Un llamado a la unidad

Terminó una campaña electoral bastante agitada en términos pasionales. Hoy el país queda sumido en una de las polarizaciones más grandes de los últimos tiempos. Ahora mas que nunca, necesitamos líderes serios y responsables tanto en el gobierno, como en la oposición.

El presidente Santos tendrá un reto enorme: unir a millones de colombianos en torno a propósitos colectivos, sacar adelante una serie de reformas estructurales en varias materias con un congreso muy dividido, y sobre todo, firmar la paz tan anhelada para los colombianos, entendiendo ahora que casi la mitad de los electores, no se sienten identificados con la que ahora nos está vendiendo.

Hoy mas que nunca hace falta una pedagogía alrededor del proceso de paz. Es muy importante salir a explicarle a los colombianos en que consiste lo que se está hablando en La Habana, cuales son las implicaciones que esto traerá, que tendremos que ceder y cómo podemos todos convertirnos en agentes de paz y no en víctimas y victimarios de una guerra perpetua. La paz también se hace con Uribe, con Zuluaga, con Robledo, etc.

Es urgente empezar a volcar la mirada al campo, hacer de la educación una prioridad, mejorar sustancialmente la salud y reducir las brechas de la desigualdad. Santos tiene que sacar casta de estadista hoy mas que cualquier otro presidente en la historia del país.

Desde luego que el papel que jugará la oposición será fundamental para garantizar una democracia estable: necesitamos debates serios de control político, proyectos de ley ejecutables y conexión verdadera con las regiones. Es urgente también empezar a conformar la veeduría ciudadana mas grande de los últimos tiempos: hoy todos los ciudadanos estamos llamados a cuidar juiciosamente los recursos públicos, a ayudar a controlar la corrupción, y a evaluar las políticas implementadas por el gobierno. Esa tarea ya no puede quedar exclusivamente en los congresistas.

Aquellos que hoy siguen tirando arengas contra Santos o contra Zuluaga, son bastante patéticos. Se han quedado en la prehistoria, y tenemos que convencerlos de montarse al bus de la construcción de un nuevo país. A Santos le seguiremos dando palo si sigue aliado con criminales y corruptos, pero todo esto lo haremos desde el respeto y con argumentos, no con insultos ni promoviendo odios.

Alvaro Uribe se está quedando en el pasado. Es nuestra responsabilidad definir si lo mantenemos vigente o no. Por mi parte, le respetaré como Senador, pero en lo posible trataré de restarle importancia a cualquier comentario visceral y mezquino que haga. Espero que ustedes también.

Hoy, al igual que al primer día en que se anunció, me mantengo firme como soldado de la paz negociada, y me comprometo a promover la cultura de la reconciliación en cada uno de mis amigos y cercanos, eso sí, desde la oposición sana, constructiva y respetuosa al presidente Juan Manuel Santos.

Colombia hoy nos plantea un gran reto: unirnos en torno a propósitos comunes, ¿quién se le mide?

@danielduquev

[author] [author_image timthumb=’on’]https://scontent-b-mia.xx.fbcdn.net/hphotos-prn1/t1.0-9/66463_10151968321795671_2103100727_n.jpg[/author_image] [author_info]Daniel Duque Velásquez: Estudiante de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad EAFIT. Crítico y propositivo. Apasionado por la política, los temas de actualidad y el fútbol. Ciudadano del común. Leer sus columnas. [/author_info] [/author]

About the author

Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. Esta publicación ha sido hecha por la línea editorial de Al Poniente.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.