VA MÁS ALLÁ QUE PAGAR POR DÉCIMAS

Por ahí se filtró una información en la F.M de un “CARTEL DE LA NOTA” en la Universidad Pontificia Bolivariana. Según las publicaciones, se conoció que dos funcionarios de esta institución, estaban negociando con algunos alumnos bajo cuerda el cambio de sus notas.

Las dos personas que hacían parte del Área administrativa de la Universidad, junto con estudiantes interesados en suplir la mediocridad de un semestre  y con algunos pesos en el bolsillo, iniciaron en marzo de éste año, una serie de transacciones,  en donde por cierta plata se subían las calificaciones.

Entre 400 mil y un millón de pesos se dice, oscilan los precios de las décimas necesarias para ganar la materia y llegar a casa como abanderados y triunfalistas.  También parece que en otras seccionales de la Universidad  estarían sucediendo hechos similares, pero no se ha comprobado todavía.

Aquí la controversia no debería girar en echarle la culpa a la universidad y el bajonazo de su prestigio, lo más congruente es ver qué tipo de personas se están formando en nuestras familias y cómo lo estamos haciendo. Porque es decepcionante que gente que tiene la posibilidad de estudiar en una de las mejores universidades de  Latinoamérica, tenga que pagar demás por su falta de interés, estudio y GUEVAS. Por ello, no sería honesto culpar a los directivos de la UPB. Es imposible controlar las acciones de más de dos mil personas que ingresan al plantel diariamente.  Démonos garrote cada uno  y veamos en qué nos estamos formando, cuál es nuestra finalidad, y qué ejemplo estamos dando, porque es delicioso señalar  y criticar, pero esos jóvenes que pagaron por sacar más de 3.0  y otros tantos que pagan porque les hagan sus trabajos, pueden ser nuestros amigos, hermanos y hasta hijos.

Nos cuestionamos muchas veces por qué hay tantos desempleados en el país y la ciudad, tal vez es por esta falta de interés en ser mejores, aprender y crear proyectos académicos que generen empleo. ¿Cómo esto sería posible si los estudiantes no quieren salir adelante? ¿Qué sueños o metas tienen estos jóvenes que pagan por las notas? Se están engañando a ellos mismos, y serán siempre personas mediocres que tal vez aprendieron equivocadamente que con plata se compra todo, pero ni el conocimiento, ni la inteligencia se pueden comprar.

Maria Antonia López Estudiante de Comunicación Social - Periodismo de la UPB Representante al Consejo estudiantil de la misma universidad en el año 2011
Maria Antonia López
Estudiante de Comunicación Social – Periodismo de la UPB
Representante al Consejo estudiantil de la misma universidad en el año 2011

 

About the author

Notas Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. En este espacio publicamos puntos de vista de los integrantes, información de aliados y patrocinadores, boletines e informaciones externas y notas de ciudad.

11 Comments

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Es triste ver como unas cuantas personas por su mediocridad y su incapacidad intelectual quieren degradar y dañar la imagen de una institución con gran trayectoría y de tan alto rendimiento. Me uno a esta gran reflexión que nos deja Maria Antonia, para que nos cuestionemos y miremos que tipo de profesionales queremos ser y cómo pretendemos ser valorados en el mundo laboral cuando como estudiantes permitimos y somos artifices de situaciones como esta que opacan el trabajo no solo de una institución sino también el esfuerzo, la dedicación y la paciencia de cada maestro para transmitir sus conocimientos.

    Stephanie Giraldo Zuluaga, eatudiante comunicación social y periodismo Universidad Pontificia Bolivariana.

  • María Antonia, me gusta como llamas a la comunidad universitaria a la reflexión y disertación, pues esta situación, es la punta del iceberg, para que cuestionemos nuestras políticas evaluativas, pero ante todo, reflexionemos sobre la eticidad de los miembros que habitamos el claustro. De la misma forma, tenemos que plantearnos distintas soluciones, para evitar estas situaciones en la cotidianidad en todo extremo, pues la Universidad Pontificia Bolivariana, es un lugar donde se aprende y reconoce nuevas formas de pensar a partir del humanismo cristiano.

  • María Antonia. Reconocimiento a su actitud de autocrítica promoviendo en todos nosotros la responsabilidad con la defensa y desarrollo de las instituciones, amenazadas por personas que evaden el cumplimiento del deber y el asumir las consecuencias de sus actos, valiéndose de su capacidad de intriga al servicio de mezquinos intereses.

  • deberían de recibir menos gente y evaluar la cálida humana y familiar de cada aspirante, esto puede ser posible porque es privada, pero últimamente se nota mucho «fachudo» en la UPB , uno nota lo maleducados con solo hacer fila para comprar algo,, muy mal hablados tanto hombres y mujeres, , esta bien que todos somo universidad , pero esta claro la cálida humana esta en deterioro mucho vendedor, y personal con aspecto reguetonero, , mal seria no contarnos estas cosas no todo es dinero la U se debe lucir con la calidad de sus estudiantes , que esto sirva de punto de partida en las clases de humanismo y igualmente que los profesores que se lucen de cuchillas y rajadores evalúen que es lo «tan difícil que enseñan que amerite el fraude , ellos deben enseñar a estudiar con rigor si , pero cada días las personas que llega LA u están tan solas y aburridas que todo les da igual , deben los docentes enamorar a los estudiantes el objetivo de estudiar , debe ser de inmediato, igualmente que sea obligatorio una misa cada cuanto esto es sano y ayuda en el discurso de la moral y la ética. opino y que esto sea una propuesta , que estudien y hagan la fila del aprendizaje sana mente. el país lo necesita, aprender cuesta y duele a si que a estudiar

  • Buena reflexión Maria Antonia, a mi aún me queda la duda si realmente es una BANDA, por dos personas mediocres la Universidad Pontificia Bolivariana no va dejar de ser un plantel de prestigio y buenos valores.

  • Muy de acuerdo, pero se debería de verdad sancionar severamente a las personas implicadas, por que si no pasa nada drástico de verdad, el problema seguirá pasando en todos los campos de la vida Colombiana.

  • Maria Antonia, muchas gracias por tomarse el tiempo para escribir estas palabras te ciertas, a muchos les falta berraquerá para afrontar sus errores y debilidades. Esto nos dice que en la UPB es tan difícil ganar una materia, que los mediocres tienen que buscar diferenets formas de pasarla. Esperemos que los próximos profesionales del país sean capaces de llevar las riendas de una empresa, de un país, de un hogar, de manera profesional, integra, honesta y responsable.

  • No estoy de acuerdo. Si sin mil o dos mil estudiantes, no se puede tener la disculpa de no poder manejar un plantel. Para eso se crea la institución no solo para la educación, sino para que la mismas directivas responda ante una población académica y enfrentar todos sus problemas como debe ser. Si fue falta de responder administrativa de la Univerisad y falta de asesoramiento para denunciar el caso ante autoridades competentes. El caso de desempleo de los profesionales no es precisamente por no ser mejores o por falta de ganas, es por falta de oportunidades. Le recuerdo que muchos que tienen trabajo no son lo suficientemente responsables para aprovecharlo. Una cosa es el orgullo Bolivariano y otra cosa el no querer reconocer la falta de procesos de la universidad

  • ¿Cuáles son los controles de los sistemas de información académica de la Universidad?
    Ahora todos se rasgan las vestiduras. Además de diferenciar entre las víctimas, los victimarios y los beneficiados de estas «ocultas» trampas, se debe realizar una investigación exhaustiva de lo sucedido en toda la historia de la universidad, estamos ante la tipificación de un delito y cuando los delitos contra la misma fe pública del estado afloran, es apenas la punta del iceberg la que dejan ver, es la misma institucionalidad, es la misma educación, incluyendo la universitaria, la que se encuentra seriamente comprometida y solo una investigación con lupa permitirá recuperar la confianza de los ciudadanos.
    Esculquen, esculquen sin temores, se rumora que desde hace más de 30 años las «acaudaladas fuerzas del mal» permearon esta y muchas instituciones universitarias.