Opinión Política

¿Trabajo Decente?

“las desastrosas cifras de desempleo que se viven en el país se desbordan con las mismas cifras de informalidad que hay, y lo aberrante de esta situación, es que hoy, las instituciones encargadas de defender las banderas del trabajo y de garantizarlo -Por supuesto- responden ante la crisis: que todo, es por causa de la pandemia”


Para responder en primera medida a la conmemoración, hay que preguntarse: ¿Hay trabajo en Colombia? –No hay nada que conmemorar en el “DíaInternacionalDelTrabajoDecente”-, las desastrosas cifras de desempleo que se viven en el país se desbordan con las mismas cifras de informalidad que hay, y lo aberrante de esta situación, es que hoy, las instituciones encargadas de defender las banderas del trabajo y de garantizarlo -Por supuesto- responden ante la crisis: que todo, es por causa de la pandemia. Hay que dar una mirada a los años anteriores para dejar en evidencia que la gestión administrativa del gobierno nacional es la principal responsable del fenómeno del desempleo. Entre noviembre de 2019 y enero del 2020 -antes de que se viviera en furor de la pandemia en Colombia-, la tasa de desempleo (TO) nacional era de 10,6%.

En Cali la cifra se ve aumentada en 2,4 puntos porcentuales más, es decir: El área metropolitana y el distrito se ubicaban en el 13,0% de desempleo. De enero del 2020 hasta el 1 de marzo, la tasa de desempleo (TO) a nivel nacional estaba en el 12,6% y el distrito de Cali se ubicaba en el 14%, lo que evidencia claramente que la pandemia no tiene nada que ver con la desarticulación laboral en el país, teniendo en cuenta que la medida de cuarentena preventiva se decretó el 22 de marzo del 2020.

El 68.4% del país se ubican entre el desempleo y la informalidad. se estima que al menos 5,71 millones de colombianos trabajan por su propia cuenta y no reciben prestaciones sociales. parece poco entre los 50 millones de colombianos, pero a esto sumémosle el 20% de desempleados. La OIT define que: trabajo decente son aquellas labores que garantizan los derechos y la seguridad social y física en los trabajadores y las trabajadoras, con esta definición, la idea de que en Colombia se celebre el #DíaInternacionalDelTrabajoDecente, queda totalmente desvirtuada. Esto partiendo de la premisa de que casi el 70% del país, se ve cohibido de gozar de este atributo, y en buena medida esto recae con una inmensa responsabilidad sobre el gobierno nacional de turno, sin dejar a un lado que el modelo económico que ha enfrentado el país durante los últimos treinta años, ha fracturado en grandes proporciones el desarrollo económico y por consecuencia la empleabilidad; El 10% de las micro y medianas empresas han quebrado en el último año, con esto al menos 1’500.000 colombianos se han quedado sin empleo y esto se debe a que el gobierno nacional negó los subsidios a estas pequeñas empresas. –Pero a las grandes empresas dentro del sector financiero las subsidiaron con 60 billones de pesos para garantizar su liquidez- Ha quedado demostrado que la informalidad y las pequeñas empresas han sido las encargadas de mantener la economía del país viva, representando los altos ingresos que se ven reflejados en el PIB que son del 24%, y aun sabiendo esto el gobierno insiste en ayudar los que a diferencia de las pequeñas empresas y los trabajadores informales, sí tuvieron altos porcentajes en utilidades.

La reflexión que debería hacerse el gobierno nacional es: en ver como garantiza que no se sigan cerrando más pequeñas empresas, de esta manera combatir la informalidad para que el trabajo decente por los menos aumente en algunos puntos porcentuales.

La inviabilidad que tiene el trabajo informal en Colombia en materia de seguridad para los trabajadores es demasiado alta, puesto que el trabajo particularmente en las calles representa un peligro para las personas, esto porque en muchos casos hay lugares en donde ni siquiera se puede trabajar, y es el mismo gobierno quien no permite esto –O sea, no hay condiciones laborales, ni permite que las personas realicen lo de su sustento al menos diario- Otros peligros que sufren son los de la inseguridad, que atentan contra la integridad física de estos trabajadores y trabajadores y de esta manera se afectan indirectamente muchísimas personas que dependen de estas y con esto la conclusión es que mientras en Colombia no se aparten de los paradigmas económico internacionales, que cada vez por medio de directrices y de asesorías que permean las condiciones laborales y económicas del país, con esto la reforma pensional, el decreto 1174 y demás proposiciones que ha hecho el gobierno acerca de nuestros trabajadores y trabajadoras, que no justamente son para beneficiarlos, sino para arruinarlos, no habrá ni trabajo decente, ni trabajo.

Esto fue escrito por

Sergio Lucumi

Estudiante de Ingeniería Industrial y de Administración Publica, soy lector de temas económicos y políticos, apasionado a la academia y a la economía.

1 Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.