políticas y las libertades civiles. Significa que el sometimiento de los violentos debe hacerse sin menoscabo de los derechos que tienen quienes se hacen merecedores de la acción de la fuerza pública y del sistema penal. En fin, significa garantías totales para todos aquellos que desde la legalidad ejercen la oposición política.

La primera tarea de la Seguridad Democrática era defender la sociedad del asedio al que la tenían sometida las Farc. Los jóvenes no saben y muchos mayores no recuerdan que, a comienzos del primer gobierno de Uribe, 400 de los 1.100 alcaldes del País no podían ejercer su cargo desde sus municipios y permanecían asilados en Bogotá o en otras grandes ciudades. Las comunicaciones por carretera entre las principales ciudades estaban prácticamente interrumpidas porque los terroristas instalaban puestos de control donde les provocaba y realizaban las llamadas “pescas milagrosas”, en las que robaban a la gente o secuestraban personas que solo serían liberadas contra el pago de un oneroso rescate. Fueron frecuentes los casos en los que las Farc cobraron rescate por personas que habían asesinado. En 2002, más de 3.000 personas estaban secuestradas.

Miles de personas era víctimas de extorsión, actividad criminal que, al lado del narcotráfico, proporcionaba a las Farc ingentes recursos económicos para financiar su actividad. Desparecidos los carteles de Medellín y Cali, las Farc controlaban el negocio del narcotráfico desde el cultivo de la coca, la transformación en cocaína y la exportación a los mercados finales.

Las Farc sabían que la llegada de Uribe a la Presidencia de la República afectaría gravemente sus negocios criminales y trataron por todos los medios de impedirla. Durante la campaña electoral de 2001-2002 atentaron varias veces contra su vida. En Barranquilla hicieron explotar una carreta tirada por un burro al paso de su caravana. También en Barranquilla, el 15 de abril de 2002, hicieron detonar por control remoto una bomba al paso de su caravana. Este atentado dejó tres muertos y veintidós heridos, entre los cuales una niña de tres años que perdió una pierna.

Durante el proceso de paz del gobierno de Andrés Pastrana, las Farc no interrumpieron sus actividades criminales, continuaron con el reclutamiento y adelantaron toda clase de acciones terroristas contra la población. Esto hizo que las conversaciones de interrumpieran varias veces y que, cuando ya era completamente intolerable la situación, se suspendieran de forma definitiva en el 20 de febrero de 2002, cuando secuestraron al senador Eduardo Géchem, quien permanecería cautivo seis años.  La relación completa de las acciones criminales de las Farc durante los tres años del proceso de paz del Caguán llenaría muchísimas páginas. Mencionaré algunas para refrescar la memoria y poner en evidencia el estado de indefensión al que fue llegando la sociedad colombiana.

Las conversaciones de paz se iniciaron el 7 de enero de 1999. Debían ser instaladas por el presidente Pastrana y el dirigente máximo de las Farc, Manuel Marulanda. Pastrana llegó cumplidamente a la cita, Marulanda no, su silla quedó vacía. En su reemplazo asistió Raúl Reyes quien, desafiante, presentó el “programa de reforma agraria de los guerrilleros”. Esta sería la primera de las muchas humillaciones que recibiría Pastrana, y con él toda la ciudadanía, a lo largo de ese tortuoso proceso.

El 25 de febrero las Farc secuestran tres indigenistas estadounidenses a quienes asesinarían dos o tres días después. Esto condujo a la primera suspensión de las negociaciones que sólo se reanudarían en mayo, con el Acuerdo de Caquetania, firmado por el presidente Pastrana y Marulanda. Las Farc jamás cumplieron y continuaron secuestrando y asesinando en la llamada zona de distensión que se había convertido en su santuario, sin presencia de fuerza pública. Esa situación provocó una crisis en las Fuerzas Militares: el 26 de mayo renunció el Ministro de Defensa Rodrigo Lloreda Caicedo y con él 14 altos oficiales. Al mes siguiente, las Farc lanzaron una gran ofensiva tomándose 13 municipios.

El gobierno insiste en negociar y empiezan a desfilar por San Vicente del Caguán una serie de personalidades nacionales e internacionales que se esfuerzan por convencer a las Farc de aceptar una comisión internacional que verifique el cumplimento de los acuerdos y de suspender sus acciones criminales para que los diálogos puedan comenzar. Las Farc aceptan suspender el secuestro de los ganaderos a condición de que el gobierno nacional le aporte los recursos para financiar sus actividades.

Prácticamente todo 1999 transcurrió en discusiones sobre la comisión de verificación internacional. Las Farc no dieron su brazo a torcer y en octubre se iniciaron por fin las conversaciones sin verificación internacional.  ¡Cómo iban a aceptar verificación si estaban utilizado cilindros bomba en sus ataques contra la población civil! En 1999 las Farc lanzaron ataques con cilindros bomba en las localidades de Dolores, La Alpujarra, La Arada y El Prado.  El más cruel ataque con esos artefactos fue el perpetrado, el 2 de mayo de 2002, contra los habitantes de Bojayá, refugiados en la iglesia de su pueblo, en el que murieron 74 civiles y 117 más quedaron heridos.

En 2000, para buscar apoyo a las negociaciones, los comisionados del gobierno y de las Farc se desplazan por varios países de Europa y decenas de personalidades, incluidos ejecutivos de varias multinacionales, viajan a San Vicente del Caguán a implorarle a la guerrilla que cese sus acciones criminales. En respuesta a la manifiesta debilidad del gobierno de Pastrana, en mayo las Farc empiezan a actuar como estado independiente y proclaman tres leyes y crean sus propios tribunales de justicia. La ley 002 decretaba un “impuesto” de 10% a los poseedores de un patrimonio de un millón de dólares a quienes, so pena de ser secuestrados, conminaban a presentarse ante el Secretariado.

Y así, durante más de tres largos años, avanzaron unas negociaciones que en realidad no lo fueron porque todo se fue en discutir asuntos de procedimiento, en atentados de la Farc que provocaban la suspensión de los diálogos, en discutir las condiciones de su reanudación, en nuevas exigencias de las Farc, en nuevos atentados, en nuevas reanudaciones, etc. Era imposible que las negociaciones llegaran a feliz término porque el resultado esperado por la Farc lo hacía imposible.  En una entrevista concedida a una publicación del Partido Comunista Argentino, reproducida por El Espectador, Tirofijo había señalado la aspiración maximalista de las Farc resumida en tres puntos:

  • Diálogo con el Gobierno y la sociedad sobre temas de interés nacional.
  • Constituyente paritaria sin dejación de las armas.
  • Gobierno de transición, sin dejación de las armas, hasta que se cumplieran los acuerdos.

Las Farc recibieron el gobierno de Uribe con un atentado con granadas lanzadas por morteros contra la sede del Congreso, en el momento mismo de su posesión. En las instalaciones gubernamentales solo se presentaron daños materiales, pero 17 personas murieron y 59 más resultaron heridas por los artefactos caídos en los alrededores.

Al otro día de su posesión, Uribe, cumpliendo una promesa de campaña, se desplazó a Valledupar, en el departamento de Sucre, y a Florencia, en el Caquetá. Esos departamentos y esas ciudades habían padecido y padecían el asedio de la guerrilla y con su presencia en ellas, Uribe quería mostrar simbólicamente su determinación de combatirla.

También de gran importancia simbólica para el País fue el programa Vive Colombia, viaja por ella, diseñado y aplicado para quitarle a las guerrillas el control de las carreteras. Ningún vehículo particular, de transporte colectivo o de carga podía circular por los principales ejes viales sin correr el riesgo enorme de ser asaltado y sus ocupantes robados o secuestrados. A los ciudadanos se les invitó a conformar caravanas acompañadas por el Ejercito para que salieran nuevamente por las carreteras.

Y los ciudadanos salimos y poco a poco fuimos recuperando la gran cantidad de libertades de las que se goza viajando por carretera: detenerse en cualquier sitio, contemplar un paisaje, tertuliar en una fonda caminara, etc. Las carreteras recuperaron su vida económica y los transportadores de carga acrecentaron su actividad, libres de la extorsión y la limitación de horarios, solo se podía viajar de día, a los que los tenía sometidos la guerrilla.

En 2003, la guerrilla realizó 234 retenes ilegales en las carreteras del País. Al año siguiente bajaron 102 y continuaron reduciéndose hasta llegar, en 2008, a solo 3. En 2010, el último año del segundo gobierno de Uribe, fueron 11.

Gráfica 3

 

La izquierda, con habitual falta de criterio y su afán propagandístico, quiso menospreciar la significación de la recuperación de la movilidad vial, señalando que solo servía “para que los ricos pudieran volver a las fincas”. La gráfica 4, donde se comparan las tasas reales de crecimiento del sector transporte y comunicaciones con las del PIB total, refuta palmariamente esa tontería.

Durante todos los años de los gobiernos de Uribe – excepción hecha del 2009 cuando la economía colombiana entró en recesión afectada por la crisis internacional – el sector transporte y comunicaciones creció mucho más que el PIB total, alcanzado tasas superiores al 10% anual en 2006 y 2007. Esto es muy significativo pues revela el grado en que los retenes ilegales y las pescas milagrosas estaban ahogando la economía. La recuperación de las carreteras con el programa Vive Colombiaviaja por ella, además de su importante significación simbólica, tuvo un impacto duradero sobre la actividad económica perceptible hasta el presente.

Gráfica 4

 

Otro aspecto de la guerra económica emprendida por la guerrilla contra la sociedad colombiana es la voladura de torres de energía del Sistema de Transmisión Nacional (STN). El STN está integrado por redes de alto voltaje y más de 30.000 torres que las soportan que vinculan las centrales de generación y los grandes centros de consumo de electricidad. La voladura de algunas de esas torres puede dejar sin energía a millones de personas afectando gravemente su vida cotidiana y su actividad económica.

Prácticamente desde su aparición en los años sesenta del siglo pasado, las guerrillas han atentado contra la infraestructura eléctrica del País. Durante la presidencia de Andrés Pastrana, en medio de las conversaciones de paz, las Farc intensificaron accionar contra la infraestructura eléctrica alcanzando a derribar mas de 1000 torres de la red de transmisión en los cuatro años de ese gobierno. Como cada torre tiene un costo de unos 80.000 dólares, el daño directo causado por el terrorismo superó los 80 millones de dólares. Pero esta cifra, siendo grande para un país como Colombia, es insignificante al lado daño infringido a la actividad económica en su conjunto que también se puede estimar.

En 2002 las Farc derribaron 486 torres de energía lo que provocó el racionamiento de un 4% de la demanda comercial. Para dicho año el costo de racionamiento estaba en 2.000 pesos por kilovatio-hora dejado de suministrar. Como ese 4% equivale a unos 2.000.000.000 de kilovatios-hora-año, el costo racionamiento para la economía en su conjunto ascendió a 4 billones de pesos, equivalentes a 1.600 millones de dólares, al tipo de cambio 2.500 pesos por dólar, promedio de dicho año. Los atentados de las Farc contra las torres del STN estaban destruyendo lentamente la economía sin que la opinión pública se percatara de ello porque esos costos se distribuían en millones de personas que producían menos por la imposibilidad de operar sus instalaciones productivas a pleno rendimiento o perdían sus alimentos por falta de refrigeración.

Los racionamientos afectaban principalmente a las localidades más pobres y alejadas del País donde las condiciones geográficas hacían más difícil restablecer el suministro. Las grandes ciudades, por tener un enmallado de redes eléctricas más robusto, fueron poco afectadas por los cortes del suministro, razón por la cual sus habitantes no alcanzaron a percatarse directamente de lo que estaba pasando. Durante muchas semanas en 2002, las voladuras de torres interrumpieron la interconexión entre la Costa Atlántica y el centro del País, donde están localizadas las principales centrales hidroeléctricas. Los habitantes de aquella región tuvieron que ser abastecidos con generación térmica más costosa mientras los embalses del interior rebosaban de agua. Este fue el otro costo que le impusieron al País las acciones terroristas de las Farc contra las redes de transmisión.

Las acciones contundentes del Ejercito Nacional contra las Farc fueron minando su capacidad de atentar contra las torres del Sistema Nacional de Transmisión que también fue protegido por unidades militares instaladas en los puntos más críticos. La gráfica 4 muestra cómo se fueron reduciendo las voladuras de torres a medida que avanzaba la ofensiva del Ejercito contra la guerrilla terrorista. Al año siguiente del inicio del primer gobierno de Uribe, las torres derribadas pasaron de 483 a 329. En 2010, el último año del segundo mandato de Uribe fueron solo 39. Al inicio del primer gobierno de Santos, el derribamiento de torres volvió a incrementarse.

Gráfica 5

 

En su guerra económica contra la sociedad colombiana, también se ensañó la guerrilla, principalmente el ELN, en la red de oleoductos. Con el descubrimiento, en 1991, de los yacimientos de Cusiana y Cupiagua en la Orinoquia, Colombia recuperó su capacidad exportadora de petróleo y de suministro de gas natural para el mercado nacional. La red de oleoductos y gasoductos que se construyó para exportar el crudo – el famoso oleoducto Caño Limón-Coveñas – y llevar el gas a los centros de consumo, pronto se convirtió en blanco de las acciones terroristas de las Farc y el ELN.

Para hacerse a una idea del impacto económico de los atentados contra los oleoductos basta con el siguiente ejercicio. Colombia llegó a exportar 800.000 barriles de petróleo diarios, a un precio medio de 40 dólares el barril, que en algunos períodos alcanzó los 100 dólares. Esto significa que la interrupción del flujo por un solo día supone una pérdida de ingresos de 32 millones de dólares. El daño ambiental causado por esos derrames es incalculable.  En sus cerca de 30 años de funcionamiento, el oleoducto Caño Limón – Coveñas ha sido objeto de más de 1500 atentados.

También en este frente se sintió la acción del Ejercito contra las guerrillas terroristas de las Farc y el ELN. Los atentados contra la red de oleoductos, que en 2003 fueron 184, pasaron a 31 en 2010, el último año del segundo gobierno de Uribe. El debilitamiento del accionar del Ejército en el primer gobierno de Santos permitió que se elevaran de nuevo los atentados que en 2013 llegaron a 259.

Gráfica 6

 

La seguridad democrática fue fundamental para recuperar tres componentes vitales de la actividad económica profundamente afectados por la acción de la guerrilla: el transporte por carretera, la red de transmisión eléctrica y la red de oleoductos.

El asunto no es discutir aquí si consumo de drogas no debe ser legalizado. El hecho es que la producción y tráfico de cocaína están proscritos por la Convención de las Naciones Unidas contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Sicotrópicas de 1988, suscrita por la mayoría de las naciones del mundo, incluida Colombia. Adicionalmente, la producción y tráfico de cocaína era la principal fuente de financiación de las Farc, razón por la cual para combatirla exitosamente era necesario atacar esta actividad en todas sus etapas empezando por los cultivos de coca.

Cuando los traficantes de los carteles de Medellín y Cali empezaron a desarrollar el cultivo del arbusto de coca en el territorio colombiano, las Farc les suministraron servicios de seguridad a cambio del pago del llamado “gramaje”, que era un sistema de impuestos que gravaba todas las etapas de la cadena del narcotráfico en las zonas controladas por las Farc. Cobraban a los productores de hojas de coca, a los compradores y vendedores de la pasta base, a los laboratorios por cada kilo de cocaína producida y a todo avión que salía de su territorio cargado de cocaína. Se estima que, por cada kilo de cocaína producida en los territorios bajo su control, las Farc cobraban, por gramaje, entre 400 y 450 dólares.

Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), en su informe sobre los cultivos de coca en Colombia en 2010, hacia 2002, la producción potencial de cocaína, estimada a partir del área sembrada de coca, fue de 580 toneladas, de las cuales fueron incautadas cien. Esto significa que solo por gramaje, las Farc habrían obtenido un ingreso superior a los doscientos millones de dólares.

La forma más eficaz, eficiente y menos costosa de combatir la producción y tráfico de cocaína – que, además, representa un menor riesgo para los hombres del ejército y la policía que tienen a su cargo esa labor – es la aspersión área de los cultivos de coca con glifosato. Aunque el gobierno de Uribe desarrolló, siempre que fue posible, programas sustitución voluntaria y erradicación manual, la fumigación área de los cultivos fue la herramienta fundamental para combatir el narcotráfico con resultados contundentes, como se evidencia en el Cuadro 1.

Según estimativos del la UNODC, en 2002, era 102.000 las hectáreas de cultivos de coca en Colombia, equivalentes al 60% de toda la Región Andina. Para 2010, esa extensión se redujo 57.000 hectáreas, un 38% del total de la Región. En otros términos, la producción potencial de cocaína pasó de 580 toneladas anuales a 324.

Cuadro 1

 

De ahí que sea tan grave que las Farc y sus aliados políticos estén ganando la batalle jurídica emprendida contra la fumigación con glifosato. Desde que esta se suspendió en el primer gobierno de Santos, los cultivos de coca no dejaron de crecer alcanzando las 172.000 hectáreas el final de su segundo gobierno, lo que arroja una producción potencial anual cercana al millón de kilos de cocaína, con un valor próximo a los 2.000 millones de dólares. Los esfuerzos de erradicación manual del gobierno del Presidente Duque han llevado el área sembrada a 155.000 hectáreas.

 Gráfica 7

 

La Seguridad Democrática – con sus acciones contundentes contra los grupos guerrilleros, los paramilitares y la delincuencia común – redujo ostensiblemente los flagelos del homicidio, las masacres y el secuestro.

En 2003, se presentaron 23.523 homicidios en el todo el País, lo que arroja una tasa de 56,2 por cada 100.000 habitantes. Año tras año, esas cifras se redujeron hasta llegar, en 2010, a 15.459 y una tasa de 34 homicidios por 100.000 habitantes. La gráfica 8 ilustra este punto.

Gráfica 8

 

Los homicidios colectivos o masacres llenaban de dolor a miles de familias y amargaban la vida de todos los colombianos. En 2003, se perpetraron 94 masacres que dejaron 504 víctimas; en 2010 se registraron 39 con 183 personas asesinadas.

Gráfica 9

 

Aunque las víctimas de homicidio eran personas de toda condición social, se destacaba el caso de los dirigentes sindicales asesinados. Según el profesor Camilo Echandía Castilla (“Violencia contra sindicalistas en medio del conflicto armado colombiano”. Revista de Economía Institucional. Volumen 15, 2013) entre 1988 y 2010 fueron asesinado 1.940 dirigentes sindicales. Por medio de la Unidad Nacional de Protección, creada en desarrollo de un componente importante de la política de Seguridad Democrática, bajo los dos gobiernos de Uribe se dio protección a centenas de dirigentes sindicales.

La gráfica 10, construida con datos del estudio “Estimación del total de homicidios contra sindicalistas en Colombia 1999-2008” de Daniel Guzmán, Tamy Guberek y Megan Price (https://hrdag.org/wp-content/uploads/2013/02/uv-estimates-paper-ES.pdf) y del ya mencionado trabajo de Echandía Castilla, muestra la forma como el homicidio de sindicalistas se redujo en los años de la Seguridad Democrática.

Gráfica 10

 

Hay que hablar del secuestro. Una reciente nota del corresponsal de la BBC, señala que entre 1970 y 2010 se produjeron 39.000 secuestros en Colombia, una cuarta parte de ellos perpetrados por las FARC. (https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina). El crecimiento y persistencia de este delito se debe en buena medida a la demanda de la sociedad. Nadie quiere ser secuestrado, pero cuando se paga el rescate o se cede al chantaje político, se están demandando más secuestros. Eso es lo que ha hecho la sociedad colombiana durante décadas. La ley 40 de 1993, que sancionaba el pago de rescate, fue declarada inexequible por la Corte Constitucional, en sentencia aplaudida por la mayoría de la prensa. También se demandan secuestros o cualquier otro delito cuando los costos de cometerlos son bajos, no por ausencia de leyes punitivas sino por la incapacidad de aplicarlas a los delincuentes, por la impunidad.

El secuestro extorsivo fue, hasta su transformación en banda narcotraficante, la principal fuente de financiación de las Farc. Ganaderos y empresarios y sus familias eran las principales víctimas. Muchas personas fueron secuestradas varias veces y en muchos casos las Farc cobraron rescate por otras que había sido ya asesinadas.

En medio de las fallidas conversaciones de paz del gobierno de Pastrana Arango, las Farc intensificaron el secuestro con fines políticos llevándose a decenas de soldados, policías y dirigentes políticos con los que formaron el grupo de los “canjeables”, para obtener concesiones del gobierno y limitar el alcance de las operaciones del Ejército.

Al principio del primer gobierno de Uribe, las Farc tenían en su poder decenas de militares y varios dirigentes políticos que permanecieron largos años en su poder o fueron asesinados a sangre fría cuando las Fuerzas Militares intentaron su rescate. Murieron en esas circunstancias el exministro Gilberto Echeverry Mejía, el gobernador en ejercicio Guillermo Gaviria Correa y once de los doce diputados del Valle que había sido secuestrados, en la sede misma de la Asamblea situada en el centro de Cali, el 21 de abril de 2001.

La joya de la corona del grupo de “canjeables” era sin duda la senadora Ingrid Betancourt, secuestrada el 23 de febrero de 2002 cuando, en un acto irresponsable, se adentró desafiante en la llamada “zona de distensión”, después de que el gobierno de Pastrana había puesto término a las conversaciones con las Farc. El gobierno de Francia, con algunos de cuyos miembros la señora Betancourt tenía estrechos vínculos, presionó y obtuvo, en 2007, la liberación del guerrillero Rodrigo Granda, quien había sido detenido en Venezuela por agentes de la inteligencia colombiana tres años atrás. Se esperaba que tras la liberación de Granda las Farc liberaran a la señora Betancourt, lo que no ocurrió. Ingrid Betancourt fue liberada por el Ejercito, con otros secuestrados, en la llamada Operación Jaque, el 2 de julio de 2008.

A pesar de algunos reveses que se presentaron, la lucha continua y sin descanso contra el secuestro, emprendida por el gobierno del presidente Uribe, fue muy exitosa. En 2003 fueron secuestradas 2.123 personas, más de cinco por cada 100.000 habitantes. Hacia 2010, la cifra de secuestros anuales se había reducido a 282. La gráfica 11 muestra el total anual de secuestros y la correspondiente tasa por 100.000 habitantes durante los ocho años de Uribe Vélez.

Gráfica 11

 

El accionar contra las Farc tenía dos componentes fundamentales: dar golpes contundentes a objetivos de alto valor estratégico y ofrecer a los guerrilleros rasos alternativas de desmovilización. Lo primero era fundamental puesto que existía el sentimiento de que refugiados en la selva o en países como Venezuela y Ecuador, que les daban refugio, los dirigentes de las Farc eran intocables. Por eso, a pesar del costo diplomático que tuvieron, fueron fundamentales las decisiones del presidente Uribe que permitieron la captura del Rodrigo Granda en Venezuela y el bombardeo del campamento de Raúl Reyes en Ecuador. Los golpes asestados a los altos mandos de las Farc minaban la moral de los guerrilleros rasos y los alentaban a la desmovilización.

El cuadro 2 muestra las principales acciones contra las Farc adelantadas por las Fuerzas Militares en los gobiernos de Uribe Vélez.

Cuadro 2

 

Las cifras sobre guerrilleros y miembros de las autodefensas desmovilizados varían de una fuente a otra, pero es claro que se cuentan por miles. El cuadro 3 recoge los números del Ministerio de Justicia y del Derecho, actualizados a septiembre de 2020. Según estadísticas del Programa de Atención Humanitaria al Desmovilizado del Ministerio de Defensa, entre agosto de 2002 y octubre de 2010, se desmovilizaron 54.317 personas pertenecientes a grupos guerrilleros y de autodefensa.  Esto significa que del total de 64.583 reportado en el cuadro 3, un 84% de las desmovilizaciones se produjeron bajo los gobiernos de Uribe.

Otra forma de aproximarse al número de desmovilizados durante los gobiernos de Uribe es descontar del consolidado del Ministerio de Justicia las desmovilizaciones que se produjeron antes y después de ese período. Según la Fundación Ideas para la Paz  (http://cdn.ideaspaz.org/media/website/document/598ca97c62763.pdf) durante el gobierno de Barco se desmovilizaron 900 personas, principalmente del M-19, y en el de Gaviria lo hicieron 3.648, del EPL, ELN, Quintín Lame y otros grupos. Según la misma fuente, como resultado del proceso de La Habana se habrían desmovilizado 6804 guerrilleros.

Por otra parte, según la Fundación Ideas para la Paz, los miembros de las autodefensas desmovilizados bajo Uribe fueron 31.689, lo que comparado con el dato de MINJUSTICIA arroja un total de 6.185 personas que se habrían desmovilizado antes o después de los gobiernos de Uribe.

Descontadas esas cifras, se tiene que el total de desmovilizados en los gobiernos de Uribe asciende a 47.031, es decir, un 72% del consolidado de MINJUSTICIA.

Cuadro 3

 

En síntesis, en los mandatos de Uribe se desmovilizaron 15.342 guerrilleros y 31.689 miembros de las autodefensas. Es hora de tratar la desmovilización de estos grupos pues esa fue una de las grandes contribuciones de la Seguridad Democrática a la pacificación del País.

Las autodefensas surgieron muy probablemente durante el gobierno Belisario Betancur quien con se errática política de paz permitió el fortalecimiento de las guerrillas al tiempo que privaba a los habitantes de campo de la protección de la Fuerzas Militares. Como Ministro de Gobierno de Virgilio Barco, Cesar Gaviria denunció la existencia de decenas de grupos de autodefensa en diversas regiones del País, pero cuando estuvo en la presidencia hizo poco o nada para combatirlas. Tampoco Samper, enredado en el proceso ocho mil, ni Pastrana, esforzándose por apaciguar a las Farc, enfrentaron el desafío que para la seguridad nacional representaba el desarrollo de las autodefensas y su infiltración progresiva por los narcotraficantes. Uribe lo enfrentó, persiguiendo a esos grupos con igual determinación que a la guerrilla y ofreciéndoles alternativas de desmovilización y reincorporación a la vida civil.

Durante 20 años por lo menos y bajo cinco gobiernos, las autodefensas crecieron en todas las regiones del País donde había presencia guerrillera: el Magdalena Medio, el Urabá Antioqueño, el Catatumbo, etc. En principio no eran más que pequeños grupos aislados que trataban de protegerse de la extorsión, el secuestro y los ataques de la guerrilla, patrullando las fincas y los poblados armados con escopetas y armas de corto alcance. Progresivamente la situación se degradó y se salió de control cuando los narcotraficantes las cooptaron para usarlas en su disputa con las guerrillas por el control del negocio del narcotráfico en todas sus etapas. Los enfrentamientos entre esas dos fuerzas se hicieron cada vez más intensos y sangrientos y empezaron las masacres perpetradas por uno y otro bando en diversas regiones del País.

Las masacres muestran grado de degradación al que habían llegado los grupos armados que proliferaban en el País. Entre 1985 y 2020 han ocurrido 77 masacres en las que fueron asesinadas 1824 personas.  Las Farc o sus disidencias son responsables de 15 de ellas con 519 víctimas; el ELN de cinco y 92 víctimas; las autodefensas de 31 y 915 víctimas; el Cartel de Medellín y otros carteles de narcotraficantes de 19 y 243 víctimas. Al Ejercito y a la Policía se le atribuyen 7 masacres y 55 víctimas. 

Gráfica 12

 

La desmovilización de las autodefensas era fundamental para reducir las masacres. En 2000 los diversos grupos de autodefensas perpetraron 7 masacres que cobraron la vida de 369 personas. A partir de 2006, después de que el gobierno de Uribe consiguió la desmovilización de esos grupos, cesaron las masacres atribuidas a ellos.

El desarme y desmovilización de las autodefensas se hizo bajo un estricto marco jurídico aprobado por el Congreso y avalado por la Corte Constitucional y el Consejo de Estado: ley 782 de 2002, decreto 128 de 2003, decreto 3360 de 2003 y decreto 2767 de 2004. Se creó una Consejería para adelantar la reincorporación de los desmovilizados y se desarrollaron diversos programas en su beneficio. Sin ningún tipo de concesiones políticas se desmovilizaron más de 37.000 miembros de las autodefensas.

Los jefes de los diversos grupos se sometieron a un arreglo de justicia penal mínima, condicionado a la cooperación con información y al abandono de las actividades criminales. La estrategia de justicia penal mínima o política de sometimiento a la justicia fue inventada por las autoridades italianas en medio de su enfrentamiento con las mafias y los grupos terroristas. A Colombia la trajo el abogado manizaleño Jaime Giraldo Ángel quien, como Ministro de Justicia de Cesar Gavia Trujillo, diseñó el marco jurídico que permitió el sometimiento de los hermanos Ochoa, Pablo Escobar y su hermano Roberto y otros integrantes del cartel de Medellín.

Ni lo de los narcotraficantes con Gaviria, ni lo de los paramilitares con Uribe fue una negociación política. Era un sometimiento a la justicia con ciertos beneficios penales que se suspendían cuando el sometido incumpliera las condiciones que lo hacían merecedor al beneficio, la más importante de las cuales era el abandono de las actividades criminales. Cuando Pablo Escobar incumplió, el gobierno de Gaviria quiso suprimirle los beneficios, lo que provocó su huida de la prisión y su posterior muerte en enfrentamiento con el Bloque de Búsqueda de la Policía Nacional.

El gobierno de Uribe hizo lo mismo con los jefes paramilitares que se habían sometido a la justicia: cuando se hizo evidente que continuaban sus actividades criminales desde la prisión, el presidente Uribe ordenó su extradición a Estados Unidos, donde algunos purgaron largas penas y otros permanece todavía en prisión.

La extradición de los paramilitares es la prueba reina de que Uribe no connivencia y menos complicidad alguna con esos grupos, puesto que no tenía ningún temor de lo que dijeran ante las autoridades de Estados Unidos o las de Colombia, que podían interrogarlos cuando quisieran en su prisión.

En síntesis, ni Uribe ni su hermano Santiago, a quien tras más de 20 años de persecución judicial no se la ha podido probar nada al respecto, crearon o financiaron grupos paramilitares. Los grupos paramilitares aparecieron más de 20 años antes de que Álvaro Uribe llegara al poder y crecieron bajo cinco gobiernos que los toleraron o fueron incapaces de combatirlos. Uribe los combatió, los sometió a la justicia y extraditó a sus jefes cuando incumplieron las condiciones del sometimiento. Esa es la verdad.

III.          La estabilidad macroeconómica

En los países más libres la producción y circulación de la riqueza es resultado de la actividad empresarial del sector privado. Existe una fuerte relación entre los indicadores de libertad de un país y su capacidad de crear riqueza, medida por la producción por habitante. Condición sine qua non del buen desempeño del sector privado, es decir, de su voluntad de invertir, crear nuevas empresas y mantener las existentes es la estabilidad macroeconómica.

Estabilidad macroeconómica quiere decir valor de la moneda estable y predecible tanto en el interior como fuera del país. La variación del precio interno de la moneda dentro del país la mide la inflación, la variación del precio externo la mide la variación de la tasa de cambio. Estabilidad macroeconómica quiere decir inflación baja y predecible y tasa de cambio determinada por un mercado cambiario libre, sin intervención del gobierno o la autoridad monetaria. Es con el déficit fiscal como el gobierno puede afectar el precio interno y externo de la moneda provocando inestabilidad macroeconómica.

El déficit fiscal se puede financiar con recursos internos o externos. La financiación interna del déficit puede ser monetaria o con deuda colocada en el mercado de capitales interno. La financiación externa se hace con crédito de la banca multilateral y colocando deuda en el mercado de capitales internacional. Generalmente, la financiación del déficit se hace con alguna combinación de esos mecanismos. Todas las formas de financiación del déficit tienen impactos sobre la inflación y la tasa de cambio.

La forma más perversa y nociva de financiar el déficit es la financiación monetaria, es decir, la financiación con crédito directo del banco emisor al gobierno. En Colombia esa financiación sólo puede autorizarse con el voto unánime de la totalidad de la Junta Directiva del Banco de la República. Desde que se consagró la autonomía del banco emisor, ningún gobierno en Colombia ha recurrido a este mecanismo. Es el mecanismo preferido de financiación de gobiernos como los de Venezuela y Argentina.

Cuando el gobierno se financia con deuda interna está tomando recursos que de otra forma se destinarían a financiar la inversión privada, lo que no puede hacerse sin presionar al alza las tasas de interés. Cuando la deuda del gobierno es de mediano y largo plazo, la financiación interna termina por tener efectos monetarios si el banco emisor sale a comprar en el mercado secundario parte o la totalidad de la deuda inicialmente adquirida por los tenedores privados.

La financiación con deuda externa afecta la tasa de cambio, revaluándola, cuando el gobierno vende en el mercado cambiario las divisas recibidas en préstamo. Si, para evitar la revaluación, el emisor compra parte de esas divisas, el déficit del gobierno causa expansión monetaria que puede afectar la tasa de inflación.

Es claro que el balance fiscal afecta la estabilidad macroeconómica y que su impacto desestabilizador es mayor mientras más grande sea el déficit. Para juzgar entonces la contribución de un gobierno a la estabilidad macroeconómica de un país, hay que mirar su balance fiscal.

Uribe encontró el déficit fiscal en 3,5% del PIB. Aprovechando la mejora en los ingresos petroleros, empezó a reducirlo sustancialmente, llegando prácticamente al equilibrio fiscal en 2005. En 2006 y 2007, estuvo por debajo del 1% del PIB, y en 2008 se registró un pequeño superávit. La crisis de la economía mundial y la caída del precio del petróleo, provocaron la reducción de los ingresos del gobierno lo cual llevó al crecimiento del déficit fiscal hasta 2,7% y 3,3% en 2009 y 2010, respectivamente. En promedio, durante los 8 años de Uribe, el déficit fiscal fue de 1,5% del PIB.

Gráfica 13

 

La inflación golpea principalmente a las personas con ingresos monetarios relativamente fijos y que mantienen su riqueza en efectivo o en activos monetarios de ningún o bajo rendimiento como cuentas corrientes o cuentas de ahorro, que usualmente son las más pobres. La inflación traslada parte de la riqueza real de esas personas al gobierno, por eso se dice que la inflación es un impuesto, el más regresivo de todos los impuestos.

La competitividad de un país se ve afectada cuando su inflación es más elevada que la de sus socios comerciales, pues encarece sus exportaciones y abarata las importaciones. Para tratar de compensar ese efecto, los países con alta inflación devalúan su moneda. Por eso la inflación elevada suele estar acompañada de devaluación elevada.

Finalmente, tasas elevadas de inflación y devaluación generan gran incertidumbre sobre los rendimientos esperados de los negocios razón por la cual la voluntad de inversión se debilita y el crecimiento económico y la generación de empleo se ven afectados negativamente.

La principal función del Banco de la República es mantener el poder adquisitivo de la moneda, es decir, mantener a raya la inflación. Esto lo hace fijando una meta puntual de inflación objetivo dentro de un rango de un punto porcentual por encima o por debajo. El principal instrumento de intervención es la tasa repo a un día para las operaciones de descuento con los bancos del sistema. La baja en esa tasa permite a los bancos ampliar sus operaciones de crédito, el alza reduce su margen de acrecentar el crédito. El Banco de la República también interviene en el mercado cambiario o en el de deuda pública. Cuando compra divisas o deuda aumenta el dinero en circulación.

Para que el Banco pueda ejercer adecuadamente su función de controlar la inflación, el primer deber del gobierno es mantener y respetar su estatuto legal de autonomía y abstenerse de toda suerte de presiones sobre los miembros de la Junta Directiva que son quienes definen la política monetaria.

El segundo deber es controlar el déficit fiscal pues, como ya se explicó, todas las formas de financiación del déficit tienen consecuencias sobre el manejo monetario afectando la capacidad del Banco de controlar el crecimiento de los medios de pago en función de la meta de inflación que se hubiere fijado.

Gráfica 14

 

En general, durante los dos gobiernos de Uribe, la inflación se redujo tendencialmente, ajustada a la meta fijada por el Emisor, pasando de una tasa anual de 8,8% con una meta de 10%, en 2000, al 3,2% de 2010 con una meta de 3%. En 2008, se presentó una aceleración de la inflación explicada por crisis de la economía internacional, pues justamente en ese año el balance fiscal fue ligeramente superavitario. En 2008, la inflación se aceleró en todos los países: el índice de la inflación mundial del Banco Mundial presentó una variación del 8,8%.

Desde hace varios años Colombia adoptó un régimen de tipo de cambio flexible, es decir, determinado libremente en el mercado cambiario, con escasa intervención del emisor, aunque importadores y exportadores la reclaman frecuentemente cuando la evolución del precio de la divisa no les es favorable.

En lo que sigue se hablará de la tasa de cambio pesos por dólar, es decir, 1 dólar = X pesos. Se habla de devaluación del peso cuando X aumenta, y de revaluación cuando X disminuye.

El mercado cambiario está conformado por bancos con departamentos importantes de divisas y agentes especializados en el tráfico de ellas. Esos bancos y agentes reciben los encargos de los importadores (ofrece pesos y demanda dólares) y exportadores (ofrece dólares y demanda pesos) de bienes y servicios; de los agentes externos que hacen inversión directa en Colombia (ofrece dólares y demanda pesos) y de los agentes nacionales que desean invertir en el exterior (ofrece pesos y demanda dólares); de los agentes externos que desean repatriar utilidades de sus inversiones en Colombia (ofrecen pesos y demandan dólares) y de los agentes nacionales que desean repatriar utilidades de sus inversiones en el exterior (ofrecen dólares y demandan pesos) y de los agentes económicos que desean comprar o vender moneda extranjera por razones meramente especulativas. En el mercado cambiario se intercambian depósitos a la vista en las diferentes monedas, el intercambio de billetes físicos, que se hace en las casas de cambio, es una fracción minúscula del mercado cambiario total.

El mercado cambiario es completamente libre cuando solo intervienen comprando y vendiendo divisas los agentes privados mencionados. Este mercado es el que se ilustra en la gráfica 15 donde la oferta de divisas (OO) cuando con el precio de la divisa es mayor, X, y la demanda (DD) disminuye cuando en es menor, como el cualquier mercado. Los puntos Xo y Do representan el precio y las cantidades de equilibrio de un día cualquiera del mercado, pues este opera todos los días hábiles del año.

La financiación del déficit fiscal con deuda pública externa afecta el mercado cambiario y la formación del precio de la divisa en la medida en que el gobierno vende divisas para convertir en moneda nacional los créditos externos o las compra para atender el servicio de su deuda. Si el déficit fiscal es limitado, lo son también los flujos asociados al movimiento de la deuda pública externa y su efecto sobre el mercado es menor. Las transacciones diarias en el mercado cambiario colombiano son del orden de 1.200 millones de dólares.

Gráfica 15

 

El mercado cambiario está intervenido cuando la política monetaria tiene como objetivo mantener un tipo de cambio fijo o hacer que fluctúe dentro de cierto rango.

En el primer caso el banco emisor, sometido a la autoridad del gobierno, ejerce el monopolio de la compra y venta de divisas y el movimiento de estas se traduce siempre en expansión o contracción de la oferta monetaria. Este mercado o, mejor, esta ausencia de mercado, es propio de las economías socialistas o con poca libertad económica como las de Cuba, Venezuela y Argentina. Generalmente, los intentos de los gobiernos por controlar el mercado cambiario fijando un tipo de cambio “oficial” dan lugar al surgimiento de un mercado cambiario paralelo – mercado negro – donde se forma el verdadero precio de la divisa.

El mercado cambiario es semilibre si el banco emisor interviene comprando o vendiendo divisas, típicamente dólares en el caso colombiano, el precio se sitúa por fuera de un rango de flotación definido por la autoridad monetaria, representado en la gráfica 15 por las líneas azules. Aunque la intervención puede ocurrir cuando la moneda nacional se devalúa o revalúa más lo permitido por la banda de flotación, la mayor parte de las veces la intervención se hace para provocar la devaluación nominal de la moneda, con base en la creencia, tan estúpida como extendida, de que la devaluación es un medio adecuado para “estimular” las exportaciones.

Finalmente, el banco emisor interviene puntualmente en el mercado cambiario generalmente con el objetivo de acumular divisas para fortalecer, según la sabiduría convencional, la posición externa del País.

En general, durante los ocho años de Uribe, el mercado cambiario operó con gran libertad. En la medida en que crecieron las exportaciones y aumentaron los flujos de inversión extranjera, la tasa de cambio se apreció, es decir, redujo el precio nominal del dólar y el poder adquisitivo del peso en el exterior aumentó. Los colombianos nos hicimos más ricos pues nuestra moneda nos permitía comprar más bienes y servicios importados.

Gráfica 16

 

A la gente se la ha hecho creer la revaluación de moneda nacional es mala para la economía de un país porque “desestimula” las exportaciones. No puede haber una tontería económica mayor. Las economías ricas tienen monedas fuertes y apreciadas en el mundo entero; las economías pobres tienen monedas famélicas que nadie quiere tener.

Una moneda fuerte atrae inversión extranjera pues los beneficios de los inversionistas en su propia moneda son mayores cuando la moneda nacional es más fuerte. En 2000, un millón de pesos de utilidades se traducían en 479 dólares; en 2010, ese millón de pesos equivalía a 527 dólares. Una moneda fuerte abarata las importaciones de bienes y servicios elevando el bienestar de las familias y reduciendo los costos de inversión de las empresas.

Así pues, durante los gobiernos de Uribe el déficit fiscal estuvo bajo control y no generó instabilidad macroeconómica. La inflación se redujo y el mercado cambiario funcionó libremente llevando al fortalecimiento del peso, como muestra del buen desempeño de la economía.

Además de la seguridad democrática y la estabilidad macroeconómica también contribuyeron a estimular la inversión, medidas puntuales adoptadas por el gobierno de Uribe: los contratos de estabilidad jurídica y el régimen de zonas francas especiales.

La ley 963 de 2005 introdujo los contratos de estabilidad jurídica mediante los cuales el estado se comprometía a mantener por determinado período las condiciones normativas, tributarias y de otro tipo, bajo las cuales se había realizado la inversión. Este instrumento era muy importante para dar confianza a los inversionistas en un País donde se casi cada dos años se hace una reforma tributaria.

Las zonas francas especiales o uniempresariales se crearon mediante la ley 1004 de 2005. Esta figura permitía extender los beneficios de las zonas francas de exportación o multiusuarios a inversiones de una sola empresa en sus propias instalaciones. Esta ley dio un gran impulso a las zonas francas: entre 1993 y 2006, fueron aprobadas 11; la cifra pasó a 89, entre 2007 y 2013.

Gráfica 17

 

La seguridad democrática, la estabilidad macroeconómica y las medidas de estímulo restauraron poco a poco la confianza inversionista, como la denomina el presidente Uribe, y la inversión, que había caído a los más bajos niveles, empezó a recuperarse. La experiencia internacional muestra que para crecer de forma sostenida a tasas entre 4% – 5 %, un país de ingreso medio, necesita una inversión equivalente por lo menos al 20% de su PIB.  La inversión o formación bruta de capital fijo, como se la llama en la contabilidad nacional, que estaba en 15% del PIB en 2002, llegó en 2008 a 24% del PIB y, en cada uno de los dos últimos años del período de Uribe se situó en 22%.

Para alcanzar ese coeficiente de inversión, fue fundamental el aporte de la inversión extranjera que creció vigorosamente, alcanzando cifras superiores de diez mil millones de dólares en 2005 y 2008.

Gráfica 18

 

Con la mayor inversión se recuperó el crecimiento y el desempleo, que había llegado a casi 16%, empezó a ceder. En los ocho años del gobierno de Uribe la tasa de crecimiento promedio anual del PIB fue de 4,5%, alcanzando cifras máximas en 2006 y 2007, cuando alcanzó 6,7% en ambos años. El desempleo se redujo cuatro puntos porcentuales, pasando de 15,5%, en 2002, a 11,5%, en 2010.

Gráfica 19

 

La reducción del desempleo y las políticas de subsidios condicionados – familias en acción, familias guardabosques, etc. – permitieron reducciones importantes en la pobreza y la indigencia. También mejoró el indicador de desigualdad tanto del ingreso como del consumo. La incidencia de la pobreza pasó de 49,7% a 37,2% y la de la indigencia de 14,5% a 7,9%.  El coeficiente de GINI del consumo, el verdaderamente relevante, pasó de 38,6 a 37,2.

Cuadro 4



  1. Gobierno austero

Una consecuencia notable de la Constitución de 1991 fue el aumento del número de entidades públicas y oficinas gubernamentales y el consiguiente crecimiento del número de funcionarios públicos. Ya en la gobernación de Antioquia, Uribe había buscado reducir el gasto en burocracia clientelista para destinar los recursos liberados a la inversión social.

Inmediatamente después de llegar al gobierno en agosto de 2020, el presidente Uribe obtuvo del Congreso facultades extraordinarias para adelantar su Programa de Renovación de la Administración Pública: Hacia un Estado Comunitario.

Era una reforma administrativa radical pues tocaba desde los más elevados niveles de la administración pública. El número de ministerios pasó de 16 a 13, pasando las funciones de los suprimidos a nuevos ministerios de mayor alcance. Así, los de gobierno y justica se fusionaron en el Ministerio del Interior y la Justicia y los de trabajo y salud en el Ministerio de la Seguridad Social. Adicionalmente, se suprimieron o fusionaron unas 50 entidades. Se esperaba tener un ahorro anual de 20 mil millones de pesos.

El efecto de la reforma administrativa de Uribe se sintió inmediatamente. Los gastos de personal de personal del gobierno nacional pasaron de representar el 2,8% del PIB, en 2002, al 2,7%, en 2003, y continuaron reduciéndose hasta llegar a 2,5% en 2008.

Gráfica 20

 

Para que no se piense que esas tres décimas de punto son poca cosa, ahí va la siguiente cuenta: en 2008, cada punto porcentual del PIB equivale a 4.8 billones de pesos. Escribámoslo entero para ver claramente de lo que se está hablando:

Un punto porcentual del PIB = $ 4.800.000.000.000

Una décima de punto porcentual del PIB = 480.000.000.000

Por tanto, las tres décimas ahorradas en 2008 con relación a 2002 equivalen a un ahorro de $ 1.440.000.000.000.

En 2009 y 2010, el gasto de personal vuelve a elevarse. Bajo Santos, continúa creciendo como consecuencia de una reforma administrativa que echó para atrás lo alcanzado con la reforma de Uribe. Santos volvió a dar vida a los ministerios suprimidos por Uribe, creó nuevas entidades y amplió la planta burocrática de muchas de ellas. Como consecuencia, de todo ello, el gasto de personal del gobierno central en 2018, llegó al 3,1% del PIB, equivalente a unos 29 billones de pesos.

  1. Resumen y conclusión

En sus ocho años en la presidencia, Álvaro Uribe Vélez lideró un equipo de gobierno y unas Fuerzas Armadas que sacaron a Colombia del estado de postración económica y social y de indefensión frente al terrorismo en el que se encontraba a principios del siglo XXI, después de los desastrosos gobiernos de Samper y Pastrana.

Cuadro 5

 

La seguridad democrática fue la tarea que con decisión y perseverancia acometió Uribe en su primer gobierno dando los resultados que se expusieron anteriormente y que se resumen en el cuadro 5. Los retenes ilegales, las voladuras de torres de electricidad y las voladuras de los oleoductos hacían parte de la guerra económica adelantada por las Farc contra la sociedad colombiana. La acción de las fuerzas militares redujo sustancialmente esos actos terroristas lo que era fundamental para la recuperación de la economía.

La fumigación de los cultivos de coca que se redujeron en 44% debilitó las finanzas de las Farc. El combate a la las Farc y otros grupos armados permitió reducir el homicidio, el secuestro y las masacres. Además de la acción de la fuerza pública, el gobierno brindó alternativas de desmovilización que permitieron que cerca de 65.000 persona abandonaran voluntariamente las armas y se reintegraran a la vida civil.

Los dos gobiernos de Uribe fueron austeros como lo muestran las cifras del déficit fiscal y de gastos de personal. Esa austeridad ayudó a la estabilidad macroeconómica del País, la cual, conjuntamente con la seguridad democrática, permitió la recuperación de la inversión nacional y extranjera. El aumento de la inversión se tradujo en mayor crecimiento del PIB y en la reducción del desempleo. Como consecuencia de ese mayor crecimiento, la pobreza y la pobreza extrema se redujeron sustancialmente.

Aunque al final del segundo gobierno de Uribe no corrían los ríos de leche y miel que prometen los demagogos, la seguridad de los colombianos y la situación económica de todos habían mejorado sustancialmente.

Nada mejor para terminar este balance que unas palabras del presidente Uribe:

“A las futuras generaciones de colombianos y de lideres jóvenes de todo el mundo, espero que nuestra historia les sirva como prueba de que cualquier situación, sin importar cuán sombría pueda parecer, puede abordarse. La historia de Colombia demuestra que todos los problemas humanos tienen una solución humana. Cuando hay amor hay entrega y, entonces, hay eficacia y puede concluirse que no hay causas perdidas”