Opinión Recomendados Selección del editor

Una Historia que se Repite – Parte I

Estados Unidos v Standard Oil Company

(Primera entrega de la Serie)


El caso de Standard Oil es un referente histórico de magnitud considerando las acciones que tomó en su momento el Gobierno de los Estados Unidos de América. El Estado no solo buscaba preservar la competitividad de su economía y así mantener las premisas de su capitalismo liberal, evitando la monopolización de los mercados sino además contender la consolidación de poder en manos de la industria”


Standard Oil Company fue una compañía americana fundada en 1870 por el magnate empresario John D. Rockefeller[1] y su socio Henry Flagler[2] entre otros. Llegó en su momento a ser la compañía más grande del mundo controlando entre el 90 y 95 por ciento del refinado del petróleo producido en los Estados Unidos, así como el mercadeo y el transporte del petróleo en las tierras norteamericana (The Editors of Encyclopaedia Britannica, 2020). Tal fue su poderío que hace 110 años en 1910[3], El gobierno de los Estados Unidos de América presentó ante la Corte Suprema del país una demanda por prácticas abusivas y anticompetitivas (Oyez, 2020). Dicha demanda fue presentada bajo el amparo de una arcaica pero importante legislación conocida como la Ley Sherman de 1890[4]. Una ley fundamental para proteger los intereses del comercio frente a la consolidación de monopolios y rescatar las bondades de la competencia que caracteriza el libre mercado. El resultado de su momento fue contundente. El primer gigante había caído.

Nacimiento de un imperio

En 1863, el joven empresario Rockefeller vislumbró, tras el hallazgo del primer pozo petrolero en Pensilvania, la prosperidad económica que se podía derivar del petróleo.[5] Con ímpetu se unió a Maurice B. Clark[6] y Samuel Andrews[7] en la ciudad de Cleveland Ohio para comenzar su recorrido en el negocio petrolero con la constitución de la su primera refinería. Hacía 1865, Rockerfeller había adquirido la participación de su socio Clark y luego, en 1867, invitó al financiero Henry M. Flagler para unirse a la aventura de lo que sería el imperio comercial más grande que se conoció en ese momento en Estados Unidos.

Fue en 1870 luego de la consolidación de un par de refinerías adicionales que se habían instalado a lo largo de Cleveland que, entre Rockefeller, Andrews y Flaglar, se constituyó la Standard Oil Company en el estado de Ohio. Rápidamente se hizo notar la competitividad comercial que caracterizaría a la familia Rockefeller a lo largo de su dinastía moderna y, en un par de años, hacía 1872 la Standard Oil Company controlaba la mayoría de las refinerías en Cleveland.

Este frenético crecimiento económico continuo hacía 1880 gracias a la agresividad comercial ya mencionaba de Rockefeller, su estilo de negociación, la adquisición, fusión y eliminación de la competencia que llevó a consolidar su empresa como la principal productora y controlante de la industria de refinería petrolera en Estados unidos. Con semejante poderío, la Standard Oil Company logró negociar con las principales ferroviarias de Vanderbilt[8] y otras compañías tarifas preferenciales para el transporte de sus barriles de petróleo refinado. De igual manera, facilito la adquisición y construcción de oleoductos a lo largo y ancho del país (incluso a nivel internacional) y así expandir su posición en el mercado. En definitiva, se convirtió en un auténtico conglomerado económico que llegaría a su clímax en 1881.

Durante 1881 Rockefeller y sus asociados establecieron la totalidad de las acciones de las diversas empresas que acobijaba la marca Standard Oil Company bajo la figura de un Fideicomiso (en inglés Trust– lo que hoy en día se conoce como una empresa Holding[9]) que se conoció como la Standard Oil Trust. Según este acuerdo, se le permitía al fideicomiso adquirir, crear, disolver, fusionar, dividir y reorganizar cualquier compañía que tuviese bajo su administración. En total se estima que unas cuarenta compañías llegaron a formar parte del conglomerado del magnate Rockefeller.

Imposición de la Demanda

Tras el poderío que había construido Rockefeller a través de su compañía Standard Oil Company y la constitución de un auténtico monopolio comenzaron los primeros indicios de problemas con el Gobierno de los Estados Unidos principalmente frente a la competitividad por la cual se caracteriza su economía. En parte el país norteamericano se ha construido alrededor de dos principios fundamentales (Lerner, 1933). El primero tiene que ver con su corriente de capitalismo liberal y el segundo con la institucionalidad de su sistema judicial, especialmente la corte suprema como órgano superior en materia legislativa y judicial. Sin duda la combinación de ambos principios ha sido fundamentales en el mantenimiento de Estados Unidos como el país de las oportunidades. En otras palabras, lo que el mercado no es capaz de autocorregir, el Estado mantiene mecanismos para intervenir y, en este caso fue justamente lo que se hizo.

En 1892 la Corte Suprema de Ohio, ante la evidente existencia del monopolio que representaba la Standard Oil Company, ordenó que el fideicomiso se disolviera (The Editors of Encyclopaedia Britannica, 2020). Ahora el ingenio de Rockefeller salió a relucir y la acción se materializó parcialmente pues la compañía seguía operando desde otra ubicación y en 1899 volvió a consolidarse la compañía en otro Estado estableciéndose así la Standard Oil Company de New Jersey.

Años tuvieron que pasar para que surgiera un personaje audaz que se atreviera a enfrentar al magnate y su colosal imperio petrolero. Tanto fue así que las presidencias de Harrison, Mckinley y Roosevelt se negaron a actuar en contra de la compañía. No sería hasta la segunda presidencia de Roosevelt que ante el clamor del público frente las prácticas de la compañía, se ordenará el inicio de una investigación que continuaría bajo el gobierno de William Taft (JRank, s.f.). La resolución de esta primera instancia de la demanda llegó en 1909 por parte de la Corte Suprema de St. Louis en la cual se concluyó que efectivamente existía una intención de monopolizar la industria petrolera mediante la restricción de entrada a los competidores y la negociación de términos comerciales anticompetitivos frente a los demás actores del sector (cursiva introducido por el autor). Se declaró que Standard Oil Company debería de ser disuelta, aunque los términos para llevar a cabo su disolución fueron vagos e inconclusos.

El caso sería apelado por Standard Oil Company ante la Corte Suprema de Estados Unidos en 1910 y ante la justicia el caso fue reafirmado y amparado en la Ley Sherman Antitrust se resolvió definitivamente en 1911 que la compañía había actuado en violación a lo establecido en la ley y por ende la compañía debía disolverse según se había definido previamente. (Oyez, 2020)

Fin de una Era

Tras el veredicto de la máxima corte de los Estados Unidos, la Standard Oil Company se disolvió en aproximadamente treinta y cuatro compañías que serían representativas durante muchos años y aún hoy en día. Algunas de las principales son las siguientes:

La Standard Oil Company de Nueva Jersey se fusionaría con Humble Oil y formaría la multinacional Exxon en 1973.

La Standard Oil de Nueva York se fusionaría con Vaccum Oil y eventualmente llegaría a formar Mobil[10].

La Standard Oil del Estado de California fue adquirida por Standard Oil de Kentucky, Texaco y Unocal y hoy en día se conoce como Chevron.

Standard Oil del Estado de Indiana cambiaría de razón social en 1925 conociéndose como Amoco que luego sería adquirida en 1998 por British Petroleum.

Figura 1. Evolución de la Standard Oil Company. Desjardins Jeff. Visual Capitalist. 2017.

 

Conclusiones

Mark Twain dijo en algún momento que la historia no se repite, pero si rima. El caso de Standard Oil es un referente histórico de magnitud considerando las acciones que tomó en su momento el Gobierno de los Estados Unidos de América. El Estado no solo buscaba preservar la competitividad de su economía y así mantener las premisas de su capitalismo liberal, evitando la monopolización de los mercados sino además contender la consolidación de poder en manos de la industria. Actualmente vivimos una época similar ante la creciente influencia de las Big Tech que han sido un tema recurrente en las discusiones legislativas, en los pasillos judiciales e incluso en la rama ejecutiva ante la inquietante sensación que se han vuelto más poderosas que los mismos estados. La próxima compañía que se vería inmersa en este tipo de discusiones sería AT&T….  El segundo gigante en la mira.


Bibliografía

JRank. (n.d.). https://law.jrank.org/. Retrieved from United States v. Standard Oil: https://law.jrank.org/pages/25496/United-States-v-Standard-Oil-Challenge-Monopolies.html

Lerner, M. (1933). The Supreme Court and American Capitalism. The Yale Law Journal Vol 42 (5) , 668-701.

Oyez. (2020, Noviembre 3). Standard Oil Company of New Jersey v. United States. Obtenido de Oyez: www.oyez.org/cases/1900-1940/221us1

The Editors of Encyclopaedia Britannica. (2020, Marzo 24). Standard Oil. Obtenido de https://www.britannica.com/: https://www.britannica.com/topic/Standard-Oil

The Editors of Encyclopaedia Britannica. (2020, 24 Marzo). Standard Oil. Obtenido de britannica: https://www.britannica.com/topic/Standard-Oil


Referencias

Standard Oil Co. of New Jersey v. United States, 221 U.S. 1 (1911). US Case Law Volume 221. Obtenido de US Supreme Court. https://supreme.justia.com/cases/federal/us/221/1/

The Sherman Antitrust Act. S.f Obtenido de NYU Stern School of Business http://neconomides.stern.nyu.edu/networks/ShermanClaytonFTC_Acts.pdf

Reviewed Work(s): Antitrust and the Oil Monopoly: The Standard Oil Cases, 1890-1911. by Bruce Bringhurst. Elzinga. G. Kenneth. Journal of Political Economy. Oct. 2980 Vol 88 Nr.5 pg 1055-1057. University of Chicago Press. https://www.jstor.org/stable/1833152

La Historia de los Rockefeller y la Standard Oil Company (2017). Pinzon, Lorena. Oil Channel TV. Obtenido de https://www.oilchannel.tv/noticias/la-historia-de-los-rockefeller-y-la-standard-oil-company

Lessons from Vanderbilt and Rockefeller: Know your “One Big Thing” (2014). Lipson, Jesse. Forbes Magazine. Obtenido de https://www.forbes.com/sites/jesselipson/2014/01/09/lessons-from-vanderbilt-and-rockefeller-know-your-one-big-thing/?sh=7a260e975448 

[1] John Davison Rockefeller nació el 8 de Julio de 2839 en la ciudad de Richford en el estado de Nueva York y falleció el 23 de mayo de 1937 en Ormond Beach, Estado de la Florida. Se le conoce como uno de los empresarios más representativos del siglo XX.

[2] Henry Morrison Flagler nació el 2 de enero de 1830 en Hopewell, Nueva York y murió el 20 de mayo de 1913. Se le reconoce por su mentalidad empresarial, siendo cofundador de Standard Oil Company y la Ferroviaria de la Costa Este de la Florida. Incluso se dice que es el padre del Estado de la Florida en Estados Unidos.

[3] El caso fue presentado originalmente en 1909, sin embargo, Standard Oil Company apeló la decisión ante la Corte Suprema en 1910 y está se pronunció con un veredicto en 1911.  (Oyez, 2020)

[4] Le Ley Sherman es una de las leyes más representativas y antiguas de la legislación americana. Ver más en: The Origin of the Sherman Act. Stigler, J. George. The Journal of Legal Studies Vol. 14, No. 1 (enero. 1985), pp. 1-12 (12 pages)

[5] Se debe de recordar que durante la época de John D. Rockefeller la productividad estaba sujeta a la oscuridad de la noche y la iluminación era una rareza. Ahora, su principal producto fue el desarrollo del queroseno lo que facilitó y permitió la masificación de la iluminación en los hogares. Sería un par de décadas después que figuras como Thomas Edison y Nicola Tesla nos introducirían a la época de la electricidad. Sin embargo, el imperio de Rockefeller estaría garantizado con la aparición de los primeros automóviles y la necesidad de la gasolina como principal medio para garantizar la propulsión de los vehículos.

[6]Maurice B. Clark fue un hombre de negocio nació el 5 de septiembre de 1827 y murió el 9 de marzo de 1901. Fue reconocido por su involucramiento en la creación de Standard Oil Company, así como sus labores abolicionistas ejercidas durante la Guerra de Sucesión en Estados Unidos.

[7] Samuel Andrews nació el 10 de febrero de 1836 y murió el 15 de abril de 1904. Fue un inmigrante inglés oriundo de Oaksey, Inglaterra quién llegó a Estados Unidos en 1857 y poco después comenzó a trabajar en el mundo del carbón y posteriormente en la industria petrolera donde formaría parte del tridente que fundaría la Standard Oil Company.

[8] Cornelius Vanderbilt fue un magnate empresario norteamericano que nació el 27 de mayo de 1794 y murió en 1877. Se caracteriza y reconoce por su imperio ferroviario, aunque también fue importante en el transporte marítimo principalmente los buques de vapor.

[9] En términos sencillos, un holding es una sociedad comercial cuya única función es la administración de bienes de otras compañías.

[10] En 1999 se daría una fusión entre Mobil y Exxon lo cual daría origen a la multinacional contemporánea de ExxonMobil.

Esto fue escrito por

Santiago Zapata Serna

Soy un curioso innato, apasionado por la lectura y en general los temas financieros y de economía en general. Me encanta una buena conversación y de vez en cuando escribir sin tinta lo que se me viene a la mente.

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.