Segunda por la paz – 2016

¿Repúblicas Independientes?
estos terrenos, quedarían a merced de un solo proponente, las Farc, y no sería nada agradable

Continuando con el tema de los Diálogos de Paz, donde si bien este año que acaba de comenzar será trascendental, es justo y necesario admitir que “nada está acordado hasta que todo esté acordado”; incluso, se dice por ahí que el 23 de marzo no podría ser la fecha límite para la firma del mismo. Se han acordado en una buena porción los temas propuestos en la mesa, pero hay otros que no dejan de chuzar con sus venenosas espinas, y que de no aclararse bien, convertirían la campaña del plebiscito (si lo hay) en un foco de polarización, donde los amigos de la guerra querrían hacer de las suyas, incluso, con ataques bajos. Entre dichos temas se encuentra uno que ha sido propuesto por el grupo insurgente, aparentemente como unos pequeños laboratorios para empezar a construir su “sueño político”, pero que si no se asimila bien; estos terrenos, quedarían a merced de un solo proponente, las Farc, y no sería nada agradable. Basta con mirar la experiencia de la Zona del Caguán o Zona de Despeje, durante el gobierno de Andrés Pastrana Arango, quien hoy, por afán politiquero, le quiere meter piedras al zapato al proceso que se lleva actualmente, no se sabe si por celos políticos o por su ego.

¿Qué son los terrenos por la paz, o más conocidos como Terrepaz? Según Antonio Lozada, uno de los delegados del grupo ilegal, serían de la siguiente manera (Prensa de las Farc – EP): “También se refirió a los TERREPAZ como territorios elegidos para convertirse en verdaderos laboratorios de reconciliación, de reencuentro, no sólo para las dos partes, sino para las dos Colombias, divididas y separadas por la desigualdad social y el desequilibrio económico”. Puede sonar y leerse muy bonito en el papel, pero hay una posible escisión del territorio colombiano, donde quienes se encuentran bajo el dominio de las farc, estarían sirviendo a sus jefes máximos, al estilo de Pol Pot y el Kmer Rojo, quienes gobernaron con mano de hierro y violando todos los Derechos Humanos, a Cambodia, durante la década de los setentas. Y la otra Colombia, sería marginada y aislada. Tremendo reto le pone este asunto al gobierno nacional, a la hora de implementar y referendar todo lo pactado en La Habana.

A propósito del Gobierno, ¿qué dicen sus delegados? Según el General Retirado, Jorge Enrique Mora Rangel, a W Radio: “Las Farc deben tener absolutamente claro que el proceso que estamos adelantando no incluye reconvenciones, ni redefiniciones a la misión y presupuestos, al tamaño de las Fuerzas, tampoco a su organización. Como equipo no lo vamos hacer y las instrucciones que hemos recibido del señor Presidente de la República han sido claras y precisas. Por lo tanto, los extensos y diarios comunicados de los últimos días cargados de temas, propuestas y mensajes relacionados con las Fuerzas Militares de Colombia y Policía Nacional, simplemente reflejan aspiraciones de las Farc que no tienen futuro”. Estas palabras reflejan tranquilidad sobre el trabajo realizado por la delegación gubernamental, pero si no se ponen a trabajar desde ya en el tema de comunicaciones del mismo, es posible que el referendo empiece a tener problemas, y por ende, el Proceso de Paz pueda tener problemas para su instalación, y lo peor, que el posconflicto se pueda convertir en un nuevo conflicto. Es deber de todo ciudadano colombiano, indagar a fondo sobre lo que pasa.

No es necesario ser adivino qué territorios escogerían los guerrilleros para supuestamente poner en marca sus “Terrepaz”: la antigua Zona de Despeje, donde en épocas pasadas estuvieron a punto de destruir a Caño Cristales (basta recordar que las Farc son unos de los mayores depredadores del Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible, del mundo); el Catatumbo con el narcotráfico presente (por algo, el Jefe Paramilitar alias Otoniel también quiere ir allá a hacer de las suyas), en alianzas con elenos y demás, ah, y el país vecino que se ha vuelto en un factor peligroso de órden público; el Macizo Colombiano, con todas las narcorrutas hacia el Océano Pacífico, sumando la papaya dada por la Senadora del Centro Democrático, Paloma Valencia, al proponer la división del Departamento del Cauca; ni hablar del Guaviare, Guainía y Vichada, donde los muchachos de Timochenko, explotan ilegalmente el coltán en el Parque Nacional Natural de Puinawai. Se podrían seguir hablando del Chocó con la industria ilegal de la madera, el nordeste antioqueño con la minería ilegal, la frontera con Ecuador con el comercio de armas, es algo que hace doler los huesos de todos.

Se insiste; para las Farc, ¿estos territorios serán un fortín político, económico y militar? He ahí el dilema.

PD1: La “Colombia Humana” propuesta por Gustavo Petro es igual de nefasta a la “Colombia Moral” de Alejandro Ordoñez.

PD2: Bien por El Abrazo de la Serpiente, y su equipo de trabajo encabezado por Ciro Guerra. Eso sí, el gobierno, así haya trabajado por la Ley del Cine Colombiano, no debe subirse al bus de la victoria.

About the author

Pedro José Rivera Giraldo

Ingeniero de Petróleos de la Universidad de América (Bogotá, 1994) y Especialista en Gerencia de Mercadeo de la Universidad del Rosario (Bogotá, 2002). Consultor Independiente en Materia de Mercadeo así como el Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible en la Industria. Creador de la Conciencia Ambiental (tiene su propio blog: Conciencia Ambiental (Nuevo Petroides), algo que falta en Colombia; escritor en Al Poniente. Ha elaborado varios ensayos como Marketing Político Alternativo, Marketing Ambiental Alternativo (EMA), Marketing Curriculum Alternativo, Marketing Empresarial Alternativo, y Tips de Marketing Alternativo.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.