Educación Opinión Recomendados

Un día a la vez: incertidumbre

Imagen: ATDSPHOTO

La fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”.


¿Podemos vivir, caminar en paz, tranquilos, vivir la vida, amar y valorar lo que hay en ella sin dejar de pensar en qué pasará mañana? Durante esta semana, tuve esa reflexión. ¿Cómo podemos vivir como si fuera nuestro último día y sin vivir angustiados en el futuro? Todas las personas, frecuentemente tenemos pensamiento sobre ¿Qué pasará mañana? Entramos en angustia, incluso de situaciones que no han sucedido ni sucederán conmigo, pero nuestro miedo ataca y dejamos de confiar en nuestras capacidades o para los que somos creyentes, dejamos de tener confianza en Dios. Por qué, al dudar en medio de una situación o una prueba (en el caso de los creyentes), cuando dudamos de nuestra fe estamos inconscientemente diciendo que Dios no es soberano y que su poder es limitado y para los que no son creyentes, estoy inconscientemente generando pensamientos y generando una barrera interna que impide que yo pueda ponerme de pie y continuar mi camino. Podemos estar en una reunión, riendo, bailando, pero si nos ocurrió un problema y este aún no está resuelto, tenemos el mismo pensamiento catastrófico, a la misma persona, a la misma situación, horas, días y hasta semanas, enfocándonos solo en el problema y hasta en como vengarnos si nos hizo daño y no viendo más allá de ello.

¿Qué de diferente nos hace pensar en el problema sin buscar solución? ¿Porqué le tenemos tanto miedo a lo desconocido? Hágase esa pregunta.

No. No es fácil entrenar a mi cerebro a que cada día viva en paz y tranquilidad, cuando vivimos en un mundo lleno de incertidumbres, pero es un entrenamiento constante, como cuando nos preparamos para un examen y llega el momento de la prueba, debemos poner en práctica todo lo aprendido.

En una prueba escrita o profesional es mucho más fácil poder dar este examen que en la práctica cotidiana, porque a lo largo de nuestra vida, hemos podido pasar por situaciones muy complicadas y esto, si no hemos tenido una sanación emocional, hace que tengamos una visión diferente a la vida.

La fe se define como la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve o simplemente en ¿Creer o no creer? Y la confianza humana tiene esos mismos cuestionamientos, si no confiamos en nosotros ni en los demás, no podemos, por ejemplo: apostar a que nuestro equipo de futbol favorito ganará una competición o no seguiríamos teniendo confianza estableciendo nuestro voto a conciencia en relación a la política de cada país, es muy difícil decir “no confió en nadie” cuando en realidad confiamos hasta en algo minúsculo e irrelevante. Para caminar en paz, debemos saber que tenemos libertad emocional, podemos cantar, danzar, escribir sin tener que esperar la aprobación de una persona o una condenación”. Nadie es perfecto, todos estamos en un constante entrenamiento en esta vida, nos preocupamos en lo material y no examinamos la clase de personas que somos y que estoy demostrándome. Deje a cada día con su mal. Viva, ame, ría, así sienta que el mundo quiera lo contrario. Tenemos un espíritu de libertad, sienta, reflexione, y dedíquese a ser feliz, que todo lo demás llega por añadidura.

Esto fue escrito por

Katherine Elvira Llanca Rodriguez

Psicóloga, especialista en psicología criminal, con estudios en neuro psicoeducación, arte terapia creativa comunitaria, estudiante de maestría en intervención psicológica del desarrollo y la educación, conferencista nacional e internacional, reconocida a nivel nacional e internacional, con experiencia en el ámbito clínico-social y neuro psicoeducativo.

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.