Opinión Política

Un mes de paro nacional

la verdadera victoria se da mediante el voto consciente y racional de cada ciudadano.


Las marchas del paro nacional actual, se han visto inmersas en diversos significados. Sí, se han realizado de manera pacífica, no obstante, se ha podido apreciar que algunas han terminado en situaciones de alteración en el orden público por grupos ajenos que simplemente tienen la intención de generar caos e inestabilidad. A pesar de ello, hay que tener en cuenta que las marchas no pierden su valor y legitimidad. Adicionalmente, se ha analizado que muchos de los sectores políticos han utilizado este acontecer como ‘caballito de batalla’ de cara a las elecciones presidenciales y legislativas en el 2022. 

Ahora bien, es innegable reconocer que el Gobierno Nacional y sus instituciones han perdido su legitimidad ante la ciudadanía, tanto así que la ‘gota que rebasó el vaso’ fue la reforma tributaria, sin embargo, nos hemos dado cuenta que la ciudadanía colombiana ha seguido ejerciendo su derecho de protesta por otras situaciones que generan descontento y vulnerabilidad en ciertos sectores. Pero, ¿cómo va a restablecerse el orden? A mi parecer, el restablecimiento del orden público no debe ceñirse como solución absoluta al uso legítimo de la fuerza, sino a través de un diálogo que convoque el Gobierno Nacional y éste ceda a los intereses de los ciudadanos colombianos, especialmente de aquellos que han sido más vulnerables ante la situación de la pandemia y crisis social. Finalmente, es importante mencionar que las protestas sirven para hacer presión social, pero, la verdadera victoria se da mediante el voto consciente y racional de cada ciudadano.