Traición a la patria o libertad de decisión, ¿cómo debe actuar la oposición en México? 

«Los legisladores de oposición dicen que son acosados por una campaña de odio y que son exhibidos como traidores a la patria en “redes sociales, medios de comunicación, en casas de atención ciudadana y en las calles». 


El rol que juegan los grupos de oposición a un gobierno o a un proyecto de interés nacional, siempre ha sido tema de debate. Pareciera que en automático tienen la obligación de descalificar todo lo que venga de sus opositores y defienden su postura con argumentos encendidos ideológicamente pero poco transparentes.

En México se está dando un debate interesante con respecto a esto, luego que la Cámara de Diputados detuviera una iniciativa de reforma eléctrica propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador, con la cual pretendía regular el mercado y fortalecer la empresa estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Ante esta derrota legislativa, tanto AMLO como los miembros de su partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), han atacado a los opositores que votaron en contra de esta iniciativa y los han catalogado como “traidores a la patria”.

Incluso Morena ha montado una campaña exhibiendo a estos legisladores, tanto en redes sociales como colocando carteles con sus nombres en la vía pública, con lo cual buscan que la sociedad los conozca y les exija que respondan a la “traición” que significa el haber votado en contra de la reforma eléctrica.

El propio AMLO ha justificado esta campaña argumentando que “las cosas hay que llamarlas por su nombre” y volvió a referirse a los legisladores opositores como “vendepatrias”.

Además agregó: “Si defender a Iberdrola o a las empresas extranjeras en contra de los mexicanos no es traición, que me digan qué es”.

La situación ha escalado a tal nivel, que diputados de la alianza Va por México, el grupo opositor que frenó la reforma de AMLO, han pedido a Michelle Bachelet, la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, que intervenga para frenar la que han denominado como una “ola de violencia” en su contra.

Según ellos, son acosados por una “campaña de odio” y que son exhibidos como “traidores a la patria” en “redes sociales, medios de comunicación, en casas de atención ciudadana, en las calles” e incluso aseguran que  “algunas compañeras y compañeros ya han sido víctimas de violencia de manera directa”.

Pareciera que el tema se ha salido de control y ha creado un ambiente muy tenso en el entorno político. Si bien el presidente buscaba garantizar que ninguna empresa privada pudiera apropiarse del mercado eléctrico, así como una distribución más equitativa de la energía para toda la sociedad, tampoco es que estuviera en juego un proyecto de nación (en el amplio sentido) con esta reforma fallida.

De ahí que sea el propio Ricardo Monreal, líder en la Cámara de Senadores de Morena, el que intente frenar estas disputas al asegurar que tanto los legisladores afines al gobierno como sus opositores, tienen el derecho a votar en favor o en contra y a disentir si es necesario.

Dijo que “la oposición es real” por lo que pidió a sus compañeros de partido a buscar “caminos de entendimiento racional no caminos de confrontación”. Y agregó: “si nos adentramos a este tipo de estrategias pueden ser camino sin retorno”.

También aseguró que unidos es la única manera de “enfrentar los grandes desafíos que México está presentando en este momento. Entonces yo no profundizaría el encono ni tampoco el odio. Yo me inclino más por la reconciliación».

Estas palabras chocan con las del presidente López Obrador y parece que no es una casualidad, ya que Ricardo Monreal se ha declarado como “presidenciable” rumbo a las elecciones de 2024 a pesar de que no está en lista de los preferidos del mandatario.

Lo cierto es que en un sistema democrático, en donde los que hoy gobiernan seguramente mañana o pasado mañana serán oposición, pasaran entonces de ser defensores de los intereses de la nación a traidores a la patria y viceversa según el rol que les toque jugar en el escenario político.

Entonces la pregunta que surge con respecto a la responsabilidad que tiene la oposición es: ¿Deben de actuar en correspondencia a sus ideales aunque estos sean diferentes a los de su partido y buscar el bien de la sociedad; o actuar como si defendieran a la población pero solo buscando un beneficio a nivel personal y político?

 

About the author

Daniel Higa Alquicira

Nací en México y estudié periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); me encanta el fútbol, la música, el cine, la literatura y los viajes. Además de un buen café, la cerveza, tequila y mezcal (puro sabor mexicano). También me encanta platicar con las personas y descubrir lo que piensan y lo que sienten. Soy un enamorado (y lo digo con todo el romanticismo posible) del poder que tienen los individuos para cambiar su entorno a través de acciones simples y que la mayoría de las veces, pasan desapercibidas. La tarea que me he propuesto es encontrarlas y hacerlas visibles.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.