10 Razones Política Selección del editor

10 razones para NO votar en blanco

Nuestro compromiso con la independencia, la neutralidad y con nuestro lema A Pensar De Todo, nos pone retos a la hora de brindarle información y contenido a los lectores y seguidores de nuestro portal web.
Ante la gran acogida que tuvo la iniciativa de La POLITIPEDIA en las elecciones legislativas, hemos decidido lanzar para las elecciones presidenciales el proyecto de  “10 razones”. Así, en la página web de nuestro medio, Al Poniente, publicaremos 10 razones para votar y 10 razones para no votar por cada uno de los candidatos presidenciales que hoy aspiran suceder al actual presidente Juan Manuel Santos. Buscando ir más allá, en el portal publicaremos además, 10 razones para votar en blanco y en contraposición,10  razones para no votar en blanco; 10 razones para votar este 27 de mayo y 10 razones para no votar este 27 de mayo.

Si no cree en los actuales candidatos, si está cansado de la política, si lo agobia la desesperanza, pero siente que debe ir a votar, vaya y no vote en blanco.

Hay múltiples intenciones para ir a votar que nos han permeado históricamente, cada uno sabrá cual está perpetuando o si realmente está haciendo un ejercicio de libertad y autonomía, desligándose un poco de las opiniones que ya se han instalado como sistemas de creencias.

Como constituyente primario, el ciudadano se legitima en sí mismo, cuando tiene la certeza para tomar una decisión, pese a las libertades coartadas por el sistema de las instituciones públicas. De aquí la idea de guiarse por el sentido de independencia o guardar las apariencias tal como dice Saramago, en “Ensayo sobre la lucidez”; es ese acto de libertad de tomar una decisión y asumirla, el cual abre un espectro de configuración diferente ante la vida, que en el ámbito de la participación ciudadana refuerza el sentido de la utilización de medios para expresarse en sociedad.

Cerca al momento electoral en Colombia, el ambiente nos recuerda que el voto es un mecanismo de participación ciudadana que trasciende el acto individual a sentir la fuerza colectiva de elegir ideas enmarcadas en propuestas de gobierno para ser marcos de actuación en planes de desarrollo durante 4 años. Si bien, el proceso planificador del país requiere ser revisado con lupa, porque entre muchas asuntos, aún seguimos con la ley orgánica de plan de desarrollo 152 de 1994, la cual privilegia el nivel operativo e instrumentaliza la planeación mediante el plan y no la reconoce como proceso, nos pensamos cada 4 años lo que orienta miradas cortoplacistas frente al “desarrollo”, no es clara su orientación en la evaluación a los proceso de planeación y otras cuantas cosillas, hoy debemos tomar una decisión que supere el agobio, la desesperanza y el cansancio que nos pueda generar o no el pensar sobre el devenir de nuestro país.

En este marco daré 10 razones para no votar en blanco hoy en Colombia, pese a la valides de este voto en las democracias y de las que se han registrado experiencias importantes, pero que hoy en el contexto de país no se debe privilegiar esa elección.

  1. Sentido simbólico: el blanco es la combinación de todos los colores del arcoíris, de forma que su significado, en cierto modo, es la combinación de todos los demás colores, asunto que en la analogía electoral está planteando ambivalencia en la decisión, la cual es totalmente respetable pero induce a no ejercer, privilegiar, aprovechar el mecanismo del voto para expresarse en sociedad. Neutraliza una decisión, no dejando clara una postura al respecto. Tal como dice Erika Blumenfeld, la idea del blanco es de alguna manera la idea del cero, ambos son difíciles de aprehender, son intangibles y en sí mismos son una paradoja. El blanco aunque se crea por el multicolor, es en sí, la ausencia del color y tienen una relación con el vacío. En este sentido el voto en blanco de debe llamar “agujero negro”.
  2. Débil postura crítica: votar en blanco hoy en el país es proyectar una débil postura crítica frente a la dimensión política, reflejo de la débil cultura política generalizada, “hagan lo que quieran conmigo, no me interesa ni sé de política”, opción que puede manifestar apatía por miedo, inseguridad al debate y la confrontación.
  3. Perder autoridad moral para exigir: El control social es el máximo escalón de la participación ciudadana, nivel que se logra en un proceso de construcción colectiva, de toma de decisiones, y en el que se reafirma el compromiso social, en este sentido, votar en blanco hoy, proyecta una pérdida de autoridad para exigir en coherencia, es decir, yo exijo porque decidí sobre una propuesta que no se está cumpliendo. La exigencia tiene que ver con el seguimiento a los compromisos pactados, a la veeduría y control social de lo proyectado que no se está cumpliendo o se está debilitando y/o tergiversando. Votar en blanco, es perderse la experiencia de ser parte del proceso de transformación.
  4. Deslegitimar el poder del constituyente primario: Aunque el silencio también habla, el blanco también expresa y el vacío manifiesta, votar hoy en blanco en Colombia es deslegitimar el poder ciudadano de elegir por una propuesta que represente sus ideales, y manifieste la necesidad de cambio. La coyuntura electoral nos muestra que sí hay opciones, que hay posturas, discursos, equipos de posibles gobiernos, movimientos, ¿Por qué desconocerlos?, reconocer el contexto dá posibilidades para ejercer la investidura del poder ciudadano de elegir.
  5. Debilitar la democracia participativa y fortalecer la representativa: Pensar en el voto en blanco hoy en Colombia, es seguir pensando que no hay opciones para votar y desconocer esfuerzos, luchas, decisiones de colectividades que no ha sido fácil y que pese a lo retador, se han superado. Pensar que no hay por quien votar, muchas veces está ligado a ver a los candidatos como salvadores y a desconocer equipos de gobierno, historia de uniones de trabajo; esa forma de creer sigue perpetuando la democracia representativa “alguien me representa mis ideales” ya desgastada de ser perpetuada pese a los cambios constitucionales y al esfuerzo de la democracia participativa.
  6. Egocentrismo: La postura de “nadie me llena”, “no creo en nadie” “no hay con quien” “no le creo a ninguno” tiene un tono arrogante y más aún cuando si tenemos opciones. No se puede desconocer la experiencia y formación de cada una de las personas que hacen parte de las fórmulas presidenciales que hoy tiene el país.
  7. Sumar al abstencionismo: los escándalos políticos, las contradicciones entre discursos y actos, los problemas que continúan, la inequidad, entre otros, son las posibles razones de muchas que puedan generan abstenerse a votar, esto es preocupante y más aún cuando los que tienen tendencia abstencionista piensan en votar en blanco en estas elecciones, con esto solo se está sumando al abstencionismo de tener criterio y atrevernos a decidir.
  8. El comodín: votar en blanco hoy en el país, es ser el comodín en los porcentajes electorales que han sumado generalmente a los que tienen más votos y que no precisamente sean la opción que muestre su tendencia política. Insisto que el voto en blanco es muy importante, pero no hoy en el país. En primera vuelta el voto en blanco actúa normalmente, pero en segunda vuelta privilegia al candidato con mayor votación. Esto es muy riesgoso, no se sume a los juegos políticos, no sea un comodín.
  9. Desgaste presupuestal y energético: tanto el voto en blanco como candidato presidencial o como opción democrática suman o restan y en esta última si gana el voto en blanco se debe repetir las elecciones y con ello todo lo que implica, así un desangre presupuestal, más aún en este momento que si hay opciones y es tan decisivo votar.
  10. Privilegiar la mano invisible, como juego de estrategias donde muchas veces el mate es hacia nosotros mismos.

 

También puede leer las 10 razones para votar por la casilla en blanco “PRE”

 

Esto fue escrito por

Diana Patricia Salinas Arango

Profesional en Planeación y Desarrollo Social, Mágister en Gobierno y Políticas Públicas. Docente Universitaria. Asesora en asuntos sociales y de políticas públicas. Investigadora social y en intervención de planes, programas y proyectos sociales. Artista, amante de la naturaleza, promotora de la bicicleta, lectora, danzarina y viajera. Profesora de yoga para niñ@s y yoga literario. Convencida de la paz y de sociedades más justas.

2 Comentarios

Haga clic aquí para publicar un comentario