Cultura Opinión

Reivindicar lo humano

El Covid-19 es sólo uno de los males que se presenta en esta pandemia. Una inevitable crisis económica, la evidencia de la fragilidad de los sistemas de salud, el aumento de la violencia de género por el encierro, y el recrudecimiento de las desigualdades sociales, son todas consecuencias que van a quedar incluso cuando ya nos dejen salir de nuestras casas.

Pero en esta cuarentena existe la oportunidad de reivindicar a quien ha cogido de la mano a la humanidad y la ha llevado por todas las crisis de la Historia: la cultura. ¿Qué sería de nosotros en este momento sin el arte y la cultura? Las horas de encierro —y del encierro, porque al final le pertenecen a él— serían invivibles sin música, un libro o una película. Se han abierto exposiciones digitales de museos, se transmiten por internet obras de teatro, productoras de televisión han puesto sus series a libre disposición, y lo mismo han hecho editoriales con algunas de sus obras. En diferentes ciudades del mundo las librerías han generado sistemas de domicilios, y suena la idea del regreso de los autos cines.

El enclaustramiento nos ha recordado qué es lo que hace que el tiempo sea llevadero, que la vida sea vida. Paul Ricoeur, teórico literario, decía que sin la ficción la vida sería sólo una enumeración de sucesos biológicos. Y eso es lo que seríamos si no tuviéramos a la cultura: autómatas biológicos que lo único que hacen es trabajar. El arte nos recuerda que somos humanos, que la vida es lo que hacemos de ella con nuestras emociones. Este confinamiento debe ser la oportunidad para reivindicar a quien siempre ponen de última en la escala de valores, para que se reconozca la importancia que merece la cultura, quien la ejerce y quien la estudia.

Aun así, estas propuestas culturales de pandemia están mediadas por el internet. Según MinTIC, sólo 21.7 millones de colombianos tienen acceso a internet, menos de la mitad de la población. Y aunque las iniciativas culturales regionales crecen cada vez más, son muy diferentes a lo que se puede encontrar en línea. No es una cuestión de mero entretenimiento —que también es una necesidad— sino de humanidad. Que esta pandemia sea también la oportunidad de que alguien se dé cuenta —¿el gobierno de las industrias culturales?— que democratizar el arte es democratizar el poder ser humano.

Esto fue escrito por

Nicolás García Trujillo

Tengo 19 años y estudio en la Universidad Eafit. Estoy en quinto semestre del pregrado de Comunicación Social y en el segundo del pregrado de Literatura. Entre mis temas de interés se encuentra la política, la literatura, la cultura, el periodismo y el análisis y estudio de cómo los medios de comunicación afectan a la sociedad.

Añadir Comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.