RESARCIR Y VIVIR

Existen muchas expresiones  para narrar, lo que en determinada circunstancia de la vida, le acontece al ser humano, refranes, enseñanzas, adagios y sabiduría popular, rodean nuestra cotidianidad. Cada momento individual, es bien explicado por cada una de ellas, mi presente, (saliendo del viejo dicho) deseo expresarlo con dos palabras que resumen mi sentir y dan título a este artículo, Resarcir y Vivir.

Hacer una evaluación de vida, me llevó a enfrentarme con una realidad que aunque sabida, evadí, un mundo de mil errores que por virtudes propias, supe navegar, defiendo una falsa verdad que justifiqué como normalidad, cuya ausencia de moralidad generó un desapego y un insaciable deseo, de hundirme en lo que creí en vez de descenso, era mi ascenso, llegando a un punto ciego, fin de todo o comienzo desde cero, opté por volver a nacer.

Aunque descriptivo, no narro el detalle de lo recorrido, lo dejo abierto porque es la realidad general  de una sociedad de oferta y demanda donde todo es permitido, los valores humanistas son tachados por códigos de barras y diseños de sonrisas con bótox anti arrugas, ya las “patas de gallo” de los abuelos, son cosa del ayer, qué triste ver en tv un bello rostro femenino de sesenta y pico de años, al borde de obtener púbico en su barbilla, por tanta cirugía reconstructiva.

Alcohol, meta, sexo, droga, exceso, consumo, moda y prototipo, son un verdadero sin sentido, sálgase de este patrón y será mirado como un extraño, pero libera y da un fresquito muy bello (no púbico)

Perdón a quien lastimé, a mí y a los que me rodean, mi presente está construido en lo que viví, de no haberlo hecho, quizás ni usted me estuviera leyendo, opté por vivir, atreverme a soñar, tomar decisiones acertadas aprovechando el momento justo, no me doy plazos, vivo mi hoy. Viví, vivir y vivo, no es redundante, es mi nuevo sentido.

El refranero le dirá siempre su verdad, pero el significado sólo se lo da usted, no se engañe buscando lo que afuera de su fuero interno devaluado, le exigen, recuerde que “ el sentido común, es el menos común de los sentidos” y si le parece salido de lugar lo que le escribo, tenga en cuenta que “a palabras necias, oídos sordos” porque no quiero parecer pastorcillo mentiroso que aplica la conocida sentencia de “A Dios rogando y con el mazo dando” simplemente “viva y deje vivir”

No estoy exento de volver a estar en ese ciclo de ambigüedades, justificación y negación sin control, pero este documento es evidencia que “Querer, es Poder” y que también “Yerba mala, nunca muere” no dejo de ser el de ayer, por la sencilla razón de “el que es, no deja de ser” para mi alivio, lo reconozco y lo acepto como tal.

 

Santiago Jaramillo Botero  Estudiante de Comunicación y Relaciones Corporativas de último semestre, Gerente de Grupo Nueve Once, Logística y Eventos, miembro de la agencia de periodismo La Lupa, que cuenta con un programa radial todos los sábados a las 9:30 am en los 1.470 de Todelar.
Santiago Jaramillo Botero
Estudiante de Comunicación y Relaciones Corporativas de último semestre, Gerente de Grupo Nueve Once, Logística y Eventos, miembro de la agencia de periodismo La Lupa, que cuenta con un programa radial todos los sábados a las 9:30 am en los 1.470 de Todelar.

About the author

Notas Al Poniente

Al Poniente es un medio de comunicación independiente que tiene como fin la creación de espacios de opinión y de debate a través de los diferentes programas que se hacen para esto, como noticias de actualidad, cubrimientos en vivo, columnas de opinión, radio, investigaciones y demás actividades. En este espacio publicamos puntos de vista de los integrantes, información de aliados y patrocinadores, boletines e informaciones externas y notas de ciudad.

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.