Ruta de Quibdó a Medellín y de Medellín a Quibdó

Opinion

“es hora de otro tratamiento entre medellinenses y chocoanos, ya mirándonos como iguales y creyendo en que el capital económico debe llegar a las regiones y fortalecer el desarrollo humano en sus territorios nativos”


Hoy me siento contento porque como futbolista recién reclutado, hago mi debut en este importante medio de opinión. Esta es la primera columna que escribo para un medio por fuera de mi natal chocó. Sea esta la oportunidad para hablar de los sectores menos favorecidos del país en paralelo con el sector privilegiado y como estos pueden trabajar como uno.

He tenido el placer de conocer distintas ciudades del país, como también tuve el placer de nacer en Quibdó; ello me ha permitido conocer de primera mano, las realidades que vivimos algunos en una zona y los demás.

Hablemos un poco de Quibdó, ciudad que es la primera en desempleo en Colombia con una cifra de 23%, la cual con 130 mil habitantes también es una de las más violentas con un promedio de 2.5 muertes violentas por día, esto teniendo en cuenta que más de un 20% de la población quibdoseña, son desplazados de la violencia de otros municipios del Chocó.

Con la llegada de Gustavo Petro a la presidencia de la República, muchas poblaciones, como el grueso de la población del Chocó esperan que sus territorios sean mirados de forma distinta y como territorios promisorios. Una de las ciudades más apetecidas por los migrantes quibdoseños es la ciudad de Medellín, la cual con sus más de 2 millones ochocientos mil habitantes registra una tasa de desempleo solo del 11.2 %, lo que la hace atractiva para las personas de la otra Colombia que en medio de su desespero por salir adelante en el sistema capital lo que desean es ser empleados para poder llevar algo a sus hogares.

A pesar de que la ciudad de Medellín tiene la cifra de desempleo en dos dígitos, y que en ella también hay mucha pobreza; esta no deja de ser una gran oportunidad para aquellos que llegan sin nada, teniendo en cuenta que también en esa ciudad hay población desplazada que ha salido adelante gracias a las oportunidades como su amplia oferta educativa, su facilidad en la movilidad y precios algunas veces razonables en cuanto a alimentos se trata.

Con la llegada de este nuevo gobierno, está servida la oportunidad para que se encuentren las dos Colombias, pero ya no con quibdoseños llegando a Medellín por falta de oportunidades, sino con el empresariado paisa llegando a invertir en Quibdó; creo que es hora de otro tratamiento entre medellinenses y chocoanos, ya mirándonos como iguales y creyendo en que el capital económico debe llegar a las regiones y fortalecer el desarrollo humano en sus territorios nativos.

About the author

Elias Yesid Aguilar Cuesta

Estudiante de Derecho UAM

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.